Los genios «subversivos» de Goya y Buñuel

Un espectador contempla una de las obras que componen la muestra 'Los sueños de la razón'./Álvaro Sánchez (Efe)
Un espectador contempla una de las obras que componen la muestra 'Los sueños de la razón'. / Álvaro Sánchez (Efe)

'Los sueños de la razón' explora las conexiones entre la pintura y el cine de los universales creadores aragoneses a través de 55 obras que el Museo Lázaro Galdiano de Madrid exhibe hasta marzo

Miguel Lorenci
MIGUEL LORENCIMadrid

Buñuel estaba harto de que lo comparasen con Goya. De que se repitiera con obstinación que ambos eran aragoneses, sordos, afrancesados, anticlericales e irreverentes, exiliados y creadores geniales. «Pero ahora ya es imposible citar a uno sin pensar en el otro, así que, allá donde esté, tendrá que resignarse», escribió el guionista de Buñuel, Jean-Claude Carrière. Y a establecer una provechosa comparación entre sus universos es lo que hace 'Los sueños de la razón', la muestra que acoge el Museo Lázaro Galdiano de Madrid.

Explora las conexiones entre «dos genios subversivos», asegura Amparo Martínez Herranz, comisaria, junto a José Ignacio Calvo, de la exposición, que a través de 55 obras y cuatro secciones en dos salas conecta el irreverente cine de Luis Buñuel con la crítica e iconoclasta obra de Francisco de Goya.

«Siendo conscientes de la distancia que los separa, reconoce que compartieron principios creativos y posiciones vitales comunes», explican los comisarios. «Huimos de los tópicos -dicen- para poner el acento en el enorme potencial creador de ambos» y analizar «el espíritu crítico y curioso que les permitió explorar las posibilidades del arte para cuestionar la realidad de sus propios contextos históricos», la guerra de Independencia y la Ilustración para Goya y las vanguardias, la Guerra Civil y la mundial para Buñuel.

Nacidos con 154 años de diferencia, ambos compartieron un «audaz interés por la naturaleza humana». Fueron «magistrales creadores de atmósferas innovadoras y tenaces luchadores en busca de los medios de expresión con los que identificarse», dice Martínez. Les une su curiosidad universal -«eran esponjas»- y su espíritu crítico ante la realidad. «También el afán de generar zozobra e inquietud en el espectador», agrega la comisaria. Algo que se hace evidente «tanto en los 'Caprichos' como en los 'Disparates', en las 'Pinturas negras' de Goya y en 'Un perro andaluz' o en la cena de menesterosos de 'Viridiana' en Buñuel», asegura.

FICHA:

Qué: Goya y Buñuel. Los sueños de la razón.

Dónde: Museo Lázaro Galdiano. C/Serrano 122 Madrid. wwwflg.es

Cuándo: del 13 de diciembre al 4 de marzo de 2018.

Cuánto: Entrada gratuita.

Incómodos y libres

Estamos ante «dos genios incómodos conectados por ese ánimo de subversión y su concepto de la libertad creativa», que reivindican la potencia de la imaginación, «convencidos de que esta siempre es libre por más que el ser humano no lo sea». Los dos están también «empeñados en asomarse al interior del ser humano y al mundo de los sueños, sabiendo que lo que iban a encontrar no era siempre gratificante», resume la comisaria.

Max Aub, amigo de Buñuel, destacó como ambos «se habían posicionado contra la burguesía y las instituciones religiosas». Una irreverencia que se hace patente al explorar la conexión más directa entre la obra de Goya y el cine de Buñuel. En la segunda sala, a partir de una autorretrato de Goya y una foto inédita de Buñuel hecha por Ramón Masats en el rodaje de Viridia en 1961 nunca antes positivado, vemos cómo la Silvia Pinal de 'Viridiana' tiene mucho que ver con 'Ruega por ella' de los 'Caprichos'. Cómo los fusilamientos del 3 de mayo inspiran una escena clave de 'El fantasma de la libertad' o los indigentes de 'Los olvidados' son decidamente goyescos. En la misma sala 'La duquesa de Alba y su dueña', cuelga junto a una gran pantalla que proyecta pasajes de algunas de las cintas de Buñuel.

Buñuel escribió en 1926 un guión sobre Goya que nunca se rodó y cuyo original se exhibe en la muestra. «La investigación que hizo dejó en Buñuel un poso que se transparentó en sus obras y nos demuestrar como en ellas evoca ideológicamente a Goya», destacó Amparo Martínez.

Para la comisaria, la sordera que compartieron se convierte en una rasgo más de su genialidad. «Lejos de ser limitadora, acabarán ambos por convertir el problema en una virtud, para mirar la realidad con una distancia iluminadora», asegura.

Tras su clausura en Madrid la muestra se verá en Zaragoza y Calanda -donde nació Buñuel- y después viajará a México y Estados Unidos. Organizada por el Gobierno de Aragón y la Fundación Ibercaja, en colaboración con la Fundación Goya en Aragón y Centro Buñuel de Calanda, incluye pinturas y grabados de Goya, fotogramas y secuencias de películas de Buñuel, documentos y libros de colecciones públicas y privadas y de museos como el de Zaragoza, Camón Aznar, Prado, Reina Sofía, Thyssen o Filmoteca Española. «A través de Goya y Buñuel queremos proyectar Aragón hacia España y el mundo», dijo el presidente de Aragón, Javier Lambán. «Más ahora -agregó- que vemos ejemplos de Comunidades Autónomas en las que por culpa de algunos sectores, absolutamente insensatos, se están empequeñeciendo». «Aspiramos a lo contrario,a que siendo una comunidad autónoma de pocos, a través de nuestro talento, creatividad y compromiso con un proyecto español colectivo, acabemos siendo mucho», concluyó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos