Gaby Moreno: «Me siento muy bendecida por vivir de esto que tanto amo»

Gaby Moreno./INSTAGRAM
Gaby Moreno. / INSTAGRAM

La cálida guatemalteca, Latin Grammy en 2013 al Mejor Nuevo Artista, presentará en el 25º Musiketan su último disco, ‘Ilusión’, donde cabe desde soul hasta ‘La malagueña’.

Óscar Cubillo
ÓSCAR CUBILLO

Este domingo, en el 25º Musiketan (Sala BBK, 20 h, 12 €), el ciclo de conciertos en pequeño formato patrocinado por EL CORREO, actuará la guatemalteca de 35 años Gaby Moreno. Ya nos visitó en 2015, cuando andaba divulgando su disco ‘Postales’ (12), que le valió el Grammy Latino de 2013 en la categoría de Mejor Nuevo Artista. En contra de lo esperado, no atrajo a mucho público, lo cual debería subsanarse en esta segunda visita en la que presentará en cuarteto su último CD, el bilingüe ‘Ilusión’ (Sony, 16), donde versiona ‘La malagueña’.

Gaby ha pasado la semana en España y nos atiende este mismo sábado: «He estado en Madrid toda esta semana. Estuve haciendo mucha promoción y tuve un concierto el miércoles (en la sala Galileo). Vivo en Los Ángeles, pero la verdad no paso mucho tiempo por allá. Estoy viajando constantemente».

- El lunes estuviste en la televisión, en el programa de Buenafuente ‘Late Motiv’, en Barcelona. ¿Sabías algo del problema secesionista catalán antes de llegar a España o es un tema llamémosle interno?

- Estoy al tanto de la situación por lo que leo en las noticias, pero no conozco la historia a fondo. Al final, imagino que forma parte de un juego político, como ocurre en tantos otros lugares. Es lamentable y uno se siente tan impotente… Es mejor seguir haciendo música que sane corazones y eleve el espíritu.

- ¿En qué ha cambiado tu carrera desde 2015, cuando actuaste por primera vez en el Musiketan? Has sacado dos álbumes más: ‘Posada’ e ‘Ilusión’, se supone que habrás actuado en más países que quizá te han abierto sus puertas gracias al Grammy…

- En estos últimos dos años he viajado y dado conciertos como nunca antes. Primero estuve de gira junto a la banda Calexico y luego hice mis propias presentaciones en muchas partes del mundo. Me siento muy bendecida por tener la oportunidad de vivir de esto que tanto amo hacer. No lo cambiaría por nada del mundo. El año pasado también estuve trabajando en un nuevo disco que espero lanzar el próximo año.

- Puede que incluso notes que hayas madurado como compositora…

- La madurez como compositora siento que ha sido algo natural. Conforme creces como persona, vas liquidando etapas y va cambiando la percepción de la vida, y eso se ve reflejado en las canciones.

- ¿La proyección que se le supone a un premio Grammy se ha cumplido en tu caso? ¿En qué te ha beneficiado?

- Un reconocimiento de ese nivel puede beneficiar a cualquier artista. En mi caso, siento que es como tener un título. No me gradué de la universidad, así que no tengo título de licenciada ni doctora, pero cuando me presentan me dicen ‘la ganadora del Latin Grammy’, y eso se oye muy importante.

- Ja, ja…

- Al final, lo más importante para mí es seguir componiendo y brindando más música. Los premios te dan un espaldarazo y te motivan para seguir adelante, pero es eso solamente. El verdadero éxito es ser feliz haciendo lo que más amas.

- Cantas en inglés y español. ¿En qué idioma vives y piensas?

Pienso en los dos idiomas. Cuando estoy en Los Ángeles, me rodea gente que sólo habla inglés, pero si me encuentro a solas me hablo a mí misma en español.

- ¿Cómo decides en qué idioma será una canción?

- A la hora de componer no tengo una manera específica de elegir el idioma. Lo que me suele suceder es que empiezo a tararear una melodía y de repente me sale una frase, ya sea en inglés o en español, y así decido terminar la canción.

- ¿Qué tipo de público va a tus conciertos? Anglos, hispanos… En tu primera visita a Bilbao había bastantes inmigrantes.

- Depende de donde esté pero, por ejemplo, ahora que estuve dando conciertos en varias ciudades de Alemania siempre había un grupito de guatemaltecos y otros latinoamericanos. En Estados Unidos es una mezcla entre latinos y anglos.

- ¿Te consideras una inmigrante?

- Sí, llegué a Estados Unidos a mis 18 años, sola, dejando a toda mi familia en Guatemala.

- ¿Cómo será tu concierto de este domingo? ¿Vendrá a verte tu madre también esta vez, como hizo en 2015?

- ¡Cómo me hubiera gustado que mi madre estuviera en el concierto, pero esta vez no pudo venir! Llego con la banda que me estuvo acompañando en toda la gira en Alemania en este último mes: en la batería, Sebastian Aymanns, un alemán que vive en Los Ángeles; en el bajo Kimon Kirk, de Boston; y en el teclado y el órgano Martin Meixner, de Alemania.

- Dinos algo de tu último disco, ‘Ilusión’ (Sony, 16). Parece muy variado, con soul, la malagueña, baladas globales…

Es un disco muy humano que intenta abrazar las imperfecciones y mostrar un lado más real y más puro. Fue grabado con equipo analógico, sin usar computadoras. Quise dejar la tecnología a un lado. Musicalmente tiene elementos de soul, de blues, de jazz, y tintes latinos. Estoy muy ansiosa de llegar a Bilbao y presentarles estas canciones en directo.

Fotos

Vídeos