Los Zodiacs y el hándicap del madrugón

La luz entraba a raudales. /O. C.
La luz entraba a raudales. / O. C.

En trío en plan Paul Collins, reivindicaron su repertorio power-pop en una cita matutina gozada por bastantes niños en el Satélite T

Óscar Cubillo
ÓSCAR CUBILLO

Estupendo ambiente (muy mixto y casi familiar) y predisposición del respetable (a pesar del madrugón) el domingo por la mañana para presenciar el bolo que Los Zodiacs vizcaínos dieron en un Satélite T con entrada a 8 euros y unas cien personas dentro. Entre ellas, muchos preadolescentes de ambos sexos que lo disfrutaron y lo bailaron. ¡Hay cantera, oigan!

Los Zodiacs en trío (Garbayo a la voz y guitarra, Gurru a la batería y el suplente Little Fish al bajo) dieron un bolo de 16 temas en 58 minutos donde no tocaron tan rápido un afilado como otras veces, pero es que quizá el horario tempranero se acusó como un hándicap, lo que se evidenció en los desarrollos de la última pieza, el 'You're Gonna Miss Me' de los 13th Floor Elevators, con la luz entrando violentamente por el ventanal del bar. Además, otra guitarra aumentaría la pegada y el potencial de las canciones. Serían la locura.

Pero que a nadie le quepa duda: fue un buen bolo, sostenido por las adhesivas composiciones de Los Zodiacs, adscritas mayormente a un power-pop clásico (californiano, en la escuela The Nerves, Paul Collin Beat…) expresado en castellano. Y todo cursó creciente hasta el bis triple y versionero, que no pasó de la corrección. Concentrados en la tarea y confiados ante el público de abono, nutrido y a favor («una alegría acojonante veros a todos, chavales y chavalas, como dicen los políticos», agradeció en una ocasión Garbayo, un Kurt Baker getxotarra por estética rubicunda e influencias similares asimiladas a ambos lados del Atlántico), Los Zodiacs cimentaron su encanto pop sobre rock eléctrico ('Carretera del Norte' vía los Strokes, 'María la serpiente' como los más poderosos The Knack), alcanzando hitos cuando se ponían tan efervescentes como anunciaba el cartel del show ('Pinball Rock', un híbrido de Tequila y los Who con estribillo rezando «el rock está con nosotrossss»; 'Chica normal' y su deuda con el pub-rock de Dr. Feelgood; 'Fuego en el aire' y sus inconscientes concomitancias con The Answer, los irlandeses del hard rock, sí), y explotando en el filón final con una espasmódica y punk 'Pequeña idiota', el pub-rock sincopado entre los Bishops y los Arctic Monkeys 'Nada sabe igual', y el boogie woogie en plan Daddy Long Legs 'El enterrador'.

Tras ese epílogo en su apogeo (o viceversa), durante el bis con las tres versiones angloparlantes no igualaron las cotas precedentes: la lisérgica 'September Girls' de los Big Star de Alex Chilton («una que es muy bonita», la presentó Garbayo), una correcta 'Substitute' de los Who (buena labor a los tambores de Gurru), y el adiós con el mentado cover que los 13th Floor Elevators que sonó más a los Them de Van Morrison.

Ah, señalemos que la sexta pieza, 'Un buen día', es una versión en castellano de Malcolm Scarpa, y que Los Zodiacs, que llevan seis años sin disco, no tocaron ninguna nueva, eso que están a punto de grabar un EP de seis cortes.

Fotos

Vídeos