«Si dijera lo que pienso de lo de Cataluña, acabaría en la cárcel»

El cantautor catalán Albert Pla, durante una de sus actuaciones / DAVID FERNÁNDEZ

El inclasificable músico de Sabadell actúa este jueves en Bilbao junto al guitarrista Diego Cortés

NATXO ARTUNDO

Se sentará en un sillón o en un pequeño sofá. Él es más de esto que de taburete. También, de ligar canciones y discurso con teatralidad e intención. Tampoco es un extraño en el teatro o el cine. No es precisamente nuevo, pero sigue siendo original. A algunos les entusiasma y a otros, incluso, les irrita. No deja indiferente. Es Albert Pla. Y viene a Bilbao este jueves junto al gran guitarra flamenco Diego Cortés (Kafe Antzokia, 21.00 horas).

- ¿Cómo está viviendo la tensión de estos días en Cataluña?

- Hoy mejor nada de política: si dijera lo que pienso, acabaría en la cárcel.

- ¿Cuántos ‘goles’ cree que ha llegado a meter con su carta abierta (donde simulaba estar en contra del ‘procés’)?

- Parece que la utilizaron bastantes medios, ¿no?

- Siempre ha sido provocador. ¿Cree que esta sociedad no comprende bien la ironía?

- No se me interpreta bien. Desde que escribí la primera canción, tengo el problema de que si estábamos diez en el cuarto había uno o dos que la entendían.

- Supongo que en sus conciertos no es así, el público ya conoce su forma de plantear las cosas.

- Bueno, es que yo hago conciertos, no mítines políticos. Luego siempre hay gente que para hablar de tus actuaciones tiene que hacer mítines.

- ¿Tiene ahora en marcha algún proyecto escénico?

- Ahora estoy combinando los conciertos con otro espectáculo que preparamos con el payaso Tortell Poltrona. Hacemos conciertos familiares, para público infantil. En enero estrenamos una especie de musical que se llama ‘Miedo’ y que hemos hecho con Refree, con los Nueveojos y unos pintores argentinos.

- ¿Ha incorporado al repertorio de sus conciertos algún tema de ‘Guerra’, después de estar año y medio de gira con Fermín Muguruza?

- Alguno sí. Lo que pasa es que en estos conciertos con Diego no sabemos muy bien el repertorio, lo vamos echando sobre la marcha.

- ¿Hasta qué punto se ha convertido Diego Cortés en casi imprescindible para estas actuaciones?

- Aunque haga otros espectáculos, me gusta tocar regularmente con Diego. Es un ángel dentro del escenario y fuera de él. Puedes tocar ante 20 personas o 20.000, inventas canciones y te va siguiendo.... Y además creo que a la gente le gusta más.

- Hace unos meses, Fermin Muguruza me decía que usted «teatraliza todas sus actuaciones y con sus gestos me provoca, me incita, me enseña». ¿Cómo fue el comienzo de los ensayos de ‘Guerra’?

- Bueno, Fermin fue muy meritorio. Es un genio, porque en tres meses se hizo las canciones, se aprendió sus partes y las mías, aprendió códigos más teatrales. Por su parte, fue una apuesta artística muy valiente y le estaré eternamente agradecido. Ya éramos amigos pero ahora es mi familiar, vaya.

Un paréntesis de 80 años

- ¿Le gustaría plantear otro proyecto conjunto más adelante?

- Yo con toda la gente con la que he ido trabajando haría cualquier otra cosa, iría al fin de mundo si me lo pidieran.

- Tiene sus vínculos con Juanma Bajo Ulloa. ¿Qué le ha aportado trabajar con él?

- Pues nada, aprender de cine. Aparte de que nuestra relación personal es muy especial, porque me ha hecho algunos favores que no se pueden olvidar, cuando hago una película, una obra de teatro o me topo con un músico yo voy allí a aprender, a disfrutar. A que me enseñen. Cuando llego al rodaje, les pregunto a Juanma o Iñaki por las ópticas y cómo funcionan, que me enseñen cómo se hace un ‘storyboard’... Son mis maestros.

- ¿Cuánto ha evolucionado como artista de escena desde los tiempos de ‘Caracuero’?

- No lo sé, voy aprendiendo sobre la marcha. Es como el fútbol: «El próximo partido, el próximo partido».

- Con todas las opciones que existen hoy en día para escuchar música y una vez que el público ha perdido su relación con el soporte de los discos, ¿no merece la pena el esfuerzo hacer álbumes?

- Bueno, a mí me parece muy bien. Los cantantes siempre hemos vivido de cantar, excepto en este pequeño paréntesis de 80 años en la historia de la música. No sé, volvemos a la normalidad.

Temas

Bilbao

Fotos

Vídeos