Lo que mi perro te diría

La moda de narrar desde el punto de vista de las mascotas arrasa en el mercado editorial

ELENA SIERRA

Cuarta edición, sexta edición. 30.000 ejemplares vendidos. No, que son 100.000, 200.000 en solo un año. ¡Van a hacer la película! Éxito de ventas en Japón, Reino Unido, Estados Unidos... o aquí, claro. La fiebre por las historias protagonizadas por animales -sobre todo, perros y gatos- es reciente en el mercado editorial español, pero en otros países siempre ha habido un goteo. En los últimos meses es difícil entrar en una librería española y no encontrarse con portadas plagadas de mascotas (la figura de un golden retriever, como en los anuncios de papel higiénico, tiene su tirón).

Veamos: ‘A través de mis pequeños ojos’, ‘El gato que curaba corazones’, ‘A cuerpo de gato’, ‘La razón de estar contigo’, ‘Arthur. El perro que atravesó la jungla para encontrar un hogar’, ‘Memorias de un gato de buena familia’, ‘Las dos orillas’, ‘Un perro’... Bueno, ‘Un perro’ no es exactamente una novela sobre animales, sino sobre la ausencia de uno de ellos y todo lo que hacen los humanos mientras esperan para poder abrazarlo de nuevo. A su autor, el catalán Alejandro Palomas, que el año pasado ganaba el Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil, no se le ocurriría «jamás» convertir a un animal en el narrador de una novela: «Nunca haría hablar a un perro. No puede estructurar una historia. No tiene discurso. A mí se me cae de las manos». Aunque sí lo ha hecho una vez, en el libro infantil-juvenil ‘Las dos orillas’. «Y encima eran dos perros», se ríe.

Palomas reniega de esta fórmula, pero reconoce que tiene su tirón entre los autores y los lectores. «Es que las mascotas son algo muy querido. Aportan emociones y recuerdos muy puntuales que otros personajes no». Esa capacidad para «despertar sensibilidad y emociones», además de «la visión fresca y desenfadada, sin prejuicios» que construye la voz narrativa del animal, es lo que apuntan desde la editorial Duomo Nefelibata como explicación del ‘boom’ de este tipo de narraciones. «Siempre ha habido libros cuyos protagonistas son mascotas, e incluso de grandes y reconocidos escritores como Balzac o Lessing, pero lo cierto es que coinciden hoy en día muchos más. No es algo que sucede solo en nuestro país, sino que se trata de un fenómeno internacional: en Reino Unido, Italia y Alemania las novelas con mascotas como protagonistas se han convertido en auténticos superventas».

Pensar como un animal

En este sello se pueden encontrar títulos como los libros ilustrados de Simon’s Cat (el gato de Simmon), «que son bestsellers internacionales», o las novelas ‘A través de mis pequeños ojos’, de Emilio Ortiz (Barakaldo, 1974, aunque vive desde hace mucho en Murcia), y ‘El gato que curaba corazones’, de la inglesa Rachel Wells. El libro de Ortiz va por su sexta edición en cinco meses y el de Wells vendió en Reino Unido 100.000 ejemplares en uno solo. Los editores preparan más «sorpresas gatunas y perrunas» en vista de la buena acogida.

Alejandro Palomas cree que «es una tendencia que pasará», pero en Duomo opinan que se quedará. «Más allá de una moda, creemos que coincide con que son cada vez más las personas que tienen animales de compañía y valoran lo que éstos aportan en el día a día. Hay una mayor sensibilidad y cuidado hacia los animales. Y normalmente, cuando hay un tema que te toca de cerca o que te interesa, es lógico que busques libros o películas sobre ellos. La literatura, el cine la publicidad y la moda (2017 es el año gatuno en los desfiles de alta costura) siempre se hacen eco de aquello que nos interesa o preocupa».

Emilio Ortiz, el autor de ‘A través de mis pequeños ojos’, lo está comprobando con las aventuras de Cross. El can está inspirado en el suyo, ese perro guía que tanto le ayuda en sus rutinas. Cross acompaña a Mario, un joven invidente que se basa «en muchas anécdotas propias». Tiene claro lo que provoca en los lectores este tipo de narrador: «Su inteligencia animal, intuitiva y emocional, que le hace ser inocente pero perspicaz, desprejuiciado y equilibrado, sin ideologías, le permite criticarnos a gusto de forma muy objetiva. Y eso es casi terapéutico, iluminador. Es analizarte desde fuera». Después de haber escrito un libro «pensando como perro», garantiza que la sensación es maravillosa.

Temas

Libro

Fotos

Vídeos