Espinete

Yolanda Veiga
YOLANDA VEIGA

El alcalde de un pueblo de Valencia ha pedido a RTVE que les ceda el muñeco de Espinete para ponerlo en un museo y que no acabe estropeándose olvidado en un almacén, que es donde parece que está ahora y desde hace tiempo. Qué pobre pago a tanta labor... Los niños de los años 80 somos una tribu nostálgica de aquellas tardes de bocadillos de Nocilla y deberes (menos deberes de los que les ponen ahora). Y serán pocos aquellos a los que no se les remueva algo con la banda sonora del 'Na, na, na...'.

A las seis de la tarde empezaba 'Barrio Sésamo', un producto magnífico, de apariencia sencilla pero con grandes pretensiones. Nunca nos preguntamos por qué eligieron un erizo rosa en lugar de otro ser menos exótico, quizá algo más doméstico, pero es que lo de las púas estaba muy estudiado. Espinete, pese a sus dimensiones, no era más que un niño grandote que replicaba los comportamientos de los críos al otro lado de la pantalla. Era juguetón y entusiasta, pero también caprichoso y contestón... Y eso estaba planteado así con toda la intención. Los niños tenían que ver en Espinete a un igual y sentirse reflejados en sus comportamientos, en los buenos y en los malos. Las intenciones de 'Barrio Sésamo' iban mucho más allá del entretenimiento. 'Arriba, abajo, izquierda, derecha. Un, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete, ocho, nueve, diez, once, doce...' (hay que cantarlo con la musiquilla, se acuerdan seguro). Era de una sencillez aplastante y también de una eficacia incontestable.

Por eso da tanta pena enterarse de que el querido Espinete está cogiendo polvo por ahí. Porque fue un símbolo, y RTVE no anda, precisamente, sobrada de símbolos. Ahora menos que nunca. La televisión pública se ha convertido en un ente hostil para la mitad del país, que no la siente como suya. En los 80, como solo había una tele, era la de todos; por necesidad y por más que eso. Espinete, la Botilde, la bruja Avería... eran personajes de todos. No es que la nostalgia sea en sí un argumento, pero es lo que nos queda a muchos para no romper definitivamente lazos con TVE. No sería mala idea reponer 'Barrio Sésamo' a deshoras en el canal infantil para contentar a los nostálgicos. Pero antes urge sacar a Espinete del olvido, quitarle el polvo.

Fotos

Vídeos