El bigote de Dalí se mantiene intacto, en su clásica postura de las 10 y 10

Carpas que instalaron para que los forenses llevaran a cabo la exhumación la pasada noche./E. C.
Carpas que instalaron para que los forenses llevaran a cabo la exhumación la pasada noche. / E. C.

Tras la exhumación, los responsables de la Fundación Gala-Dalí aseguran que el cuerpo se encuentra «perfectamente momificado» y en buen estado

MÓNICA BERGOSFigueres

Tres décadas después de su fallecimiento, Salvador Dalí sigue manteniendo su cuerpo «perfectamente momificado», según han relatado los responsables de la Fundación Gala-Dalí, tras producirse la exhumación con el propósito de recoger muestras de ADN que permitirán aclarar si Pilar Abel es hija del pintor, como alega.

En concreto, el artista conserva su bigote intacto. «Fue muy emocionante descubrir que todavía se mantiene en la clásica postura de las 10 y 10»- ha señalado el secretario general de la Fundación, Luís Peñuelas. El hecho resulta especialmente significativo para Narcís Bardalet, su célebre embalsamador, quien lo ha calificado de «milagro». También ha detallado que, tras retirar la tapa de zinc, con la que estaba sellado el ataúd, y el pañuelo de seda «exquisito» que recubría la cara del artista, ha podido apreciar además su cabellera.

Ha explicado, a su vez, que el cuerpo del maestro en estos momentos es «una momia, como madera». Tal es la dureza en la que se conserva el cadáver, que los forenses que han llevado a cabo la exhumación «han tenido que utilizar una sierra mecánica en vez de bisturí» para poder extraer las muestras. Específicamente, han sido extraídos dos huesos largos, además de pelo, varios dientes y uñas.

Para los responsables de la Fundación, el proceso de exhumación ha sido un «acto de violencia», que han intentado evitar a toda costa, pero que se han visto obligados a acatar por resolución judicial. «Estamos muy apenados y dolidos, por el respeto que procesamos a Salvador Dalí, y la relación personal que habíamos mantenido con el artista, que fue el fundador del museo»- ha expresado Joan Manuel Sevillano, gerente de la entidad.

Ha tachado además el acto de «improcedente» y ha asegurado que la resolución que acordó la exhumación «no está motivada y carece de fundamento alguno», pues el único presentado por Pilar Abel es una manifestación notarial de «una señora que dice ser amiga de la madre», quien afirma que «ésta le dijo que el padre de su hija era Salvador Dalí».

Resultados en septiembre

La Fundación se reserva el derecho de emprender acciones legales contra Pilar Abel. Si se demostrara que no tiene vínculo genético con Dalí, Abel debería pagar los costes derivados del proceso de exhumación. Además, también se pedirían explicaciones al propio juzgado. «Queremos solicitar un error judicial para ver si hay posibilidad de reclamar al Ministerio de Justicia una compensación patrimonial», ha expuesto el abogado Albert Segura, del despacho Roca Junyent, quien señala en que la jurisprudencia española exige que para un «acto tan agresivo contra memoria de un difunto haya indicios suficiente».

Los resultados del test de paternidad se esperan para los primeros días de septiembre cuando la juez informará y antes de la celebración del juicio por esta causa previsto para el 18 de septiembre, ha afirmado el gerente de la fundación, Juan Manuel Sevillano.

Temas

Turista

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos