Esther, María Blanco, Gonzalo y Lucía, a la final de Masterchef Junior

Esther, María Blanco, Gonzalo y Lucía, a la final de Masterchef Junior
MASTERCHEF

Juan Antonio, María Arias y Héctor fueron eliminados en una gala muy emotiva con la presencia de los seres queridos de los concursantes

Joseba Fiestras
JOSEBA FIESTRAS

Superado el ‘spoiler’ involuntario de TVE (publicó en el canal oficial de Youtube un vídeo con los finalistas del talent culinario infantil), la gala de ayer de Masterchef Junior destacó por su emotividad. Los Reyes Magos trajeron a los concursantes las visitas de sus familiares y amigos, que provocaron lágrimas y momentos entrañables. Lloró hasta la presentadora, Eva González, que no pudo reprimir sus lágrimas viendo la emoción de los pequeños y pequeñas ante los mensajes de sus seres queridos.

Antes, divididos en tres grupos, los aspirantes tuvieron que cocinar tartas de fresa, limón y trufa. Lukas y Miguel, concursantes de la tercera y la cuarta edición del formato, acudieron a echarles una mano. Lo divertido fue que, el equipo rojo, ganador de la prueba, tenía que tirar los pasteles al jurado. Jordi Cruz aguantó los tartazos como un jabato, pero Pepe Rodríguez los iba esquivando, hasta que Cruz se hizo con una y se la estampó en la cabeza. Pasada la batalla de nata y crema, los aspirantes viajaron al sur de la provincia de Zaragoza para conocer los secretos y misterios del Monasterio de Piedra, uno de los parajes más espectaculares de Europa, que en 2018 cumple 800 años. En este entorno realizaron la prueba grupal en la que tenían que elaborar un menú típico de la gastronomía aragonesa, parecido a los platos que cocinaban los monjes del monasterio. El chef Tonino Valiente aconsejó a los ‘peques’ en este duro reto, ya que cocinaron para unos comensales muy especiales: sus mejores amigos. Juan Antonio y Héctor estuvieron 'empanados' en el examen culinario y fue un halcón el que trajo hasta el brazo de Pepe el nombre de la ganadora: María Blanco.

La prueba final llegó cargada de octópodos. La chavalería tenía una hora para realizar dos raciones de un plato libre protagonizado por los invertebrados marinos. El chef Javier Olleros les aportó algunos consejos sobre la materia. Con los nervios a flor de piel y alguna que otra lagrimilla, los niños y niñas realizaron sus creaciones que cataron a ciegas sus familiares más queridos. Esther, María Blanco, Lucía y Gonzalo pasaron a la final del talent show para sorpresa de éste último, que había hecho mal sus cuentas y ya se veía expulsado del concurso. Los que sí abandonaron definitivamente el programa fueron María Arias, Héctor y Juan Antonio. Los dos primeros habían sido ‘repescados’ en el anterior capítulo, pero para Juan Antonio era la primera vez que pisaba la sala de expulsión y, fiel a su carácter, se mostró tan parlanchín como siempre animando a la audiencia infantil a apuntarse a próximas ediciones porque él ha aprendido «organización, trabajo en equipo, arriesgarse con seguridad… En fin, que ha merecido mucho la pena y me voy muy contento», sentenció el chaval murciano.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos