Hollywood condena a Woody Allen

Hollywood condena a Woody Allen

Su hija Dylan Farrow insiste en que abusó de ella cuando tenía siete años y las actrices que trabajaron a sus órdenes reniegan de él

OSKAR BELATEGUI

«¿Cuál es su película favorita de Woody Allen? Antes de responder, les contaré algo que deben saber. Cuando yo tenía siete años, Woody Allen me cogió de la mano y me llevó a un ático sombrío, casi un armario, que había en la segunda planta de nuestra casa. Me dijo que me tumbara boca abajo y jugara con el tren eléctrico de mi hermano. Y entonces me agredió sexualmente». Dylan Farrow, hija adoptiva del director y de Mia Farrow, publicó una carta en 2014 en el ‘New York Times’ en la que volvía a contar que su padre había abusado de ella siendo una niña.

Las acusacionesse interpretaron como un episodio más en la guerra que mantenían desde 1992 Allen y su excompañera –no llegaron a casarse–, quien jamás ha perdonado al director que entablara una relación con su actual esposa Soon Yi, la hija adoptiva que tuvo con el compositor André Previn. El autor de ‘Man­hattan’ perdió la custodia de sus tres hijos en común, dos adoptivos y uno biológico, pero salió indemne de las acusaciones de abusos. Un médico concluyó que o bien la pequeña se inventó la historia o Farrow se la inculcó. En cualquier caso, los cargos fueron retirados.

Silenciada y ninguneada

Dylan Farrow reaparece ahora en plena purga sin precedentes en Hollywood contra el acoso sexual a raíz del caso Harvey Weinstein. La joven, de 32 años, concede este jueves su primera entrevista televisiva al programa ‘CBS This Morning’. «Soy creíble y digo la verdad», asegura con rotundidad en un adelanto que ayer ofreció la cadena. Cuando la periodista Gayle King le pregunta si su propósito es hundir a Woody Allen ella asiente: «¿Por qué no debería querer derribarlo? ¿Por qué no debería estar herida y sentir indignación por haber sido ignorada y no haberme creído todos estos años?».

Las campañas orquestadas por los movimientos Mee Too y Time’s Up han colocado a Allen en el ojo del huracán. Su único hijo biológico, el periodista Ronan Farrow, ha seguido atacando a su padre todos estos años, además de destapar los abusos sexuales de Harvey Weinstein desde las páginas del ‘New Yorker’.

La actriz británica Rebecca Hall, que trabaja en la última película del director, todavía sin estrenar, ‘Un día lluvioso en Nueva York’, decidía donar su salario al fondo de defensa legal para víctimas de abusos creado por actrices y productoras de Hollywood, que suma más de 15 millones de dólares. Hall, que tuvo su primer papel relevante también a las órdenes de Allen en ‘Vicky Cristina Barcelona’, escribió en Instagram que se arrepentía de haber trabajado con el director neoyorquino. «Mis acciones han hecho sentirse a otra mujer silenciada y ninguneada».

Mira Sorvino, que ganó un Oscar por su prostituta de ‘Poderosa Afrodita’, también reniega del realizador y ha escrito una carta a Dylan Farrow en la que le pide perdón. El goteo de actores de sus películas que se arrepienten no cesa: Greta Gerwig, Selena Gómez, Ellen Page, Griffin Newman, Timothée Chalamet... Natalie Portman, que apareció en ‘Todos dicen I Lovw You’, fue entrevistada por Oprah Winfrey. Cuando esta le preguntó si el tiempo de Woody Allen en Hollywood había acabado, no dudó en responder: «Eso espero».

Solo Alec Baldwin ha salido en defensa del realizador, calificando de «injusta y triste» la decisión de los actores de condenarle sin un juicio: «Woody Allen fue investigado por dos estados y no se presentaron cargos. He trabajado con él en tres ocasiones y fue uno de los privilegios de mi carrera».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos