El fundador del Primavera Sound anuncia el fin de los festivales

Público en el Primavera Sound./
Público en el Primavera Sound.

Gabi Ruíz vaticina en el BIME Pro que «en diez años» multinacionales como Live Nation serán las dueñas del negocio de la música en directo

Iñaki Esteban
IÑAKI ESTEBAN

Habían anunciado que Gabi Ruíz, fundador y director del Primavera Sound, era de los que no se callaba, de los provocadores. Y hasta el final de su intervención ayer en el BIME Pro, en el BEC de Barakaldo, respondió con ironía y sin rodeos a las preguntas del director editorial de la revista ‘Rockdelux’, Santi Carrillo. Todo normal, hasta que poco antes de levantarse, cuando ya se había agotado el tiempo de la charla, lo soltó.

«Para mí es el principio del apocalipsis. En diez años festivales como el Primavera Sound no existirán. Se los comerán multinacionales como Live Nation y AEG. Los ejecutivos que antes estaban en las discográficas están locos por quedarse con el dinero del directo y acabarán con gente como yo».

Estrellas como Madonna y Bruno Mars, pero también leyendas rockeras como Nick Cave y John Cougar Mellencamp, están en sus nómina de artistas. «Compran todo, desde las empresas de sonido a las de baños, y nosotros no tendremos donde contratar servicios de calidad. Llegarán, se lo llevarán y no dejarán nada en la zona donde se ha celebrado el festival. Ah, y pondrán los precios que les den la gana».

Ante este apocalipsis, lo mejor es disfrutar de la década que queda y de eventos como el que organiza en Barcelona Gabi Ruíz desde 2001. Ese era el ambiente ayer en el BIME, repleto de profesionales que se dedican a las webs de entradas como SutbHub, a la impresión en 3D, a la realidad virtual y a proveer de electricidad a grandes eventos, mientras en la zona de restauración tocaban grupos emergentes y con proyección como los jovencísimos ‘mods’ de Go Cactus.

Subvenciones, mejor pocas

El Primavera Sound emplea a 40 personas fijas durante todo el año y a más de 3.000 mientras se desarrolla el festival entre finales de mayo y principios de junio. Recibe 300.000 euros en subvenciones públicas, el 3% de su presupuesto, y otro 20% de las marcas comerciales. Al contrario de lo que suele ocurrir, Ruíz no se queja del poco dinero que recibe de las instituciones. «Si quieres que tu proyecto dure, no puedes depender de quién esté o deje de estar en el poder, o de si le gustas un día sí y al otro no a una multinacional».

Critica que haya tanto festival subvencionado, «que ha multiplicado los cachés de los músicos en España por dos, por tres y por cuatro. Para ellos, esto es un vergel». En su opinión, el dinero institucional debería servir para construir cultura musical desde abajo, «escuelas para aprender a tocar instrumentos o locales de ensayos. Eso es lo que forma público y no la subvención directa a la entrada. Es lamentable ir a localidades con un festival pagado con el dinero de todos y que luego no tienen una biblioteca en condiciones».

El Primavera Sound se hizo un nombre contratando a PJ Harvey y a Pixies, y ahora lo pelea para seguir el paso de la música que se está haciendo en todo el ancho universo del hip hop. Su reto consiste en que los más jóvenes también entren.

Fotos

Vídeos