Un escándalo de filtraciones y abusos sexuales salpica a la Academia Sueca de los Nobel

Entrega del Premio Nobel./EFE
Entrega del Premio Nobel. / EFE

El marido de una de sus miembros ha sido acusado por 18 mujeres de vejaciones

ANXO LAMELA

La Academia Sueca, la institución que cada año otorga el Nobel de Literatura, se ha visto salpicada por las acusaciones de abusos sexuales contra el marido de una de sus miembros. También es sospechoso de filtrar el nombre de varios ganadores del premio.

Dieciocho mujeres destaparon hace unos días las supuestas vejaciones y abusos, algunos cometidos en dependencias vinculadas a la academia. Tres de ellas aseguran asimismo que reveló con anticipación en tres ocasiones el nombre del ganador del Nobel, informa el diario ‘Daqens Nyheter’.

Se trataría de la austriaca Elfriede Jelinek (2004), el británico Harold Pinter (2005) y el francés Patrick Modiano (2014), según el rotativo sueco. También podría haberse jactado de estar involucrado en la concesión del Nobel en 2008 al francés Jean-Marie Gustave Le Clézio. Aunque ‘Dagens Nyheter’ mantiene el anonimato sobre esta «personalidad cultural», como ha sido bautizado el sujeto, otros medios lo han identificado como Jean-Claude Arnault, dramaturgo y fotógrafo francés residente en Suecia y casado con la escritora Katarina Frostenson. «Ya nada me sorprende sobre esa persona, ese cabrón. Supongo que lo supo por su mujer», dijo ayer Peter Englund, secretario permanente de la Academia Sueca entre 2009 y 2015.

Las sospechas sobre filtraciones previas del ganador del Nobel de Literatura han abundado en los últimos años, con casos llamativos como el de Le Clézio, cuando la casa de apuestas británica Ladbrokes tuvo que cerrar los pronósticos horas antes del fallo porque el autor había pasado de estar 15 a 1 a 2 a 1. El predecesor de Englund en el cargo, Horace Engdahl, reconoció entonces estar convencido de que había sido una filtración, pero ahora ha rechazado hablar sobre el caso aludiendo a que violaría las normas de la institución, de la que todavía forma parte.

Los rumores sobre la conducta del dramaturgo no eran desconocidos en el mundo de la élite cultural sueca, como ha admitido Englund, que en las redes sociales se sintió aliviado porque el caso «finalmente haya salido a la luz».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos