Edurne, cuarta expulsada de los Puyuii en 'El Conquis'

Edurne, expulsada de 'El Conquistador del Caribe'./
Edurne, expulsada de 'El Conquistador del Caribe'.

Los azules, en racha, ganan el juego de inmunidad y continúan en el campamento rico, mientras los verdes siguen intactos

JOSEBA FIESTRAS

La energía ha dado brillo al equipo azul después de muchos varapalos. Tras ganar el juego de inmunidad la semana pasada, los de Telmo han disfrutado de una agradable estancia en el campamento rico que ha renovado sus fuerzas. No obstante, lo bueno sabe a poco y los Samulu no querían renunciar a los privilegios y salieron dispuestos a pelear duro por mantener su posición. Lo malo es que tanto rojos como verdes pretendían lo mismo, así que el choque ya pintaba fiero antes de conocerlo. Y la prueba que les esperaba era de aúpa. Como bien apuntó Julian Iantzi, se trataba de uno de los juegos más temidos en la historia de 'El Conquistador del Caribe'. El tronkoala lesionó a cinco participantes, nada más y nada menos, el último año en el que se disputó el reto, en la duodécima edición, celebrada en el Amazonas colombiano. Tan fuerte fueron entonces las heridas que tres de ellos tuvieron que dejar la aventura.

Con visiones distintas sobre cómo afrontar el desafío y, en algunos casos, más ganas de humillar al contrario que de vencer la prueba, los aventureros debían hacer llegar unos aros de colores al poste de cada equipo. En ese palo estaba subido, y dirigiendo todas las operaciones, el participante más estratega de cada grupo. A la hora de elegir esa figura, Eneko se decantó por Zuriñe, decisión que enfadó a Jass y a Gotzon porque opinaban que la diseñadora gráfica de Pasaia es mejor estratega. «Eneko no está siendo objetivo», acusaba ella. Por su parte los rojos optaron por votar y resultó que hubo un empate entre Unai y Odei. Fue Gorrotxa el que tuvo que escoger y optó por el joven de Asteasu. Los azules también sufrieron quebraderos de cabeza a la hora de seleccionar porque Delfo se prestó voluntario y el de Barakaldo no convencía a los suyos, de modo que fue el jefe quien se postuló y Telmo acabó siendo el protagonista.

El Conquis 2018

Se ve que los azules ya han roto definitivamente su maldición porque les costó bien poco 'comerles la tostada’ a sus contrincantes. Los Wüi lograron 'la plata' y los rojos perdieron, con el consiguiente cabreo de Seleta, que culpó del fracaso a la mala estrategia utilizada por Odei. Muy desanimamos y conscientes de su pésima trayectoria en el formato, los Puyuii debían nominar a uno de los suyos para el duelo final, y ahí surgieron los 'piques'. Unai fue el más nombrado por las chicas, que eran mayoría y condenaron al de Sopela, que no aceptó bien su derrota. “No me parece un argumento coherente – se defendía despechado- aquí lo que pasa es que cada uno está jugando para asegurar su culo”. La conjura femenina no dio sus frutos porque los capitanes, muy sorpendidos con lo que habían desvelado las votaciones, escogieron a Edurne para el último desafío. «Tengo rabia, tengo miedo… Lo que no quiero es irme a casa», sollozaba la muchacha gasteiztarra. Y sus temores no eran infundados porque Aiora, que se presentó voluntaria para el duelo, la eligió a ella como oponente en una prueba de sokatira en el barro. El juego consistía en arrastrar al contrario hasta llegar a encender tres pebeteros y la 'serpiente' arrancó con tal fuerza que la 'colorada' cedió desde el principio precipitándose así al vacío. Cabe destacar el gesto de Aiora al acercarse a consolar a su 'enemiga'. Lo cierto es que los rojos van cuesta abajo y sin frenos y deben detener ya su mala racha porque se están quedando sin reservas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos