Governors: «El fuego es un elemento que nos pide el público»

JSang, el cantante, en el centro de la imagen./GORKA SALA
JSang, el cantante, en el centro de la imagen. / GORKA SALA
Rock vasco

El quinteto de Mondragón lanza su quinto CD oficial, variado, ‘bipolar según ellos’, y tan bien rematado que debería escalar entre lo más vendido de la Azoka de Durango

Óscar Cubillo
ÓSCAR CUBILLO

Inasequibles al desaliento, defendiendo el rock y modernizándolo a su libre entender, Governors (Mondragón, 2006), tras cuatro años sin novedades y con cambios en la formación, se han reinventado en su quinto disco oficial (sexto contando un directo). Se titula ‘Z.E.R.O.’, lo edita el sello de Mungia Baga-Biga, lo ha grabado el competente Haritz Harreguy en Usurbil (al que le ayudó Jimmy S.A.), llega cargado de rock metalizado y melódico (a veces tan melódico y pulido que parecen KenZazpi roquerizados, oígase por ejemplo ‘Inor ez’), y ya a la venta entre los tenderetes de la populosa feria de Durango.

‘Z.E.R.O.’ trae voz épica y está bien cantado, subraya su sello discográfico. Las letras «tienen contenido social en su mayor parte, y también hay algunas personales y políticas. Intentamos no repetir letras, sino enfocarlas desde otros puntos de vista», declara el cantante JSang, y añade el guitarrista Aitor: «plasman una diversidad bipolar, desde canciones lentas con piano como ‘Hezurraren kultura’, hasta otras más metaleras, como ‘1937’. Unas son más pop-rock, otras más cañeras, pero todas bajo el prisma de Governors».

El CD ‘Z.E.R.O.’ llega envuelto en una portada con una mariposa mutante labrada en arena, y apunta el cantante: «Una mariposa pasa por cuatro etapas vitales hasta llegar a la madurez. Igual que en los grupos, que pasan por etapas mejores y peores».

Estas declaraciones las apuntamos en su día en la rueda de prensa del disco, pero estas que siguen son exclusivas de JSang.

- ¿Cuándo y cómo os juntasteis?

- Bueno, fue un poco atípico. El proyecto nació hace once años cuando Fjord acabamos como grupo, pero yo seguí haciendo canciones y maquetas con ayuda de amigos. Y poco a poco se fueron integrando en el proyecto los que han acabado siendo miembros estables de Governors. No fue una reunión de un grupo como tal, sino que se fueron integrando progresivamente en él a lo largo de distintas épocas. Lo que nos une a todos es el enganche que tenemos con la música, por crearla y por experimentar con ella.

- ¿Y sois todos del mismo sitio?

- Ensayamos en Arrasate y venimos todos de distintos pueblos: Ander (guitarra) de Lezo, Aitor (guitarra ) de Ermua, Jorge (bajo) de Legazpi, Heloy (batería) de Soraluze y yo ahora mismo vivo en Eskoriatza.

- Habéis sacado el sexto disco, el quinto oficial. ¿Habéis notado que os habéis suavizado con el tiempo? ¿O que habéis mutado de estilo de alguna manera? A mí me parece que al principio erais roqueros como los grupos escandinavos y ahora sonáis más pulidos, más globales, tipo BBK Live o BIME, lo cual no es negativo.

- Sí, puede ser. En nuestro caso, muchas de las canciones o ideas del primer disco provenían de ideas para el disco de Fjord que al final no vio la luz y que sí tenían ese carácter de rock escandinavo. Creo que en los trabajos posteriores hemos ido buscando nuestro propio sonido y personalidad. De todas formas, cada disco ha ido incorporando nuevos sonidos o elementos: electrónica, pianos… Estilísticamente nos gusta movernos de un lado a otro buscando y experimentando con otros sonidos y estilos. Creo que esto es fundamental.

- Ya.

- Lo de suavizarse puede ser cierto también, aunque en este disco cambia la tendencia y hemos vuelto a endurecer un tanto el sonido. Hemos probado a experimentar con distintas afinaciones, algunas de ellas muy bajas, buscando más que cada canción tenga carácter propio.

- ¿Y en qué habéis madurado en lo que a la escena de la música respecta: componer, grabar, poneros nerviosos, tratar con managers…?

- Vas aprendiendo en todos los aspectos. Aunque lleves 20 años en esto, nunca dejarás de aprender cosas ni de verte sorprendido por gente más joven que llega pisando fuerte. Al que no le suceda esto, por mal camino va. Y en este disco, ‘Zero’, hemos probado otra forma de hacer las cosas. La mayoría de instrumentos los grabamos en casa. Mis voces, los bajos, las guitarras… Así puedes grabar sin la presión del paso del tiempo en el estudio y es todo más tranquilo y cómodo. De esta manera hemos dispuesto de más tiempo para experimentar con la mezcla en el estudio.

- Otro aspecto del negocio musical son los managers. Son necesarios, claro.

- Creo que sí. Para un grupo siempre es bueno tener a alguien cercano que se pueda ocupar de coordinar cosas que se salen de lo musical. Si sólo te dedicas al grupo, igual te puedes encargar de esos aspectos, pero si compaginas la música con otros trabajos y quehaceres necesitas a alguien que se ocupe del asunto.

- ¿Qué edad media tenéis? ¿35 o más? ¿De qué curráis?

- Hay cuarentones y casi treintañeros en el grupo. La media estaría en 34-35. Y respecto a los empleos hay de todo: algunos somos profes, unos de música y otros de FP, soldadores…

- ¿Y se nota la capacidad de influencia de un manager u otro, de que os consiga bolos, etc.?

- Sí que se nota con quién trabajas, qué contactos tiene, cómo trata a la gente… Todo eso influye en el grupo en cierta manera. Pero en la mayoría de los casos, que un grupo triunfe o no, no depende de un manager. Debe haber una buena base y canciones para que no sea algo pasajero o momentáneo.

- ¿Cantando en euskera el mercado y el circuito no se quedan cortos y se da vueltas a lo mismo constantemente, como por ejemplo nos lo ha confirmado el cantautor Mikel Urdangarin? ¿Salís fuera de Euskadi de vez en cuando?

- Sí, puede ser. Por eso en los últimos años hemos ido saliendo algo más. Hemos presentado los últimos discos en Madrid y en Barcelona, y hemos hecho salidas a Londres, Derry y Belfast.

- Guau. Oye, Juan, a ojo lleváis 10 años con el grupo. ¿Qué propósitos habéis cumplido en este tiempo y cuáles ya habéis descartado?

Bueno, descartar, ninguno. Necesitas ilusión para funcionar al 100 %. Y como no teníamos grandes objetivos, entre los propósitos cumplidos podrían estar el poder seguir sacando discos y que haya un público que te siga y al que le gusten tus temas, poder sorprender en ocasiones… Pienso que esos son objetivos muy gratificantes que ya nos llevamos en la mochila.

- ¿Y cómo serán vuestros bolos? ¿Llevaréis fuego, como en ocasiones anteriores?

- Sí, creo que sí. Lo combinaremos con otras novedades. El fuego se ha convertido en un elemento que nos pide buena parte del público.

Vídeo-clip de la canción ‘Bizhilik’

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos