‘La vida perra de Juanita Narboni’ de Ángel Vázquez

‘La vida perra de Juanita Narboni’ de Ángel Vázquez
Un libro cada semana

Una mujer madura residente en Tánger a mediados del pasado siglo recuerda su vida en un largo monólogo

César Coca
CÉSAR COCA

No parece fácil entender cómo un libro del que se han hecho dos adaptaciones cinematográficas puede ser considerado una novela maldita. Y, sin embargo, ‘La vida perra de Juanita Narboni’ lo es. Esta obra de Ángel Vázquez fue publicada en 1976 y en fecha tan temprana como 1981 fue llevada a la pantalla por el cineasta donostiarra Javier Aguirre con el título ‘Vida perra’. La protagonista era Esperanza Roy y la acción estaba ambientada en una capital española de provincias. Más tarde, en 2006, la directora marroquí Farida Benlyazid hizo una segunda versión con Mariola Fuentes en el papel principal y, esta vez sí, la ciudad de Tánger como escenario crucial para la acción, como sucede en la novela.

Lo que Ángel Vázquez escribió fue el largo monólogo –descubriremos avanzado el texto que está dirigido a su madre muerta– de una mujer ya entrada en años, lo que antes de la corrección política se llamaba una ‘solterona’, que recuerda los buenos tiempos de su ciudad y los de su propia vida. Juanita Narboni lo examina todo a través del filtro de una ideología conservadora hasta lo ridículo –«a mí no me ha tocado nadie» llega a decir para fijar el contraste con su hermana, que acaba de escaparse de la casa familiar con un hombre– que combina con unos sueños mucho más carnales. Juanita vive con apuros pero aparenta hacerlo de forma desahogada, se codea con la buena sociedad tangerina que a veces trata de esquivarla de la misma forma que ella se aburre en su compañía, y maldice a su familia aunque escogió no abandonar el hogar.

Vázquez indaga en el lenguaje propio de Tánger y experimenta con la voz narrativa, que interrumpe sus recuerdos para contestar al camarero que le sirve el café o para decir para sus adentros algo a la amiga que la saluda desde la lejanía. Juanita es descarnada a veces, irónica siempre, melancólica cuando se acuerda de los mejores años y pesimista cuando mira hacia el futuro. Para muchos críticos, esta novela, que ahora se reedita, es de lo mejor de la literatura española de la segunda mitad del siglo XX.

Fotos

Vídeos