Eider demuestra su fuerza y elimina a Jagoba en 'El Conquistador del Caribe'

Eider lleva la llama encendida durante la prueba eliminatoria./ETB
Eider lleva la llama encendida durante la prueba eliminatoria. / ETB

La concursante verde realizó un duelo sobresaliente y los rojos se quedan con uno menos y una espiral de ‘baches’ que les puede pasar factura

JOSEBA FIESTRAS

«Hay que darlo todo, ir con el cuchillo entre los dientes», advierte Gorrotxa antes del juego de inmunidad en una nueva entrega de 'El Conquistador del Caribe', pero la otra cara de la moneda se vive en su mismo equipo. Los rojos no han asimilado bien la pérdida de Anne y ser el único equipo con dos capitanes está empezando a ser más desventaja que virtud. Isma está un poco desmoralizado y debería ser el ermuarra el que recogiera el testigo, pero el liderazgo le viene grande y comienza a ser una losa demasiado pesada, aunque trate de disimularlo con sus arranques de humor.

En el otro extremo están los Samulu. Ellos conservan la esperanza de que la victoria de Tután y su regreso marque un punto de inflexión en su carrera cuesta abajo y sin frenos. Telmo se apoya en esa ilusión para animar a los suyos, que necesitan ganar porque llevan sin probar bocado desde el inicio del concurso de ETB2. Y quizá esa perspectiva los ayudó a cambiar la racha y hacerse con la preciada prueba de la inmunidad que les trasladó, por fin, al equipo rico.

Las hachas entraron en juego. Si ya de por sí cercenar un tronco es complicado, cortarlo en vertical a 40 grados y con cerca del cien por cien de humedad es otra dimensión. Para colmo, el pedazo amputado tenían que arrastrarlo por un camino de banderines, meterse al agua, enganchar el madero a un mosquetón, elevarlo hasta la altura indicada y atarlo a una palmera. Y todo para lograr la Ikurriña más deseada. ¡Qué momento el de los azules ondeándola! Euforia desatada (y merecida).

Buena actitud

«Sois unos máquinas», piropeaba Telmo. Los de Eneko pelearon hasta el final, pero fueron incapaces de superar el reto, mientras a los rojos se les resistió el corte del tronco, pero no se rindieron y lucharon sin descanso a pesar de quedar terceros. «Valoro más la actitud que la victoria final», sentenciaba Isma. Ahora tocaba decidir quién iba al duelo final.

El Conquis 2018

Gotzon, uno de los ‘fuertes’ de los Wüi, se pegó un ‘tajo’ importante en el pie durante el desafío aizkolari, y la herida le libró de pelear por la eliminatoria. El líder verde se apiadó del lesionado y optó por Eider para el duelo más arriesgado. Entretanto, el grupo ‘colorado’ debatía internamente a quién escogía para la final. La opinión de los capitanes era escoger a los más fuertes, mientras algunos miembros dudaban de la efectividad de dicha decisión. Julian Iantzi llegó con el privilegio azul que se decantó por Lorea y le brindaron la inmunidad. «No me hace ni puta gracia porque parece que siempre me voy de rositas», se quejó la concursante. Y es que parece que sus propios compañeros la critican por ser la exenta. Tras las deliberaciones, los Puyuii nominaron a Jagoba, que entre voto y voto se llevó también algún que otro ‘palo’, y los líderes eligieron a Seleta.

Lo que está claro es que este año los duelos son más exigentes que nunca. El que llegue al podio tendrá de dejarse la piel en el empeño, a tenor de las pruebas que se han visto hasta ahora. En la quinta entrega los duelistas tuvieron que cruzar una larga tirolina y con una antorcha que empezaba apagada, encendían en medio del recorrido y debían conservar con fuego hasta el final. Y fue en la dura prueba donde saltó la sorpresa. Eider escogió a Jagoba como rival y afrontó el desafío con tranquilidad y buen ritmo. El rojo lo intentó, pero cayó al agua casi al final del recorrido, lo que permitió a la Wüi llegar a la meta y lograr el triunfo. David ganó a Goliat. Impotente y con lágrimas en los ojos, el remero se despidió del programa dejando a los rojos más heridos que nunca. Pero que nadie saque aún conclusiones, queda programa para rato.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos