Lendakaris Muertos: «Me alegro cuando Osasuna baja de categoría»

Los 'lendas' actuales, de izquierda a derecha: Potxeta Ardanza (batería), Aitor Ibarretxe (voz y liderazgo), Joxemi Urkullu (guitarra y coros) y Jokin Garaikoetxea (bajo y coros)./
Los 'lendas' actuales, de izquierda a derecha: Potxeta Ardanza (batería), Aitor Ibarretxe (voz y liderazgo), Joxemi Urkullu (guitarra y coros) y Jokin Garaikoetxea (bajo y coros).
Rock Vasco

Los pamploneses Lendakaris Muertos estrenan este viernes en el Kafe Antzokia de Bilbao su séptimo y último disco

Óscar Cubillo
ÓSCAR CUBILLO

Los Lendakaris Muertos (Pamplona, 2004) son un combo necesario para mantener la salud mental a salvo. Hoy día lo forman Aitor Ibarretxe (voz y liderazgo), Joxemi Urkullu (guitarra y coros, ex Ska-P y No-Relax, el último en incorporarse, cuando la patrulla se reactivó en 2016 tras dos años en barbecho), Jokin Garaikoetxea (bajo y coros) y nuestro admirado Potxeta Ardanza (batería). Recordemos que el bautismo del grupo es un homenaje nominal a los californianos Dead Kennedys, los Kennedys Muertos

En su trayectoria, los 'lendas' han editado discos para empresas ajenas: cuatro con el sello navarro Gor, entre ellos sus obras maestras 'Lendakaris Muertos' (2005) y 'Se habla español' (2006), rebosantes de humor cáustico político pero no censurable, y dos más en la marca valenciana Maldito Records, uno de ellos 'Crucificados por el antisistema' (2012), qué gran título este.

No obstante, su séptima referencia en larga duración (contando el 'Directo a los Güevos', de 2009) la han lanzado ellos mismos, pues han optado por la autogestión absoluta y por el papel de emprendedores al crear el sello Qué Mala Patria. La novedad la han titulado 'Podrán cortar la droga pero no la primavera', la han compuesto y grabado durante una gira sudamericana. La música incide en el punk rock de manual y de filo hardcore, y la lírica abunda en los argumentos que les han hecho grandes (fútbol, droga y sexo borbotean ahora más).

Como el viernes 23-F lo presentan en Bilbao (Kafe Antzokia, 22 h, 12-15 €; telonean Zartako-K), aprovechamos para departir con el siempre despierto Aitor Ibarretxe, que nos atiende desde Pamplona, la capital del viejo Reino de Navarra.

- Tocáis en el Antzoki el 23-F. ¿Para celebrar algo? ¿Por alguna razón especial?

- Tocamos para presentar nuestro nuevo disco 'Podrán cortar la droga pero no la primavera'. Lo de la fecha supongo que será esta porque no habría otra libre…

- ¿Recordáis cómo os enterasteis de ese golpe de mano de Tejero?

- Yo era muy pequeño para darme cuenta. Recuerdo ver a mi madre haciendo las maletas y oír a los vecinos brindando con champán.

- ¿Y dónde estabais el 11-S, a las tres de la tarde, cuando empezaron a chocar los aviones de Al Qaeda?

- Eso sí que lo recuerdo. Estaba en casa de mi abuelita. Había ido a comer allí después del trabajo. Estaba viendo las noticias, al Hermida, donde dijo su ya histórica frase… Mi hermano Asier me llamó para que le contara, porque él estaba en el curro y no podía verlo por Internet ya que las redes estaban colapsadas. Eran los tiempos de terra.es.

- Buf, yo no me enteré da nada. Estaba de comida de celebración y luego fui al cine ver a ‘El planeta de los simios’, en versión de Tim Burton.

- Personalmente, creo que fue más impresentable la versión de Tim Burton destrozando el clásico que el propio 11-S.

- Ejem… Aitor, en verano actuasteis por Los Ángeles, San Diego, Tijuana, Cuernavaca, Ciudad de México, Bogotá, Valparaíso, Santiago de Chile y Buenos Aires. ¿Ganasteis dinero, os patrocinaron el viaje, palmasteis pasta pero os dio igual porque os lo tomasteis como unas vacaciones…?

- En agosto de 2017 hicimos nuestro 'Pandamericana Tour' por todos esos lugares. No te falta ninguno. Fueron 15 conciertos en total. No ganamos dinero, de hecho perdimos un montón de pasta, pero estamos muy contentos por haberlo hecho. Fue una pasada a todos los niveles, no solo musicalmente hablando. A nivel personal y como banda fue una experiencia vital que nunca olvidaremos.

- Si el público sudamericano enloquece ante un grupo de heavy metal historicista como Tierra Santa, ¿a qué estado mental se traslada viendo en vivo a Lendakaris Muertos?

- En América no somos, todavía, tan conocidos como otros grupos de aquí, léase Gatillazo, Piperrak… Eso sí, los fans y las fans lendakarianos son fans a muerte. La gente allí es superculta. Había personas que fueron a vernos con una lista escrita de preguntas y dudas sobre muchas de nuestras letras. Por ejemplo: «¿Qué es Iparralde? ¿Por qué es tan aburrido?».

Portada de su séptimo disco, 'Podrán cortar la droga pero no la primavera' (Qué Mala Patria, 2017).
Portada de su séptimo disco, 'Podrán cortar la droga pero no la primavera' (Qué Mala Patria, 2017).

- ¿Grabasteis el nuevo disco en esa gira?

