El Guggenheim, uno de los tres museos de España completamente accesible para las personas con discapacidad

Colas en el Guggenheim de Bilbao./Pedro Urresti
Colas en el Guggenheim de Bilbao. / Pedro Urresti

La pinacoteca eliminó desde 2003 todas las barreras arquitectónicas, auditivas, visuales y sensoriales en sus instalaciones

EUROPA PRESS

El Guggenheim de Bilbao, Museo del Hombre y la Naturaleza del Cabildo de Tenerife y el Museo Thyssen-Bornemisza son los únicos museos en España que han eliminado todas las barreras arquitectónicas, auditivas, visuales y sensoriales en sus instalaciones.

Los tres cuentan con el certificado otorgado por la Asociación Española de Normalización y Certificación (AENOR), que garantiza que son completamente accesibles a las personas con discapacidad. El primero de ellos en lograr este distintivo fue en Guggenheim en 2003 y el último, el Museo Thyssen, en septiembre de 2017.

Algunas de las actuaciones que se han llevado a cabo en estos centros culturales para obtener este reconocimiento son la instalación de mostradores accesibles; la revisión de planes de evacuación que contemplan las necesidades de las personas con movilidad reducida; la automatización de puertas; plataformas salvaescaleras; la adquisición de dispositivos de bucle de inducción magnética para las personas sordas, o la oferta de audioguías, entre otras acciones.

«A pesar de que el arte es eminentemente visual y adaptarlo a personas con discapacidad visual, como es mi caso, puede ser una tarea complicada, o a veces imposible, hay museos que han hecho un esfuerzo importante para llevar el arte a este colectivo», celebra la vicepresidenta del Consejo Territorial de ONCE Madrid, Fátima Peinado, en declaraciones a Europa Press.

Lo mismo opina Esther Ramino, arquitecta y usuaria de silla de ruedas, que sostiene que es «muy importante» que los museos sean accesibles para facilitar el acercamiento a la cultura de todas las personas, «sin hacer una discriminación por su movilidad o capacidades». Asimismo, apunta que hay que entender la accesibilidad «como un bien para la sociedad» y no sólo para las personas que la necesitan en un momento determinado.

El certificado AENOR de Accesibilidad Universal garantiza a todas las personas, al margen de su edad o discapacidad, las mismas posibilidades de acceso a cualquier parte de los espacios construidos y al uso y disfrute de los servicios que se prestan en ellos con la mayor autonomía posible en su utilización.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos