Guillermo del Toro triunfa en los Oscar de la diversidad

Guillermo del Toro triunfa en los Oscar de la diversidad

El mexicano consigue cuatro estatuillas con 'La forma del agua', entre ellas las de mejor película y director, en unos premios que reivindicaron a las mujeres y a las minorías

Oskar Belategui
OSKAR BELATEGUI

Nunca unos Oscar han estado tan repartidos a la hora de premiar películas y reivindicar causas. Guillermo del Toro ha sido el gran vencedor de los Premios de la Academia de Hollywood, que en su 90 edición ha coronado a 'La forma del agua' con cuatro estatuillas -mejor película, dirección, diseño de producción y banda sonora para Alexandre Desplat-, al tiempo que ha recordado a las mujeres, los negros, los latinos, los gay y lesbianas, los transexuales y hasta a los indios americanos. El mexicano no las tenía todas consigo porque 'Dunkerque' iba pisándole los talones (el filme de Christopher Nolan se hizo con tres premios). Cuando recogió el Oscar a mejor película, Del Toro comprobó que la tarjeta ponía su nombre en un guiño al desaguisado del año pasado. Warren Beatty y Faye Dunaway no metieron la pata esta vez.

«Soy un inmigrante, como Alfonso (Cuarón), como Alejandro (González Iñárritu), como mis compadres y como muchos de vosotros. Lo mejor de nuestro arte es que borra las líneas en la arena. Hay que seguir haciendo eso cuando el mundo nos dice que las hagamos más profundas», proclamó el autor de 'La forma del agua'. Su película más 'mainstream' es un cuento ambientado en una América tristona durante la 'guerra fría', en el que el amor y la diferencia se imponen a las sinrazón del Estado. «Un alegato anti Trump», como explicó en el Festival de Venecia, donde se llevó el León de Oro. Los Oscar se rinden así al cine fantástico, que en contadas ocasiones ve reconocida su calidad en estos galardones.

La primera gala sin Harvey Weinstein en el patio de butacas no se convirtió contra todo pronóstico en un monográfico del #MeToo. Tal como estaba previsto, Frances McDormand recogió el Oscar a la mejor actriz protagonista por su madre coraje de 'Tres anuncios en las afueras'. Suyo fue el discurso más feminista y agudo de la ceremonia, al pedir a los productores que no hablaran con ellas de futuros proyectos en las fiestas de esta noche: «Invitadnos a los despachos y allí os los contaremos». Poco antes Jennifer Lawrence, que protagonizó los momentos más espontáneos con una copa de vino en la mano, había augurado: «Empieza una nueva era en Hollywood para los nuevos retos que nos esperan».

El momento específicamente #MeToo reunió en el escenario a tres actrices damnificadas por Weinstein: Salma Hayek, que escribió una carta en el 'New York Times' contando las perrerías que tuvo que aguantar en el rodaje de 'Frida'; Ashley Judd, a quien el productor acosó sin tregua; y Annabella Sciorra, cuya prometedora carrera en los 90 Weinstein truncó al resistirse a su acoso. «Hola, es genial volver a veros a todos, ha pasado mucho tiempo», saludó Sciorra. «Es un honor estar aquí esta noche. Este año muchos expresan su verdad y el viaje que queda por recorrer es largo, pero lentamente ha surgido un nuevo camino. Los cambios que estamos viendo están dirigidos por nuevas voces poderosas y diferentes. Unirnos es un coro maravilloso para decir finalmente que el tiempo (de los abusos) se ha acabado».

Además del cuarto Oscar para un director mexicano en los últimos cinco años, estos premios de la diversidad reivindicaron al país que Trump quiere aislar con un muro gracias a las dos estatuillas que se llevó ‘Coco’, la fábula de Pixar ambientada en el país charro: mejor cinta animada y mejor canción. «La representación importa», remarcó su director, Lee Unkrich. Rita Moreno, la primera latina que ganó un Oscar gracias a 'West Side Story', subió al escenario del teatro Dolby y a los gritos de «¡Viva México!» se sumó el de «¡Viva Latinoamérica!». Una de las grandes protagonistas de la gala fue la chilena Daniela Vega, la actriz y cantante lírica de 'Una mujer fantástica', la primera mujer transexual que entrega un Oscar. Su director, Sebastián Lelio, recordó que Chile no reconoce la existencia de los transexuales.

Sam Rockwell, mejor actor de reparto, Frances McDormand, Oscar a mejor actriz, Allison Janney, ganadora de la estatuilla a mejor actriz de reparto y Gary Oldman, premiado con el Oscar a mejor actor.
Sam Rockwell, mejor actor de reparto, Frances McDormand, Oscar a mejor actriz, Allison Janney, ganadora de la estatuilla a mejor actriz de reparto y Gary Oldman, premiado con el Oscar a mejor actor.

La diversidad también está presente en el Oscar al mejor guion original, que -cosa rara- recae en 'Déjame salir', escrita por Jordan Peele, un cómico negro de 35 años. Su ópera prima se sirve de los clichés del cine de terror y de la sátira para hablar del racismo y la diferencia de clases en la América actual. Mientras, el Oscar a guion adaptado ha ido a las manos del británico James Ivory, que a sus 89 años se convierte en la persona de más edad en recibir una estatuilla. Su libreto para ‘Call me by your name’, de Luca Guadagnino, cuenta una historia homosexual que aborda el despertar sexual y emocional de un adolescente en una Italia de postal.

Más información:

No hubo sorpresas en los reconocimientos a Gary Oldman, mejor actor por metamorfosearse en Winston Churchill en ‘El instante más oscuro’ (premiada también por el maquillaje), ni a Allison Janney, mejor secundaria por 'Yo, Tonya', ni a Sam Rockwell, mejor actor de reparto por su policía paleto de 'Tres anuncios en las afueras'. Las denuncias en el pasado a Oldman por malos tratos no pesaron. Como tampoco importó que Kobe Bryant hubiera sido acusado de violación en 2004: suyo fue el Oscar al mejor corto por 'Dear Basketball'. «Esto ha sido mejor que ganar la NBA», se felicitó el baloncestista.

El presentador Jimmy Kimmel cumplió en su segundo año al frente de la fiesta y estuvo disciplinado y sin sobresalir. La estatuilla del Oscar, describió, «es el hombre más respetado de Hollywood». «Tiene las manos donde puedes verlas y carece de pene». Entre tanto autoaplauso, los Oscar perdieron la oportunidad de hacer Historia de verdad al mandar a casa sin premio a la quinta mujer nominada a mejor directora (Greta Gerwig) y la primera directora de fotografía en alcanzar la candidatura (Rachel Morrison).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos