Disney abandona el barco de Netflix

Fotograma de 'Los defensores', una de las últimas series que Disney ha estrenado para los abonados de Netflix.
Fotograma de 'Los defensores', una de las últimas series que Disney ha estrenado para los abonados de Netflix. / netflix

La cadena de entretenimiento, dueña de los derechos de Marvel y Star Wars, se pasa a la competencia. Anuncia que creará su propio servicio de 'streaming'

I. O. DE OLANO/ M. FONSECA

La plataforma de distribución online de películas y series televisivas que capitanea Reed Hastings vuelve a perder pasajeros. Primero fue la Fox en marcharse y ahora es Disney el segundo en abandonar el barco de Netflix. La segunda compañía de medios de comunicación y entretenimiento más importante del mundo, que cuenta en sus filas con Marvel, Star Wars, Lucasfilm, Pixar, ESPN y la cadena estadounidense ABC, entre otras muchas, ha anunciado su decisión de retirar todos sus contenidos de la empresa comercial, que ha acusado de inmediato el golpe con una caída considerable de sus acciones en la bolsa de Nueva York.

Según han confirmado desde Netflix, la marcha de Disney no será global. El contrato entre ambos colosos se extingue por ahora solo en los Estados Unidos, con lo que los abonados a la plataforma en el resto de países, incluido España, podrán seguir disfrutando de los productos de Disney. El divorcio empresarial se hará efectivo a partir del 1 de enero de 2019, cuando se cumplirán siete años de su alianza para trabajar juntos. A partir de ese día, el imperio de entretenimiento audiovisual de niños y adolescentes recuperará los derechos de todos sus contenidos en los Estados Unidos.

La fábrica artesanal que nació en 1923 en Los Ángeles y que engendró a Micky Mouse y al Pato Donald, se propone ahora dar un nuevo paso y volar por sí misma en el universo online. Para ello, se dotará de un servicio propio de visualización vía 'streaming', que le convertirá en competidor directo de Netflix. En palabras de Bob Iger, el consejero delegado de Disney, «queremos una relación directa entre consumidor y creador», dijo tras anunciar la ruptura durante la presentación de resultados trimestrales. Iger detalló que el beneficio neto por acción a 1 de julio fue de 4,55 dólares, frente a los 4,63 del año pasado, cuando ganó nada menos que 7.620 millones (cerca de 6.500 millones de euros).

Fútbol, hockey y béisbol

La compañía californiana tiene más proyectos. Así, espera lanzar a comienzos del año que viene una plataforma para emitir en directo ESPN, el canal de deportes predominante en los Estados Unidos y en América Latina. Contarán con ligas de fútbol, hockey y béisbol (MLB, NHL y MLS), así como deporte universitario y los grandes de tenis. El canal deportivo es la fuente de ingresos más sólida de Disney. Un año más tarde, en 2019, sacará el catálogo que quitará de Netflix en un nuevo servicio que se estrenará inicialmente en Estados Unidos y dará acceso a Disney Channel, Disney Junior y Disney XD, tres de sus canales actuales.

Entretanto, Netflix capea como puede la borrasca que la nueva ruptura ha generado sobre sus intereses en Wall Street y trata de recuperar la alegría que le ha causado su primera y reciente adquisición desde que echó a andar, en 1997. La anunciaba apenas 48 horas antes, cuando hacía pública la compra de Millarworld, la factoría británica de cómics propiedad de Mark Millar. La operación, de la que no han trascendido los detalles económicos, permitirá a la distribuidora de Reed Hastings utilizar en películas, series y programas a los de personajes de éxito acuñados por esa casa, como son 'Kick-Ass, Kingsman, y Old Man Logan.

Temas

Netflix

Fotos

Vídeos