Philip Roth: un cinéfilo sin suerte con sus adaptaciones

Escena de la película 'Elegy'./
Escena de la película 'Elegy'.

Isabel Coixet y Barry Levinson, entre otros, han llevado al cine las novelas del escritor con desigual fortuna

Oskar Belategui
OSKAR BELATEGUI

Philip Roth ha muerto sin ver llevada a la pantalla la adaptación que David Simon prepara de 'La conjura contra América'. «Improbablemente, tuve el honor de conocer a Philip Roth hace unos meses para discutir una adaptación de su libro. A los 85 años, era más preciso y perspicaz, más hábil intelectualmente y con más ingenio que cualquier persona de cualquier edad. ¡Qué mente tan maravillosa y rigurosa!», alaba en Twitter el creador de 'The Wire'. Aquella historia ambientada en los Estados Unidos de 1940, en la imaginaria coyuntura de un sorprendente triunfo electoral del aviador Charles Lindbergh sobre Roosevelt, dibujaba a una Administración cercana a los ideales nacionalsocialistas de Hitler, con los judíos como culpables de todos los males del país.

'La conjura contra América', una miniserie de seis episodios con profética vigencia en la era Trump, no lo tendrá difícil para erigirse como la mejor adaptación de la obra de un escritor que nunca ha tenido fortuna en el cine. Roth era un cinéfilo ajeno a modas, que en su casa del Upper West Side repasaba a diario películas en Filmstruck, la plataforma de streaming dedicada a los clásicos. De su segunda mujer, la actriz Claire Bloom, se enamoró viéndola en 'Candilejas' de Chaplin; la conoció en 1966 y no se casó con ella hasta 1990.

La primera vez que vemos su nombre en unos títulos de crédito es en un episodio de la mítica serie 'Alfred Hitchcock presenta' de 1960. Ese mismo año, su relato 'Expect the Vandals', la historia de dos marines supervivientes de la guerra en una isla del Pacífico, sirve de base a un olvidable filme bélico producido por el rey del bajo coste, Roger Corman, que ya anticipa su jaez desde su mismo título: 'Battle of Blood Island'. Aunque para títulos, el que le adjudicó la distribuidora española a 'Adiós, Columbus', que entre nosotros se llamó 'Complicidad sexual' (1969). La cinta, hija de su tiempo, empareja a dos jóvenes judíos: un chico de pueblo que trabaja en una biblioteca de Nueva York y la hija de una adinerada familia. Su actriz protagonista, Ali MacGraw, saltaría al estrellato al año siguiente con 'Love Story'.

En 1972, 'El mal de Portnoy' salta al cine de la mano de Ernest Lehman, guionista histórico de Hollywood ('Con la muerte en los talones', 'West Side Story') en su única experiencia en la silla de director. El actor Richard Benjamin aparece demasiado blandengue para dar vida a Alex Portnoy, arquetipo 'rothiano' por excelencia, obsesionado por el sexo y tan lleno de ira como de lujuria. Después hay que esperar hasta 2003 para encontrar una nueva adaptación de la obra del escritor. Nada menos que Nicole Kidman y Anthony Hopkins se pusieron a las órdenes de Robert Benton en 'La mancha humana' (2003), que no por casualidad transcurría en 1998, el año del escándalo Clinton-Lewinsky. La mentira y la renuncia a su propia identidad también han marcado la vida de este profesor universitario que entabla una malsana relación con una mujer de la limpieza de pasado traumático.

'La mancha humana'.
'La mancha humana'.

'La humillación', el relato de un actor teatral en el ocaso de su carrera, que compensa el agotamiento de su vocación con un deseo erótico fuera de lo corriente, se tituló en el cine 'La sombra del actor' y emparejó a Al Pacino y Greta Gerwig en un filme de Barry Levinson apenas visto. 'Indignación' y 'Pastoral americana', ambas de 2016, tampoco acertaron a capturar la complejidad y ambición de las novelas en las que se basan. La primera, de James Schamus, es una historia de iniciación en la universidad; la segunda, la crónica de los años 60 a través de una familia en apariencia perfecta protagonizada y dirigida sin garra por el actor Ewan McGregor.

'Pastoral americana'.
'Pastoral americana'.

Queda para el final 'Elegy', título que Isabel Coixet eligió en 2008 para su adaptación de 'El animal moribundo'. Penélope Cruz es la nueva alumna que pondrá patas arriba la vida del profesor depredador encarnado por Ben Kingsley. Una voz en off reiterativa y el uso facilón de las notas de piano de Satie arruinaban la propuesta.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos