'Camela' triunfa en Bilbao con su romanticismo verbenero

El grupo de 'hits' poligoneros llena su concierto con laca, teñidos, cardados y brillantina

JOSU OLARTE

Tiene algo de feria un concierto de 'Camela'. Su trasversalidad es como de fiesta patronal, donde uno se topa con familias completas, cuadrillas de chicas a la moda de extrarradio, parejas de todas las edades o, ¡anda!... clientas de la pelu. El cuñadista dúo del sur de Madrid autoparodia el cartel de 'Grease' en la portada de su último disco 'Me metí en tu corazón' (Warner 17). Bastante laca, teñidos, cardados y brillantina había entre el personal que llenó ayer la sala 'Santana 27' para cantar a grito pelado con Dioni Martín y Ángeles Muñoz su arsenal de 'hits' tecno-rumba y pop-lolailo.

El quinteto en que se apoyan en vivo tiende a una compacta asepsia sonora que, sin disparar ritmos binarios de baile, sepulta las guitarras (eléctrica, acústica y flamenca) por el bombo discotequero de la batería real y las melodías gitanas de su teclista y director musical Silvio Ocaña que el personal identifica y celebra al instante.

«Efectos secundarios»

Con el tema central de su novedad arranca el concierto y el karaoke generalizado. Antes empezar a tirar de 'temitas' clásicos (Dioni dixit ) o «temazos» (según sus fans) avisan de los «efectos secundarios» de sus conciertos, en los que se pierde la voz. Comienzan los juegos vocales y el teatrillo a lo 'Pimpinela' entre Dioni -que con cinta india y vaqueros gira haciendo el avión- y Ángeles, que se mueve ajustándose de vez en cuando su vestido negro como de boda.

Suenan 'No puedo estar sin él', 'Escúchame', 'No volveré a enamorarme'….Se desata la locura y la sucesión de canciones que invariablemente repiten amor y corazón, palabras que, de hecho, aparecen en el titulo de más de la mitad de sus 18 discos. «Hablamos como la gente de la calle, como vosotros», suelta Dioni antes de desmarcarse un momento del guión para inyectar ánimo contra el maltrato de género en 'Ya se acabó el tener dueño'.

Portada del último disco de 'Camela'
Portada del último disco de 'Camela'

Pasan de puntillas sobre su novedad con la rumbita sentimental 'Playa del amor'. Con gritos tipo «¡hay Dios mío!” o «¡guapos» que suelta el publico mayoritariamente femenino antes de corear 'Has cambiado mi vida' o 'La estación del querer' uno siente que la levedad de su romanticismo verbenero contrasta con el carácter que en los 70 y los 80 tenían los grupos de extracción gitana, rumbera o suburbial. Algo que no justifica ni su origen social, ni su popularidad ni la aprobación posmoderna que parecen haber logrado de un tiempo a esta parte de gays, 'celebrities' o 'indies' que acuden verlos al Sonorama.

«¿No son todas iguales?»

Mediados sus conciertos Camela tiran de popurrí para recordar los hitos de un carrera que en 24 años y 1500 conciertos ha logrado pasar de expositor de gasolinera y mercadillo ambulante a colocar más de siete millones de copias. Un récord que en ese lapso solo ha logrado la Oreja de Van Gogh. En Bilbao recuerdan su lejano primer paso por la Aste Nagusia y empalman 'Sueños inalcanzables', 'Háblale de mí', 'Bella Lucía', 'Camela'….«¿No son todas iguales?», pregunta un chaval con camiseta heavy a su pareja. «Eso es lo bueno, igual que AC DC ¿no? para que van a cambiar su gustan a todo el mundo», le responde ella con lógica aplastante.

Más información

Lisonjeros hacia su público, sacan a un fan cántabro para cantarle cumpleaños feliz. Dioni se va muy provisto puesto de merchandising para hacerse con una 'cami' sin mangas y Ángeles contemporiza con una balada en la vena de la canción española melódica -«Son mi debilidad», dice- que permite oír la guitarra flamenca. Recuerdan otra vez que tienen nuevo disco -'No pongas riendas al corazón'- y rompen la rutina melódica con el eurodance orquestal de 'Ilusiones', que suena como un cruce entre Fangoria y Tijeritas

Se quejan de que han nunca les han nominado a un premio. «Pero el mejor premio es vuestro cariño», añade Ángeles. «Tú sí que vales», le cantan, hasta que vuelven a la disco palmera y flamenquita con 'El calor de mi cuerpo'. Y como delirante y festivo encadenan su 'hitazo' poligonero 'Lágrimas de Amor' y 'Cuando zarpa el amor' que aprovechan para que aplaudan a su amplio equipo y tirar desde el escenario un 'selfie' que inmortaliza la gran noche. «Geniales como siempre ¿verdad? Sí como una verbena», sentencia un grupo de chicas .

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos