«El sexo es lo que la gente pide»

Daddy Yankee durante una entrevista./EFE
Daddy Yankee durante una entrevista. / EFE

El rey del reguetón, Daddy Yankee, defiende que si esa música fuera machista «las mujeres no serían sus principales consumidoras»

ARANTZA FURUNDARENA

La vida de Ramón Luis Ayala Rodríguez podría cantarse a ritmo de rap. Creció en un barrio duro de San Juan de Puerto Rico, entre el fuego cruzado de bandas rivales, recibió un tiro en la pierna y a los 17 años ya era padre... Podría haber acabado en una cuneta si no fuera porque un talento excepcional para la música y un agudo sentido del marketing lo llevaron a reconvertirse en Daddy Yankee.

A sus 40 años, este imparable puertorriqueño es cantante, productor, actor, ejecutivo, además de compositor de la 'Gasolina' y otras canciones más pegajosas que el chicle. También ha participado en la creación de la inevitable 'Despacito'. Y jura que su música no es machista...

- Así que es usted el rey del reguetón.

- Sí, pero yo dejo los títulos para la gente, tú sabes... Me considero un artista al que le gusta crear siempre 'hits' y estar todo el tiempo retándose a sí mismo. Ese es Daddy Yankee. Y quizá por la trayectoria y los números la gente me ha puesto ese título. Pero de ahí a yo 'creélmelo' y 'vivílmelo' son dos cosas diferentes.

- Vamos, que no se le ha subido la corona a la cabeza.

- Je, je... No. Para nada. Yo lo que siempre he querido ser es el mejor de todos los tiempos, no tan solo un rey. Quiero dejar un legado 'fuelte'.

- Pues el legado que va a dejar es el de una música muy polémica. ¿Qué es para usted el reguetón?

- Una música totalmente bailable, agradable, alegre, controversial, realista, romántica, social. Tiene mucho de todo eso el reguetón, 'tú sabe', por eso es que es tan polémico. El lado que más saca la gente a la luz es el lado de la sexualidad, cuando en el reguetón hablamos de todo.

- Hombre, de todo sí, pero casi siempre de lo mismo...

- Nooo, hay temas sexuales, pero hay temas bailables que no tienen nada que ver con el sexo. El sexo es lo que la gente pide, es lo que más les gusta. Pero yo tengo temas como 'Limbo', que no tienen nada sexual. Y ha sido igual de grande.

- ¿Qué ha aportado Daddy Yankee a 'Despacito'?

- Esa la creó Luis Fonsi y yo he entrado ahí como coautor. Cuando él me presentó el tema escribí mi verso y el estribillo de 'Pasito a pasito...'.

- ¿Conoce algún un disolvente capaz de despegar del cerebro canciones tan pegadizas como las suyas?

- Por algún tipo de razón a mí me sale natural el ser pegajoso. Mi manera de interpretar está en lo complejo de lo sencillo. Mucha gente busca esa sencillez pero es muy difícil lograrla.

- Ya, pero para sacar de la cabeza el machacante y obsesivo reguetón qué hago... ¿Me pongo a Mozart?

- No. Yo le recomiendo que siga escuchando otra mía, porque un clavo saca otro clavo, ja, ja, ja... El mismo Mozart era una persona extrovertida dentro de su música y dentro de su complejidad criticaba a la élite musical, él era el primero que los acribillaba.

- ¿Me va a decir que se siente el Mozart del reguetón?

- Para nada. Sería demasiado pretencioso. Pero sí me puedo identificar con él en que él se burlaba de los elitistas.

- Pues ahora por influencia del reguetón hasta los elitistas llevan cadenas y tatuajes. ¿La 'macarrada' domina el mundo?

- Uno: los tatuajes han sido parte de la historia del hombre y existen desde mucho antes de que Mozart tocara. Dos: la gente critica lo que desconoce. El rap nace a finales de los 70 en el Bronx. Cuatro décadas después vemos a todo el mundo influenciado por aquéllos a los que llamaron maleantes. Se ha impuesto esa cultura. Para mí no es una imagen, es un estilo de vida.

- Entiendo. Y por eso lleva encima más oro que El Cigala.

- Yo no llevo todo este oro por ser pretencioso, sino porque es lo que he visto y vivido toda mi vida. En todos los barrios de Puerto Rico se vivía la cultura del rap.

- Al reguetón se le acusa de cosificar a la mujer e incitar a la violencia.

- Se le acusa. Pero eso no significa que sea la verdad. El reguetón no es machista. Si no, las mujeres no serían las que más lo consumen. Es muy lógico.

- Vayamos a lo concreto: Maluma y su canción 'Cuatro babys'...

- Sí, es una letra fuerte, pero quizás en la vida de él eso no deja de ser real.

- 'Estoy enamorado de cuatro babies, siempre me dan lo que quiero, chingan cuando yo les digo, ninguna me pone pero'. ¡Vaya con Maluma!

- Ya pero eso es real. Luego tú decides si lo apoyas o no. Pero es algo que sucede en la vida. Tal vez no en la suya, pero sí en las de otras personas.

- En la suya me da que tampoco: lleva casado con la misma desde los 17 años y tiene tres hijos.

- No. En la mía tampoco. ¿Pero, cuándo he cantado yo ese tipo de letras?

- Aquí va una: se titula 'En la cama'. Y lo más suave que dice es: 'A ella le gusta que le den duro y se la coman...’

- Ah, bueno, por aquellos tiempos yo vivía de rebelde, claro que sí. Y lo cantaba porque lo estaba viviendo.

- Ahora canta la 'Gasolina': 'Súbele el mambo pa’que mis gatas prendan los motores'...

- Esa es una canción llamando al baile. Que la gente le dio otro significado porque nosotros tenemos un estereotipo y una etiqueta. Algunos decían que la gasolina era el sexo, otros que la droga, otros que llevaba incluso a golpear a las mujeres. Y todo eso yo lo usé en mi beneficio porque la canción fue controversial. Pero solo habla de una mujer a la que le gusta pasarla bien y ser rebelde y vivir su propia vida.

- ¿Sus hijas la cantan?

- Mis hijas ya son grandes y ellas cantan y escuchan lo que quieren. Hay canciones en inglés que mucha gente repite sin saber ni lo que dice y tienen letras peores que las del reguetón.

- Hablando de canciones en ingles, si 'Imagine' trata de imaginar un mundo mejor... ¿Qué diría que aporta al planeta el reguetón?

- La alegría. Estamos hablando de 80 millones de personas que hacen zumba en el mundo y que están utilizando nuestro género para mejorar su salud. Es gente saludable ¿no? ¿Y qué música están usando? ¿Estamos apostando por algo sano o no? Nosotros estamos ayudando a hacer un mundo más sano. No lo dude.

- ¿Le compondría un reguetón a su presidente, Donald Trump?

- ¿Yo? Ja, ja, ja... ¿Daddy Yankee? De mí se puede esperar lo que sea. Pero que Trump sea mi presidente no significa que estemos de 'acueldo'. Son dos cosas diferentes.

- O sea, que le haría un reguetón a la contra.

- Ja, ja, ja... Eso se lo dejo a la conciencia. Y aquí me despido... Se me cuida.

Fotos

Vídeos