Estos son los países favoritos para ganar Eurovisión... y ninguno es España

Estos son los países favoritos para ganar Eurovisión... y ninguno es España

Según las casas de apuestas y la prensa especializada, son los participantes con más posibilidades de ganar el certamen, aunque siempre hay margen para la sorpresa

María José Tomé
MARÍA JOSÉ TOMÉ

Eurovisión ya pisa el acelerador. Tras las dos semifinales celebradas esta semana, la lista de los 26 aspirantes que pugnarán esta noche en Lisboa por ocupar el trono continental de la canción está cerrada. Las cribas que han inaugurado los fastos festivaleros han servido para seleccionar a los 20 países que acompañarán al 'Big Five', los cinco que tienen acceso directo a la gran final (España, Reino Unido, Francia, Italia y Alemania) y a la anfitriona Portugal, y han dejado alguna sorpresa, como la eliminación de Bélgica, una de las favoritas.

A falta de horas para que se levante el telón el espectacular escenario del Altice Arena de la capital lusa, las casas de apuestas echan humo y las quinielas de prensa y eurofans siguen sin dar un ganador claro. Con algún sorpasso en los últimos minutos, estos son los favoritos para alzarse con el micrófono de cristal aunque ninguno se sitúan con una cómoda ventaja frente al resto. Spoiler: en la lista no están Amaia y Alfred.

1
Chipre

Eleni Foureira: 'Fuego' latino a golpe de melena

Tras la semifinal del martes, Eleni Foureira, de 31 años, ha desbancado del primer puesto del ranking a Netta, la representante de Israel, que se postulaba como indiscutible ganadora del certamen durante semanas. La gala de descarte encumbró a esta escultural albanesa nacionalizada griega, a quien muchos comparan con Beyoncé, al top de las apuestas con su canción 'Fuego', dance electrónico de título español y reminiscencias latinas con una puesta en escena en la que abundan los golpes de melena, con el ventilador a toda potencia y pirotecnia a manta sobre el escenario. Una propuesta que enmienda la plana al sobrio ganador de la pasada edición, Salvador Sobral, cuando dijo «music is not fireworks, music is feeling» («la música no es fuegos artificiales, la música es sentimiento»). No para Eleni, Salvador.

Diseñadora de moda, es toda una celebrity en Grecia, donde está acostumbrada a ocupar portadas y titulares en la prensa del corazón. Por contra, y pese a haberlo intentado en varias ocasiones, no ha conseguido nunca representar al país heleno en Eurovisión: la oportunidad se ha dado Chipre, con quien puede convertirse ganadora en una edición en la que, paradójicamente, fue eliminada Grecia. Su representante, Gianna Terzzi, cayó en la primera semifinal, la misma que encumbró a Foureira. «He estado a punto de llorar cuando he visto que Grecia no había pasado, estoy muy triste», unas palabras que (reconócelo, Eleni) no suenan muy sinceras. Desde aquí apostamos firmemente porque la flamante aspirante de Chipre está paladeando el dulce sabor de la revancha.

2
Israel

Netta: Cacareos y mensaje feminista

La duda surge cuando se habla de la participación de Israel en Eurovisión. ¿Puede un país que está en Asia participar en un certamen netamente europeo y encima ganarlo? Pues sí: a pesar de su situación geográfica, ha participado en 40 ediciones del certamen porque es miembro de pleno derecho de la Unión Europea de Radiodifusión (UER). Y además no solo puede ganarlo, sino que lo ha hecho en tres ocasiones con temas que ya son historia del certamen: en 1978 con el famoso 'A-ba-ni-bi', al año siguiente con 'Hallelujah' y el histórico sorpaso a España (que iba ganando con Betty Missiego y le dio los doce puntos al votar en el último lugar); y en 1998 con 'Diva', interpretada por Dana Internacional, la primera transexual en alzarse con el triunfo en Eurovisión.

Si su compatriota no dejó indiferente a nadie (especialmente a los sectores ultraortodoxos de su país) tampoco lo hará Netta Barzila, la ganadora del talent show israelí que selecciona al representante en el certamen. Lleva a Lisboa 'Toy' (Juguete), una canción que ha triunfado por su pegadizo ritmo y su potente mensaje feminista, inspirado en el movimiento MeToo, un factor que da alas a los fans de AitanaWar para insistir con el racarraca de que 'Lo Malo' lo hubiera 'petado' este año.

Con una estética un tanto friki, alejada sin complejos de los estereotipos femeninos, realiza una puesta en escena atrevida y extravagante y hasta cacarea como una gallina, un cloqueo con el que se burla de la cobardía de los maltratadores. 'Mujer maravillosa, nunca olvides que eres divina, él se arrepentirá», canta Netta, una letra que bien podría entonar en primera persona: ella misma ha reconocido que ha sufrido bullying en la infancia y rechazo social.

En el caso de que gane Netta, puede que se genere un momento de tensión cuando el ganador del pasado año, Salvador Sobral, le entregue el galardón. Hace unos días, en una entrevista, el cantante luso no se cortó a la hora de opinar sobre 'Toy'. «Es horrible», dijo.

3
Noruega

Alexander Rybak: A por el doblete

Es viejo conocido de Eurovisión y leyenda viva del festival. Alexander Rybak repite presencia como representante de Noruega, para quien ya se llevó el premio en la edición de 2009 con 'Fairytale', una vibrante canción compuesta y escrita por él y adornada con un mágico solo de violín con el que cosechó la victoria más rotunda de la historia del festival: 387 puntos (de un máximo de 492), con el margen más amplio respecto al segundo puesto (le sacó a Islandia la friolera de 169 puntos) y el mayor número de 'twelve points' (16 de un total de 42 países).

Si logra el triunfo igualaría la proeza del irlandés Johnny Logan, que ha conseguido la victoria en dos ocasiones para su país, en 1980 y 1987. Con 'That's how you write a song' ('Así se escribe una canción'), el que fuera niño prodigio de la música y polifacético artista (también es actor y escritor) cambia una evocadora melodía enraizada en la cultura popular noruega por una canción pegadiza y bailonga a ritmo de funky, en el que logra meter (un poco con calzador, eso sí) su archifamoso violín. Si la calidad musical de ambas piezas está a años luz a favor de la primera, el carisma y 'buenrrollismo' que despliega Rybak en el escenario puede que le ayude a ahondar aún más leyenda en la historia de Eurovisión con un épico doblete.

4
Francia

Madame Monsieur: El drama de los refugiados

Aparcamos la frivolidad y el despendole festivalero para sumirnos en la propuesta solemne y cargada de mensaje que llega de Francia. Nuestros vecinos del norte llevarán hasta el pabellón lisboeta el drama de los refugiados en el Mediterráneo con 'Mercy'. Madame Monsieur, el dúo integrado por el matrimonio Émilie Satt y Jean-Karl Lucas, interpretan la canción que narra la historia real de una bebé nigeriana que nació a bordo del barco humanitario Aquarius tras el rescate de943 inmigrantes, entre ellos su madre, embarazada de ocho meses y medio. 'Mercy', traducido como 'misericordia' o 'piedad' en inglés y foneticamente como 'gracias' en francés, es el nombre de la niña cuya imagen, envuelta en una toalla amarilla, dio la vuelta al mundo en marzo de 2017.

Mercy, al poco de nacer.
Mercy, al poco de nacer.

«Vimos la noticia en Twitter y golpeó tan fuerte nuestros corazones que pensamos que debíamos traducir esas emociones en una canción». Dicho y hecho: al día siguiente la tenían lista. Con ella optaron al concurso para seleccionar la canción de Eurovisión y ganaron. Una polémica elección, ya que el tema ha sido interpretado en Francia como una crítica al endurecimiento de la política migratoria de Emmanuel Macron. Hasta la alcaldesa de París, Anne Hidalgo, ha mandado mensajes de apoyo al grupo musical. Habrá que ver si el tema, más en la línea intimista y con mensaje de la propuesta ganadora el pasado año, cala en los jurados y audiencia televisiva. Lo cierto es que en las últimas horas, su popularidad ha subido como la espuma hasta posicionarse como un firme candidato a ganar Eurovisión.

5
Estonia

Elina Mechayeva: Ópera en italiano y un vestido de 65.000 euros

Ópera en italiano para representar a Estonia, país que ganó Eurovisión en 2001 (a su capital, Tallin, acudirían al año siguiente Rosa, Bisbal y compañía) y que no conseguía el pase a la gran final desde 2015. Este año intentará cosechar su segundo triunfo en la historia del festival de la mano (mejor dicho, de la voz) de Elina Mechayeva, una soprano de 26 años que interpretara 'La forza', una pieza lírica que puede ser considerada una rareza en el ecosistema eurovisivo.

Si algo puede eclipsar la calidad vocal de Elina es su vestido, protagonista absoluto de la puesta en escena. Bajo un corpiño ajustado de lentejuelas plateadas y negras de escote palabra de honor, la cantante se embutirá en una voluminosa falda donde se proyectan imágenes y lisérgicos juegos de luces. Una puesta en escena que a punto estuvo de frustrarse puesto que el traje y el complejo sistema de proyectores disparó su coste hasta los 65.000 euros, una cantidad inasumible para la modesta cadena estatal estonia ETV. La cuestión, casi convertida en asunto de Estado, llegó hasta el Gobierno, que descartó subvencionarlo. Casi a punto de desenchufar el vestido, la delegación estonia recibió financiación por parte de varias empresas que han hecho posible la luminosa fantasía textil.

Así que nada de bailes ni ventiladores: la cantante permanece durante toda la actuación completamente estática, encajada en el enorme vestido, como la muñeca de la tarta, mientras mientras su voz de tiple inunda el escenario

Infomación relacionada

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos