Álex de la Iglesia: «Terele me ha cambiado la vida y me ha enseñado a vivir»

Álex de la Iglesia, en el tanatorio donde se encuentran los restos de la actriz. / AGENCIAS

«Era única, con un temperamento fortísimo, con un talento arrollador», afirmó en el tanatorio donde se encuentra la capilla ardiente de la actriz

ELCORREO.COM

La recientemente fallecida Terele Pávez ocupa un lugar en el corazón del director de cine bilbaíno Álex de la Iglesia. «Me ha cambiado la vida y me ha enseñado a vivir», aseguró este sábado emocionado en el tanatorio de San Isidro de Madrid, donde acudió para darle un último adiós.

Allí permaneció la capilla ardiente de Terele Pávez, a la que también llegaron actrices como Kiti Manver o Charo López, hasta las 21:30 horas, momento en el que se cerró para trasladar el cuerpo a El Escorial para su incineración, sin presencia de familiares ni allegados. El director contó con la actriz para muchas de sus películas, entre ellas 'Las brujas de Zugarramurdi' o 'El día de la bestia'. Negó haber relanzado la carrera de la actriz: «Todo lo contrario (...ya era una de las actrices más importantes del país cuando la conocí».

Noticias relacionadas

«El trabajo de Terele supera muchísimo mis películas», aseguró el director. ¿Cómo es trabajar con ella? «Es como si te preguntan cómo es vivir», respondió De la Iglesia. «He tenido la suerte de conocer a la mujer que ha cambiado mi vida y que me ha enseñado a vivir y he aprendido muchísimo con ella, sobre todo a ser mejor persona».

El director relató que Terele «más que peculiar era única, con un temperamento fortísimo, con un talento arrollador», demostrando «una capacidad de amar a los demás alucinante», siempre preocupada por sus compañeros de rodaje. «Era una mezcla increíble de fortaleza y sensibilidad", asegura. Además, subrayó la calidad de la actriz en cintas como 'Cañas y barro', 'Los santos inocentes' o 'Fortunata y Jacinta'.

Carolo, hijo de Terele Pávez, atiende a una periodista en el tanatorio. / EFE

Su hijo: «Ha sido todo demasiado rápido»

El hijo de Terele Pávez, Carolo llegaba poco después de las diez de la mañana, cuando se abría la capilla ardiente, y lo hacía con un cuadro con el dibujo de una mujer que, según relató, le regalaron a su madre tras grabar 'Las brujas de Zugarramurdi' (2013), por el que recibió un Goya en la categoría de reparto. Un cuadro que tiene un gran significado personal porque una antigua pareja suya le hizo un retrato a Pávez que está expuesto en un museo, y al hacer esa película un amigo encargó una copia del mismo para la actriz.

Después de dejar el cuadro en el tanatorio, Carolo, emocionado decía: «dar gracias a toda la luz de amor que nos está llegando. Es imposible responder a todo el mundo como es debido, son demasiadas cosas». Y lo son porque todo «ha sido demasiado rápido». Terele tenía una «salud de hierro», pero un «cuadro delicado» por su edad y, como decía su hijo, «era la mala salud de hierro, que uno va aguantando hasta que ha ocurrido esto sin avisar e inopinadamente».

Tenía 78 años y varias enfermedades, como diabetes y arritmias, que a veces le hacían recaer pero de las que siempre se recuperaba, hasta este viernes que sufrió el derrame mortal. A Carolo le sorprendió porque estaban los dos en casa, y ella empezó a sentirse mal y el vio que estaba rara, pero Terele -«es que somos muy cabezotas», dice Carolo- no quiso que llamara a los servicios de urgencia y decidieron irse en un taxi.

Charo López, a su llegada al tanatorio. / EFE

Rodeada por sus compañeros de profesión

De ella también se acuerda la actriz Charo López, que mostró este sábado en el tanatorio su admiración por la actriz: «era una artista que hiciera el papel que hiciera, siempre era genial». Pero también lo hacía de ella como persona: «Yo la admiraba mucho. Me parecía peculiar por su sinceridad y su honestidad. Era de verdad, como otra persona cualquiera y de ahí la naturalidad que expresaba», comentó.

Han sido numerosos los compañeros que han acudido al tanatorio a despedir a la actriz y sobre todo amiga, pero muchos han querido hacerlo sin mostrar sus rostros de dolor, como la actriz Pilar Bardem, acompañada por Pepe Viyuela. Tampoco faltaron Carmen Machi y Concha Velasco.

Representantes de diversos partidos políticos se han acordado de sus imborrables papeles, y el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha ensalzado el «marcado temperamento y estilo propio» de Terele Pávez.

Fotos

Vídeos