«'Fe de etarras' es una crítica al fanatismo de los nacionalismos vasco y español»

Una imagen de la película.

Borja Cobeaga y Diego San José reciben excelentes críticas en el estreno en el Zinemaldia de su nueva comedia

Oskar Belategui
OSKAR BELATEGUISAN SEBASTIÁN

'Fe de etarras' competirá por los Goya, como han desvelado sus productores en el Festival de San Sebastián. Y eso que solo se verá una vez en un cine: el Velódromo de Anoeta, que esta noche llenará sus casi tres mil localidades para enlazar una carcajada tras otra. «Esta es una película que cuenta qué pasa cuando te tomas demasiado en serio una bandera», explicaron Borja Cobeaga y su guionista Diego San José, que llevaban intentado sacar adelante el proyecto desde 2004. Ha tenido que ser Netflix quien produzca y distribuya la cinta, que estará a disposición de sus 104 millones de suscriptores en más de 190 países desde el 12 de octubre.

Más información

«Nunca nos hemos sentido censurados, no nos vemos como víctimas del sistema», reconocieron los autores de '8 apellidos vascos'. «Lo que ocurre que ibas a una productora con el guión de una comedia romántica y otra sobre un piso franco de ETA y, claro, elegían la primera». ‘Fe de etarras’ es, según ellos, «una crítica al fanatismo de los nacionalismos vasco y español». Llega en un momento en el que España está dominada, apunta Cobeaga, «por el sectarismo y la solemnidad». «En 2003, cuando aparece ‘Vaya semanita’, ETA seguía matando y la sociedad estaba muy hastiada. Ahora hay un atrincheramiento espoleado por las redes sociales, que dogmatizan y hacen que cada día nos rasguemos las vestiduras. La gran derrota sería perder la comedia».

'Fe de etarras' ha sido recibida en San Sebastián con excelentes críticas que coinciden en señalar que es respetuosa con las víctimas y que sus dardos se dirigen a unos terroristas que en 2010 estaban ya fuera de su época. La polémica a cuenta del cartel que Netflix colocó en San Sebastián parece olvidada. «En unas cosas hemos ido hacia delante en este país y en otras hacia atrás», reflexionó Cobeaga. «Que ETA ya no mate es el mayor paso que hemos podido dar. Toda España se rió del yihadista español del ISIS, y eso me parece una cosa muy sana. Reducir a un terrorista a un chiste tiene que escocer, es un triunfo de esta sociedad».

Fotos

Vídeos