«Fiché a Madonna junto a la cama del hospital»

Seymour, durante la charla del viernes dentro del BIME Pro./Fernando Gómez
Seymour, durante la charla del viernes dentro del BIME Pro. / Fernando Gómez

Descubridor de la diosa del pop, de Ramones, Talking Heads y Kanye West, entre otros, Seymour Stein hechiza con su sabiduría al público del BIME

Iñaki Esteban
IÑAKI ESTEBAN

Descubridor de grandes estrellas de la música pop, fue el que más luz llevó al BIME Pro y la persona más esperada y aclamada de la feria internacional de la música que en su parte profesional terminó el viernes. En su currículum figura haber fichado y lanzado la carrera de Ramones, Talking Heads, Depeche Mode, The Replacements, The Pretenders, The Smiths y Echo & The Bunnymen entre los años setenta y ochenta, y a partir de los noventa a los más grandes del rap y el hip hop, artistas como 50 Cent, Kanye West y Dr. Dre.

Neoyorquino de Brooklyn, de 75 años, se acordaba del País Vasco de cuando vino a fichar a Duncan Dhu. «¿Siguen en activo?», preguntó. Su carrera se inició cuando aún estaba en el instituto. Trabajó dos veranos en la discográfica King Records de Cincinatti y también estuvo de prácticas en la revista de la industria musical 'Billboard'.

Pensó en estudiar periodismo, pero su jefe en la compañía de discos le preguntó: «A ti qué te gusta más: ¿Ser parte del negocio musical o escribir sobre lo que otros hacen?». No se lo pensó. Prescindió de las aulas, se puso a trabajar con él y no se arrepiente. «Cuanto antes entres, mejor», dijo ante una audiencia de profesionales en el BIME que en todo momento mostraron su veneración hacia el inigualable maestro.

El que primero da el golpe, da dos veces. Este es una de las reglas con las que se han guiado en su trabajo el fundador de Sire Records y vicepresidente de Warner, que aún sigue fichando bandas. Escuchó a Depeche Mode y le costaba pronunciar su nombre, pero cuando se le presentó la oportunidad de contratarlos para Estados Unidos cogió un billete en el avión Concorde entre Nueva York y Londres que le costó 8.000 dólares de hace unos 40 años. «Vivían en Basildon -Reino Unido- y me fui hasta allí con el contrato. Firmamos y volví a Nueva York».

Los fichajes de Seymour. Los neoyorquinos Ramones, Madonna y Kanye West

Oído y corazón

A uno de sus grandes fichajes, Madonna, le recibió en el hospital. «Me ingresaron por una endocarditis y tenía que estar un mes. Le había dado dinero a un dj para que produjera a algunos artistas porque me insistía en ello. Me presentó seis maquetas. Madonna era la tercera y no me lo pensé. La escuché a las cinco de la tarde y a las nueve ya estaba con ella en la habitación. Conseguí que me cortaran el pelo, que me afeitaran, que me quitaran los tubos para poder ducharme, me trajeron ropa y la fiché al lado de la cama».

No hay genios en el negocio musical, insistió. Sólo hay que tener oído y corazón. A tenor de los resultados, a Stein no le han faltado ninguna de las dos cosas. «Lo digo con humildad, pero creo que para una persona con mi trabajo es mejor no saber mucho de música. No sé componer, cantar ni tocar un instrumento. Y eso me ha beneficiado. He estado en audiciones con grandes músicos y mientras ellos veían decenas de fallos yo me fijaba en el conjunto de la propuesta. Me pasó con Focus, una banda holandesa que tuvo un hit millonario, 'Focus Pocus'. Una amigo mío salió horrorizado y a mí me gustó. No busco la perfección».

Muñidor del término 'new wave' aplicado a la música, se mostró afortunado por haber nacido en los cuarenta. Las big bands empezaron a declinar porque empleaban a unas treinta personas y todo sucedió muy rápido hasta llegar al rock. «¿Me estoy enrollando mucho?», preguntaba de vez en cuando. «No, no», se oía al unísono entre el público. La hora que duró la sesión se le hizo corta. Cuatro más tampoco habrían bastado.

Temas

Madonna

Fotos

Vídeos