El Museo de Bellas Artes adquiere ‘Vista de Bermeo’, una obra maestra de la pintura española del siglo XVIII

El Museo de Bellas Artes adquiere ‘Vista de Bermeo’, una obra maestra de la pintura española del siglo XVIII

El lienzo, pintado por Luis Paret y Alcázar en 1783, ofrece la primera imagen moderna de una localidad del País Vasco

Gerardo Elorriaga
GERARDO ELORRIAGA

El Museo de Bellas Artes de Bilbao presentó este miércoles en rueda de prensa ‘Vista de Bermeo’ (1783), de Luis Paret y Alcázar, una de las obras esenciales de la pintura española del siglo XVIII. El lienzo, en perfecto estado de conservación, está considerado la pieza más importante de la colección de vistas sobre puertos vascos que el pintor madrileño llevó a cabo durante su residencia en Bilbao, el segundo destino del destierro que le impuso el rey Carlos III tras una estancia en Puerto Rico. Además, la obra aporta un testimonio gráfico insólito ya que se trata de la primera imagen moderna de una localidad del País Vasco.

El cuadro ha sido adquirido a los herederos del coleccionista José Luis Várez Fisa, su anterior propietario, gracias a un préstamo, sin coste financiero gracias al patrocinio de BBK, que será sufragado a lo largo de los próximos años con la aportación de los más de 2.500 Amigos del Museo. La institución ha anunciado una próxima campaña de captación de miembros para poder devolver el desembolso de 900.000 euros que ha supuesto la operación.

La figura de quien fuera pintor de cámara de Infante Don Luis de Borbón se ha revalorizado extraordinariamente en los últimos años y, según los expertos, su talla como magnífico representante del rococó peninsular tan sólo ha sido superada por la aportación moderna de su coetáneo Francisco de Goya. El artista permaneció en la capital vizcaína, probablemente entre 1779 y 1787 y constituye un acontecimiento extraordinario en la historia del arte vasco. Durante este periodo, de plena madurez creativa, hizo frente al encargo real de una serie de vistas de puertos del Cantábrico. El pintor se ciñó al litoral vasco y realizó nueve entregas dedicadas al Arenal bilbaíno, Olabeaga, Portugalete, Fuenterrabia, Zarauz, Pasajes y Fuenterrabia.

Enfoque idealizado

La ‘Vista de Bermeo’ es la primera de la que se tiene constancia y precede a todas las demás. Pintada sobre una plancha de obre, da cuenta del puerto en bajamar y debía acompañar a otra que nos lo mostrara bajo los efectos de la tormenta. La obra combina el testimonio histórico, ya que el apunte del natural proporciona una bella visión del puerto menor o viejo y de la arquitectural local, incluida la Torre Ercilla y la desaparecida iglesia de Santa María de la Atalaya, con el enfoque idealizado de barcas con personajes de alcurnia que gozan del paraje. El pintor situó su caballete en el actual muelle Venancio Nardiz, en el punto donde se encuentra hoy la escultura ‘La ola’ de Néstor Basterretxea.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos