La Fiscalía de la Audiencia Nacional rechaza la denuncia por el cartel de ‘Fe de etarras’

EFE

«Los juegos de palabras no ofenden a las víctimas», afirma el ministerio público, que archiva la causa tras la denuncia de la Unión de Guardias Civiles

Oskar Belategui
OSKAR BELATEGUI

El polémico cartel que Netflix plantó en el donostiarra barrio de Gros para anunciar 'Fe de etarras' no humilla a las víctimas del terrorismo ni es constitutivo de delito. La Fiscalía de la Audiencia Nacional ha rechazado la denuncia de la Unión de Guardias Civiles, que pedía su retirada por un presunto delito de humillación a las víctimas. En el mismo aparecía tachada con espray rojo la frase «Yo soy españoool», en un guiño al Mundial de 2010 que ganó La Roja y que sirve de trasfondo a la nueva comedia de Borja Cobeaga.

Según explica el instructor de las diligencias, «si nos adentramos en el contenido del cartel, la mención 'yo soooy' seguido de 'españoool', en este caso tachada, no es en sí mismo nada y la mención 'Fe de etarras' es el título de la película promocionada, al parecer una comedia, que efectúa un juego de palabras con la expresión 'Fe de erratas', la cual, precisamente, se refiere, según el Diccionario de la Real Academia, a una equivocación o lista de equivocaciones. Por tanto, lejos de cualquier posición favorable a la asesina organización terrorista, ni ofensiva a las víctimas, sin perjuicio de la íntima convicción o sentimientos que pueda generar en determinadas personas».

El Ministerio público señala que el cartel «no puede catalogarse, objetivamente, como conducta especialmente perversa» y no entra en los comportamientos típicos del delito de humillación a las víctimas, que exige una «intención de vilipendiar, agraviar o lesionar el honor» de las personas que han sufrido el ataque de los terroristas o sus familiares.

Estreno en Netflix

‘Fe de etarras’ se estrenará este viernes en el Festival de San Sebastián, en una sesión en el Velódromo de Anoeta ante casi 3.000 espectadores. El 12 de octubre, Día de la Hispanidad, estará a disposición de los 100 millones de usuarios de Netflix en todo el mundo.

El ministro de Interior, Juan Ignacio Zoido, remitía una carta a la plataforma de internet hace unos días señalando que el anuncio le parecía «de muy mal gusto», máxime cuando había sido colocado «en un sitio donde a 300 metros ETA asesinó a cinco personas». La finalidad del cartel, recuerda el fiscal de la Audiencia Nacional, no es otra que promocionar un filme.

«Esta producción, y el cartel que la publicita, pueden resultar frívolos o de mal gusto a determinadas personas, pero no puede considerarse que traspasa la frontera del Derecho Penal. Que se sitúe cerca del lugar de comisión de un atentado es algo puramente circunstancial. Es evidente que fue elegido para una mayor difusión del anuncio», afirma el fiscal, al tiempo que recuerda que es «realmente difícil, desgraciadamente, encontrar lugares céntricos en San Sebastián alejados del lugar de la comisión de un atentado de ETA».

Noticias relacionadas

Fotos

Vídeos