Concierto de Creedence Time: «El público de los pueblos es muy cercano»

Actuando en Laguardia, Álava, izq-dcha: Eduardo Sanz, Raúl Acevedo, Jon Calleja, Raúl Merino e Íñigo Campo./DANIEL FERNÁNDEZ
Actuando en Laguardia, Álava, izq-dcha: Eduardo Sanz, Raúl Acevedo, Jon Calleja, Raúl Merino e Íñigo Campo. / DANIEL FERNÁNDEZ

Tres años y una veintena de conciertos, muchos en entornos rurales, lleva este combo de veteranos vitorianos que tributan a la Creedence Clearwater Revival y que el viernes actúan en fiestas de Galdakao

Óscar Cubillo
ÓSCAR CUBILLO

Digan lo que digan, los grupos tributo, esos que copian al detalle o versionan sin más a otros grupos famosos, gozan de tirón popular porque recrean un cancionero conocido y amado por una mayoría bastante notable de oyentes. Entre nosotros circulan grupos tributo a nombres famosos españoles (Platero y Tú, Extremoduro, Sabina…), pero son aun más los que se fijan en celebridades extranjeras: Kiss, Motörhead, Black Sabbath, Beatles, Bruce Springsteen (no solo a cargo del televisivo Manel Fuentes), Johnny Cash (La Travessy Band vizcaína tan activa) o nuestros protagonistas de hoy, los alaveses Creedence Time, que se rinden al rock and roll campero de la Creedence Clearwater Revival (El Cerrito, California, 1967-1972) y que el viernes a las 22:30 abren en fiestas de Galdakao, en el Parque Lehendakari Ardanza, un concierto doble rematado a las 12 por The Bon Scott Band, a su vez tributo de AC/DC.

Jon Calleja, el cantante y guitarra acústica de Creedence Time, presenta su banda desde Vitoria.

¿Por qué están tan mal vistos por ciertos aficionados al rock los grupos tributo?

Supongo que para algunas personas imitar a otros artistas y no crear algo nuevo carece de valor, aunque no tiene mucho sentido comparar esto, son cosas distintas. En todas las disciplinas artísticas hay personas que crean y personas que, por diferentes razones, optan por reproducir lo que hicieron los grandes maestros para homenajearlos y recordar su importancia. Vemos normal que una orquesta sinfónica interprete en un concierto música de Mozart, por ejemplo, y eso es igualmente un tributo. Si se hace con respeto y reconociendo a los autores originales, me parece algo fantástico.

¿Y por qué los grupos tributo gustan tanto a la gente en general?

Creo que porque los grupos tributo normalmente tocamos las grandes canciones de la historia de la música que todos conocemos. Con las que hemos crecido. Igual nunca las hemos podido escuchar en directo hasta ese momento, y suelen producirnos muchas sensaciones agradables de manera colectiva.

¿Por qué os animasteis a formar un grupo tributo a CCR?

Raúl Acevedo, el batería, soñaba con empezar este grupo desde que era muy joven porque llevaba toda la vida escuchando a la Creedence en casa de sus padres. Para los demás también era un grupo de referencia porque la Creedence tiene canciones de varios estilos de la mejor música americana: blues, rhythm and blues, rock, góspel... Hace tres años empezamos a juntarnos para probar en Vitoria y vimos que podíamos hacerlo y que, sobre todo, a la gente le gustaba. Así que salió todo rodado. Lo hacemos para disfrutar nosotros básicamente, porque cada cual tiene su trabajo y su vida montada.

Pregunta de nota: ¿qué significa su nombre original, Creedence Clearwater Revival?

Es un juego de palabras que lo debieron de elegir por su sonoridad. Debió de ser muy novedoso en su época. Creedence es una mezcla entre Creed (credo) y el nombre de un amigo suyo Credence. Clearwater debía de ser una marca de cerveza y Revival lo añadieron porque empezaron una nueva etapa como banda y seguramente también a modo de guiño a los músicos que les gustaban de las décadas anteriores: Little Richard, Roy Orbison, Hank Williams, Ray Charles, etc., a los cuales también rendían tributo cogiendo algunas de sus canciones para grabarlas a su propio estilo en sus primeros discos.

Vosotros etiquetáis a la CCR como la gran banda de rock sureño. ¿Por qué?

Es difícil afirmar qué banda es la mejor de cualquier estilo, pero la Creedence consiguió a finales de los 60, cuando la música disco y la psicodélica estaban de moda, asimilar la tradición musical del sur de Estados Unidos de la primera mitad del siglo pasado, desde los aires afroamericanos hasta el country. Y la fusionaron con nuevas formas para hacerla evolucionar hacia el rock and roll más moderno, sin perder su esencia pero transcendiéndola y abriendo el camino a las grandes bandas de rock de los 70. Por eso es uno de los grupos favoritos de Bruce Springsteen, de Bob Dylan o de los Foo Fighters.

¿Y esa teoría de que fusilaron el ritmo palúdico, pantanoso, a Tony Joe White, la compartís, le dais crédito?

No sabríamos decirte exactamente qué paso con eso, pero la Creedence estuvo envuelta en varias polémicas con otros músicos, con su sello discográfico y entre ellos mismos, por supuesto. De hecho sólo duraron como banda cinco años y eso también forma parte del mito. No debieron de gestionar muy bien su éxito, pero tuvieron tal impacto en tan poco tiempo que a nivel musical influyeron en muchos aspectos.

¿Y a vosotros por qué os gusta la Creedence?

A nosotros nos gusta fundamentalmente la calidad de sus canciones. Tienen unos riffs de guitarra increíbles. Son canciones limpias y sencillas en su estructura, pero innovadoras aún hoy porque te sorprenden con melodía y arreglos atípicos y, al mismo tiempo, pegadizos. Es una música muy autentica. Como dice una amiga nuestra: son canciones con alma.

¿Qué es lo más difícil de imitar de la CCR?

Iñigo Campo, el guitarrista, te diría que conseguir el feeling en algunos temas mágicos. Para Raúl Merino, el bajista, es alcanzar el tipo de sonido tan característico que tenían sus instrumentos. Pero yo te aseguro que la voz de John Fogerty a los 25 años es un reto complicado para cualquier cantante debido a la tonalidad tan aguda en la que se mueve sin poner falsete y manteniendo un estilo roquero.

¿Visteis al maestro John Fogerty en el pasado Azkena Rock Festival? Dio un concierto maravilloso…

Sí, acudimos como devotos a ver a la leyenda este junio. Fue increíble poder verle y atestiguar que una persona de 72 años dé un concierto tan vivo. Nos encantó y cogimos alguna idea. Su hijo, que toca con él, estuvo bestial.

La Creedence eran cuatro, pero vosotros sois más, ¿no?

Ahora somos cinco músicos. Aunque hemos pensado en la posibilidad de incorporar un teclista si encontramos uno que nos guste mucho. La Creedence eran cuatro pero en los discos metían varios instrumentos y para ser lo más fieles posible a las canciones originales necesitamos ser alguno más.

¿Cómo son vuestros conciertos y cómo será el del viernes en Galdakao, en fiestas?

Para los conciertos intentamos tocar un setlist muy parecido a lo que hacían ellos. Todos son temas muy conocidos, clásicos del rock and roll pero diferentes entre sí que la gente a veces no sabe que son de la Creedence y se sorprende. Es un ritmo de concierto con canciones breves y potentes que van subiendo en intensidad durante la actuación para animar a la gente y hacerla disfrutar, bailar y cantar.

¿Cuántos bolos habéis dado y ante qué tipo de público?

Desde que empezamos a dar conciertos en 2015 hemos dado más de 20 conciertos, principalmente por Álava. En Vitoria hemos tocado varias veces, también en muchos municipios cercanos, y alguna ocasión por Burgos. Normalmente es un público de más de 30 años al que le gusta este tipo de música que ya no se oye tanto en los medios de comunicación.

En YouTube hay muchos vídeos de vosotros, de la Creedence Time, actuando en pueblos alaveses como Landa, Legutiano, Labastida o mi favorito: Laguardia. ¿Qué tipo de público es el rural?

Es un público muy agradecido porque es muy cercano. Te facilitan todo antes y después del concierto y se crea un ambiente familiar para disfrutar en estos sitios. Aunque no conozcan a la Creedence, te vienen a ver y si tocamos bien nos lo agradecen mucho. Aparte, en esos sitios en verano suele haber más gente de las ciudades que está de vacaciones. Todos van con ganas de pasarlo bien.

Jon, ¿en qué otros grupos habéis estado y estáis hoy día, si se da el caso?

Venimos de varios estilos diferentes: metal, rock, soul, cantautor… Es una buena mezcla para lo que pide la Creedence. Algunos grupos donde hemos tocado son Kafuka Killers (metal), Gen Zero (metal), The Shimonians (soul-funk), The Mug (pop-rock)… Ahora estamos los cinco centrados en este proyecto y es suficiente, porque no nos da la vida para más.

¿Qué edad tenéis?

La mayoría rondan los cuarenta y tantos años. Excepto yo, que estoy en la treintena, y Tito (Eduardo Sanz), el otro guitarrista, que ya pasa de los cincuenta pero que tiene el espíritu más joven y más roquero de todos.

Fotos

Vídeos