El concursante favorito de 'Masterchef', expulsado

Daniel/
Daniel

El programa vivió momentos de tensión con Oxana y con Marina, y en la eliminatoria acabó fracasando el aspirante que mejor caía en las redes sociales

Joseba Fiestras
JOSEBA FIESTRAS

Las labores de equipo en esta edición de 'Masterchef' suelen enturbiarse por el caos que supone su falta de conexión. Quizá para tratar de solucionarlo, la primera prueba llevó a los aspirantes a cocinar por parejas y explicar la receta a su compañero solo con mímica.

Uno de ellos debía comentar al otro la receta que había que realizar, además de los pasos a seguir y la lista de ingredientes necesarios para elaborarla. Para acabar de liarla, Bibiana Fernández, que ya hizo vibrar a la audiencia en la edición 'Celebrity', regresaba a los fogones del 'talent' para echar una mano a los concursantes. Y le tocó con Fabio, y la ayudita fue extraordinaria porque, indomable, se saltó las reglas en más de una ocasión.

Jon, el concursante bilbaíno, hizo pareja con Oxana y su labor de mimo fue brillante, a pesar de que hubo momentos de transtorno. «Tienes a la rusa loca, va a fibrilar», advertía con guasa Pepe Rodríguez desde el jurado. El caso es que su plato resultó el mejor y ella fue elegida líder para la prueba de exteriores.

Como no todo es coser y cantar, pero el vestir con estilo tiene su importancia, el segundo juego condujo a la comitiva al complejo Azca de Madrid para rendir un homenaje a la moda. Allí tenían que servir un cóctel diseñado por Samantha Vallejo- Nágera, compuesto de seis tapas saladas y dos postres. Diseñadores de postín eran algunos de los 150 invitados. Y el buen rollo que destilaron Oxana y Jon en plató se desinfló en la calle. Ambos chocaron varias veces y la mujer acabó llorando desesperada vencida por la presión y los comentarios del vasco.

«Me habéis dejado en muy mal lugar con los comensales y me siento muy avergonzada», sentenció Samantha. La chapuza pasó factura al equipo rojo, formado por Jon, Marina, Marta, Víctor y Daniel, y junto a la propia Oxana acabaron jugándosela en la eliminación. Llegados al reto final, los infortunados escogidos tenían que enfrentarse al pescado azul.

El maestro Ángel León les enseñó las propiedades y las dificultades de trabajar con cada especie, con la intención de facilitar algo más el desafío. Incluso el denominado 'chef del mar' se animó a intervenir en la prueba, en la que quien no manejara bien el producto colgaría su delantal. Antes, hubo un momento de especial tensión entre Jordi Cruz y Marina. El juez le recriminó su actitud y su falta de autocrítica, y ella optó por declarar que no era «digna de estar en Masterchef». El tribunal no se tomó bien sus palabras, y menos sus lágrimas, así que optaron por hacer «borrón y cuenta nueva» y todo se arregló con un sentido abrazo entre el árbitro y la aspirante.

El duelo final contaba con un tercero en discordia, Toni, que había sido el mejor en la prueba de exteriores. El concursante tenía la difícil misión de asignar los pescados y los tiempos de cocina. Y a Jon le endosó el más complicado, la palometa, y encima le dio solo 30 minutos para elaborarla. Aún así, el vasco sacó su garra y logró superar el desafío. «Te he visto positivo y lo veo en tus platos», comentó Pepe, mientras sus compañeros del jurado asentían. El que no acertó fue Daniel, que solo tenía 20 minutos y no pudo cocinar más que un plato de sardinas que, para colmo, avergonzaron al tribunal. El bombero era el favorito y su salida incendió las redes sociales, que cargaron duramente contra Toni por haberle dado tan poco tiempo a su colega.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos