Un cadáver entre dos países

Los detectives de Dinamarca y Suecia encargados del caso. / R. C.

La aparición en un puente de un cuerpo cortado por la cintura y colocado justo en la frontera entre Dinamarca y Suecia sirve de arranque para una producción nórdica que ha contado con varias adaptaciones

MIKEL LABASTIDA

Es espectacular el Puente de Øresund. Inaugurado en el año 2000, se convirtió en el enlace fijo más largo de toda Europa. Cruza el canal de Flint, en el mar Báltico, y comunica por carretera las localidades de Copenhague y Malmö. Su construcción cambió el mapa de Europa, puesto que los escasos kilómetros que separaban Dinamarca de Suecia dividían también en dos a la Unión Europea. Una alianza internacional entre empresas constructoras permitió sacarlo adelante tras nueve años de obras. Su longitud es de 7.845 metros e incluye un tramo subterráneo y una isla artificial. No es una localización cualquiera, es clave en esta serie escandinava. Puente en sueco se dice «Bron» y en danés, «Broen».

En ese puente va a aparecer un cadáver, cortado en dos por la cintura, y colocado justo en la frontera entre ambos países, lo que hace que el caso corresponda por partes iguales a las policías danesa y sueca. Caeríamos en lo repetitivo si repasamos de nuevo lo que han supuesto para la ficción de todo el mundo algunos productos audiovisuales nórdicos -ya lo hicimos en esta sección a propósito de ‘Borgen’-. Pero sí conviene destacar que este título forma parte del conjunto de producciones llegadas de Escandinavia que sorprendieron a los seriéfilos (junto a ‘Forbrydelsen’, que inspiró ‘The Killing’, o ‘Trapped’). Prueba del interés de esta serie es que se han realizado dos adaptaciones, una anglofrancesa y otra americana.

La primera se llamó ‘The Tunnel’, y fue emitida por Sky y por Canal + Francia. Allí el cadáver aparecía en el Eurotúnel, que cruza el Canal de la Mancha, uniendo Francia con el Reino Unido. Pues bien, en este ‘remake’, medio cuerpo se encontraba en suelo francés, mientras que la otra mitad se hallaba en territorio británico, por lo que la investigación era compartida por un detective de cada país, muy diferentes entre sí.

La ficción tuvo una segunda temporada, independiente de la primera (y para muchas voces, bastante mejor, al no tener que ajustarse tanto al original). Por cierto, a modo de curiosidad, cabe señalar que, cuando se estrenó en Inglaterra, la BBC contraatacó emitiendo en la misma franja horaria la producción nórdica en la que se basaba, lo que hizo resentir sus resultados de audiencia.

Lo que no sabías...

Hans Rosenfeldt. Es muy curioso el caso del creador de la serie. Guionista, actor y escritor, el sueco Hans Rosenfeldt se planteó dedicarse al baloncesto, pero finalmente se inclinó por lo audiovisual. Al principio optó por la interpretación, aunque donde encontró más salida fue detrás de las cámaras. Es también autor de varias novelas.

Respecto al ‘remake’ americano, ‘The Bridge’, la víctima aparecía en el Puente de las Américas, que se localiza en uno de los cruces de la frontera entre Estados Unidos y México, sobre el Río Bravo, y comunica la ciudad estadounidense de El Paso (Texas) y la mexicana de Ciudad Juárez (Chihuahua). Y lo mismo, como el cadáver estaba situado justo encima de la línea divisoria de la muga entre ambos países, el caso lo comandaban detectives de ambas naciones.

El perfil de la protagonista coincide con el de una persona con autismo

El secreto del éxito

Así pues, la idea que se le ocurrió a Hans Rosenfeldt se convirtió en una especie de franquicia que se podía aplicar a cualquier cruce fronterizo entre dos territorios. ¿Qué tenía esta historia de particular para seducir a cadenas de distintas nacionalidades y que terminasen apostando por su propia versión? Es indudable el atractivo del punto de partida, tanto que cada temporada (y van tres) arranca de manera similar, obligando a las fuerzas del orden de ambos países a trabajar juntas. Una vez se ponen las fichas sobre el tablero, comienza el juego y hay que reconocerles a los guionistas que el ritmo nunca decae.

El Eurotúnel y la frontera con México son escenario de las versiones americana y anglofrancesa

En la primera tanda de capítulos el caso se va complicando a medida que se producen nuevos crímenes, cuya autoría reivindica un asesino que se hace llamar ‘el Terrorista de la Verdad’ y que se inspira a la hora de perpetrar sus atentados en distintos problemas sociales, como la inmigración, la explotación infantil o la violencia policial, poniendo en entredicho esa idealización tan recurrente de los países nórdicos. No todo es tan confortable por aquellos lares.

Pero, sin ninguna duda, quienes hayan visto ‘Bron/Broen’ la recordarán principalmente por su personaje principal, Saga, la detective de Malmö cuya pericia policial contrasta con sus nulas habilidades sociales. Sorprende por su absoluta franqueza, por no caer en convencionalismos y por la contundencia de algunas de sus expresiones. Aunque nunca ha sido reconocido por los autores de la serie, el perfil de la investigadora coincide con el de una persona con trastorno del espectro autista. A los rasgos ya descritos se unen la dificultad para mostrar sus sentimientos y su inteligencia inusual (como la de otros personajes similares, como el ‘Sherlock’ de Moffat o Sheldon Cooper de ‘Big Bang Theory’).

Fotos

Vídeos