Salma Hayek: «Me dijeron que no sería más que una camarera o la novia de un criminal»

La actriz Salma Hayek.
La actriz Salma Hayek.

La actriz mexicana protagoniza la buddy movie «El otro guardaespaldas», junto a Ryan Reynolds y Samuel L. Jackson

MARÍA ESTÉVEZ

Con la belleza intacta pero consciente del paso del tiempo, la actriz Salma Hayek regresa a la gran pantalla con un perfil desenfadado. Escoltada por los actores Ryan Reynolds y Samuel L. Jackson, en «El otro guardaespaldas», dirigida por Patrick Hughes, da vida a la mujer de un asesino a sueldo. «Las escenas de acción ya no son lo mismo para mí. Antes podía rodarlas sin sentir nada; ahora, a la mañana siguiente me duele todo el cuerpo durante dos semanas», bromea. Lo mismo le pasa con las resacas: «En mi juventud bebía y me levantaba como una rosa; ahora me pienso mucho beber porque no puedo ni levantarme».

La mexicana, que suena para las nominaciones a los Oscar por su papel en «Beatriz at Dinner» (Miguel Arteta), afirma sentirse orgullosa de una carrera en la que lo que ha conseguido ha sido por sí misma. Comenzó a ganar fama en su México natal gracias a telenovelas como «Teresa» o «El callejón de los milagros» y, pese a los prejuicios, ha logrado una de las trayectorias más estables en su salto a Hollywood, hace más de dos décadas. «A mí nadie me ha regalado nada. Mucha gente cree que por ser bonita te van a ofrecer personajes y eso no es verdad. Para mí fue muy difícil. Llegaron a decirme que volviera a mi país, que nunca iba a ser más que la camarera o la novia de un criminal. Sin embargo, mírame», confiesa a ABC.

Pese a su actividad profesional, nunca ha descuidado lo que considera su papel más importante en la vida: ser madre. «Tengo tres vidas. Entiendo la separación de cada una de ellas y me fascinan. Mi vida familiar es lo que más me importa; luego tengo mi espacio, mi propia vida personal, que es quien realmente soy. Cuando no soy madre y no soy actriz, me escapo a la naturaleza y me dejo llevar por mí misma y mis animales. Allí, llevo una vida simple, donde no necesito nada. Adoro esa vida», reconoce.

Fotos

Vídeos