- Durante la gira compusimos y grabamos el disco. En Ciudad de México estuvimos una semana, alquilamos unos locales de ensayo y allí empezamos a componer los temas. Después nos trasladamos a Bogotá, Colombia, donde continuamos preparando las canciones. Mientras tanto, seguíamos dando conciertos. La gira la terminamos en Chile y Argentina. Allí, en Santiago y Buenos Aires, teníamos alquilados dos estudios de grabación donde grabamos los temas que escribimos en México y Colombia.

- Ajá.

- Aparte de las canciones nuevas, en marzo de 2017, en Madrid, grabamos un concierto en la Sala But. Este concierto se incluye en formato vídeo con nuestro último disco. También está disponible en plataformas digitales en formato audio, con el título 'Sin speed hasta Madrid'. Es un disco en directo en toda regla.

- ¿Habéis editado 'Podrán cortar la droga pero no la primavera' vosotros? ¿Os habéis vuelto empresarios?

- Hemos creado nuestro propio sello discográfico, 'Qué Mala Patria'. Es algo que hacía años que queríamos hacer pero que, por una u otra razón, no habíamos podido llevarlo a cabo. Este 2017 los astros se alinearon y con la ayuda de Panda, nuestra oficina de contratación de conciertos, lo hemos hecho realidad. Estamos muy contentos.

- ¿Suscribís el dicho de 'No hay obrero listo ni autónomo tonto'?

- Ahora que somos empresarios deberíamos decir 'No hay obrero tonto ni autónomo listo'.

- Ja, ja… Ayyy… El disco oficial solo trae 10 cortes, y encima contando la intro del contestador. ¿Andabais cortos de inspiración para componer canciones o cortos de pasta para grabarlas?

- Nos fuimos a América sin nada. Sin ninguna canción, a ver qué nos salía. Lo que salió fue eso. Hay que decir a nuestro favor que se nos olvidó grabar una que incluiremos en el siguiente disco.

- Hum… Noto, y lo digo como fan, que estáis dando vueltas a los mismos temas, que faltan sorpresas. ¿Es difícil componer?

- No, de hecho no nos faltan ideas. Precisamente el Universo Lendakariano trata siempre sobre los mismos argumentos, cada uno adaptado a los tiempos: problema vasco, terrorismo, drogas, algo de temática social, sexo… Sexo cada vez más, estamos haciéndonos viejos… Somos como los Ramones o como AC/DC: ya sabes lo que te vas a encontrar en un disco de Lendakaris.

- No. Lo juro.

- El speed te ayuda a adelgazar y te da energía, 2x1. Es el motor de la clase obrera y de las amas y amos de casa.

- Oye, Aitor, el fútbol tampoco falta en vuestras canciones. ¿Sois de algún equipo? ¿Del Osasuna, del PSG, del Chelsea pijo ahora que sois empresarios musiqueros?

- Ja, ja, ja… ¡No! No nos gusta el fútbol ni somos de ningún equipo. Yo personalmente me alegro cuando Osasuna baja de categoría. De pequeño, en casa de mi abuelita, veíamos los toros y no el fútbol. ¡Incluso el 11-S lo vimos ahí, ya te he dicho!

- Qué pena que ya no den toros en la tele, a no ser que te apuntes a las teles de pago. ¿Qué os parece el presunto soborno del Levante-Zaragoza, que piden dos años de cárcel y seis de inhabilitación para jugadores como Ander Herrera, ex del Athletic y hoy en el Manchester United?

- Ni idea de fútbol… Supongo que, cuando salga de la cárcel, le fichará Osasuna. Como miembros de la clase obrera sin escrúpulos, creemos que cualquiera de nosotros estaría dispuesto a aceptar un soborno… La corrupción no es solo patrimonio de las clases dominantes.

- Por cierto… ¿es verídico el mensaje de contestador que abre el disco, en el que la voz avisa que si se telefonea para que toquéis en un gaztetxe o en un centro autogestionado se mantengan a la espera?

- No, es una fantasía. Muy real por otro lado… Supongo que, si no nos fuese tan bien como nos va, no lo habríamos hecho.

- ¿Cómo será el concierto del Antzoki?

- Presentaremos las canciones nuevas, junto con los greatest hits. Ahora llevamos con nosotros a Eddu, nuestra versión lendakariana de Eddy, la mascota de los (Iron) Maiden. Creo que los Tierra Santa deberían hacer algo así, sacar un muñeco gigante de El Cid, o de Sancho Panza… ¿Vas a ir? Te invitamos a speed.

- Espero ir, pero me lo pasaré igual de bien con un Red Bull. Eres muy amable, Aitor. Oye, en serio: ¿ha habido espías infiltrados alguna vez en vuestros conciertos? De cualquier tipo, ¿eh? Desde la izquierda abertzale hasta la Guardia Civil. ¿Lo habéis sospechado?

- Seguro que sí. ¡No lo había pensado! Posiblemente sean los que luego nos quieren invitar a speed.

- ¿Por qué el título del disco? Nunca me ha gustado 'Podrán cortar la droga pero no la primavera', y lo comento como fan, ¿eh? Aparte de que es demasiado largo.

- Es un homenaje a Neruda, que realmente nos la suda como poeta, pero como estuvimos en su casa de Valparaíso, Chile, daba juego para el título.

- Ah…

- A nosotros nos gusta, y a la gente parece que también, por lo que nos comentan.

- La última pregunta sobre Aberri Txarrak, tu grupo paralelo, con letras en euskera. ¿Qué tal funcionó? ¿Sigue en activo?

- Estamos parados. La vida no da para todo. Y funcionó muy bien teniendo en cuenta la restricción del idioma y que hay que tener el EGA para entender el concepto. Tenemos un montón de canciones nuevas. Cuando llegue el momento… ¡volveremos!

Videoclip anti-futbolero de la canción de Lendakaris Muertos 'Odio los partidos'.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos