¿Habría aceptado ser ministro Joan Manuel Serrat?

Joan Manuel Serrat/LA SEXTA
Joan Manuel Serrat / LA SEXTA

Xavier Sardá entrevistó al cantante en 'La Sexta Noche' y habló con él de los últimos cambios políticos, del cáncer que sufrió y de su nueva gira

Joseba Fiestras
JOSEBA FIESTRAS

«Escucho música a escondidas porque lo que yo escucho no les gusta a los demás», afirmó Joan Manuel Serrat en una charla distendida y amena con el periodista Xavier Sardá, que lo entrevistó en su casa para 'La Sexta Noche'. 'Mediterráneo da capo' es el título de la nueva gira del cantante, en la que recupera su célebre disco de 1971 en una tournée que le llevará por toda España. Casi medio siglo ha pasado desde su publicación y Sardá quiso saber por qué no ha esperado a los cincuenta años para llevarla a cabo.

«En este país se hacen despidos en diferido, ¿no? Pues yo me hago una gratificación por adelantado», bromeó el poeta que afirmó que aquel álbum le salió bien y le apatecía recordarlo.

La actualidad política también salpicó la conversación. Serrat admitió que le gustan «muchas cosas» del nuevo gobierno, «empezando por la cantidad de mujeres que hay en él». «No entiendo cómo no te han nombrado ministro», cuestionó el periodista entonces.

«Porque seguramente el señor Sánchez ha tenido buenos consejeros en eso», respondió el músico con guasa. Y ante la pregunta de qué habría hecho si le ofrecen un ministerio, el intérprete no dudó: «Habría contestado lo mismo que Groucho Marx, que yo nunca pertenecería a un club que admitiera como socio a alguien como yo». Y continuó su razonamiento añadiendo que toda su vida ha luchado por ser artista, «y a estas alturas del partido, con lo que me duelen las rodillas, ¡Cómo voy a ser ministro!». Sardá interrogó a su invitado acerca de la libertad de expresión, «se dice que está en retroceso», avisó el comunicador. «Los medios de comunicación han estado y están en manos de grupos políticos y determinadas corporaciones que les censuran. Rompo una lanza a favor de los trabajadores de TVE que han protestado por ello, pero esto no solo ocurre allí, también afecta a las televisiones autonómicas, por ejemplo, que al mismo tiempo que son capaces de criticar las pérdidas de libertades, las practican en primera persona», denunció, esperanzado al pensar que el nuevo Gobierno «haga un lavado de cara a esta historia para que los medios públicos estén en manos de la gente». El pueblo es quien suele corregir los desmanes, «y aquí hasta que no han salido a la calle los viejos y las mujeres a protestar, esto ha sido un desastre», dijo.

La dura enfermedad que sufrió el artista también protagonizó algunos momentos del diálogo. «El peor momento fue cuando salí de unos análisis y me dijeron que tenía un cáncer grave y que debía tomar medidas», contó, destacando el gran apoyo y comprensión que tuvo de su gente. «Hay que desdramatizar una situación que es insalvable», ilustró con respecto a la muerte y a los funerales, en los que suele cantar a los amigos a los que despide. «De esta vida podemos salir inmortales, pero no inmoribles», declaró siempre con una sonrisa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos