«Las chicas no tenemos visibilidad»

Elisabeth Rosado, ‘Isisbella’, es la primera mujer directora de un equipo de eSports, el CE Sabadell./Borja Agudo
Elisabeth Rosado, ‘Isisbella’, es la primera mujer directora de un equipo de eSports, el CE Sabadell. / Borja Agudo

Los deportes eléctrónicos ganan fuerza, pero de momento las gamers, presentes en el Fun & Serious, siguen siendo una minoría

MIKEL FONSECA

Al mundo del videojuego siempre le han perseguido dos clichés. Uno, que sus adeptos son antisociales que prefieren el brillo de una pantalla a la compañía humana. No hacía falta entrar en el Euskalduna, bastaba con pasar por Abandoibarra para comprobar que los asistentes al Fun & Serious estaban deseosos de conocer gente nueva y divertirse. El segundo tópico tiene algo más de verdad: que es un hobby reservado para el género másculino. Y no porque ellas no quieran jugar, sino al contrario: porque no les dejan.

Elisabeth Rosado, ‘Isisbella’ en la Red, ha vivido en sus propias carnes esta discriminación. Empezó a jugar en su adolescencia, y con 17 años empezó a competir en torneos locales. Su excelencia -particularmente en el videojuego de disparos ‘Halo’- llamó la atención de un ojeador estadounidense, que rápidamente la fichó para su equipo. Hoy puede presumir -pero no lo hace- de ser la primera mujer en España al frente de un equipo de deporte electrónico. Capitanea la recién nacida división de eSports del CE Sabadell (también forma parte de la dirección del club de fútbol), y en solo tres meses ha guiado a su formación hasta la victoria máxima de España en el videojuego ‘Rocket League’.

Pero no ha sido un camino fácil. Antes de ‘Isisbella’, utilizaba otros alias, a menudo masculinos, para evitar la discriminación por parte de miembros de su propio equipo. «Eres una inútil, mejor vete a fregar» son algunos de los insultos habituales que ha tenido que soportar por ser mujer y gamer. En una ocasión, por error, se refirió a si misma en femenino en el chat de su equipo. «Al día siguiente me dijeron que ya no me querían. Y eso que tenía los mejores resultados».

Noticias relacionadas

Como lo que no te mata te hace más fuerte, estas experiencias y su paso por un equipo norteamericano -mucho más disciplinados que aquí- forjaron el carácter estrícto con el que lidera a su equipo, al que somete a un régimen de entrenamiento digital y ejercicio físico. Como ocurre en el deporte tradicional, suele ojear competiciones amateurs para reclutar promesas del ocio electrónico, prestando atención a su psicología. «Eché a uno del equipo porque no me gustaba su actitud, insultaba a sus compañeros».

Rosado evita las apariciones públicas porque sabe que hay una horda de ‘trolls’ esperando en Twitter para recriminarle cualquier desliz que cometa. Le gustaría poder cambiar la situación, pero sabe que es complicado. Otras lo ven con optimismo. Alejandra Castanedo, ‘MissRayman’, es otra gamer, algo más veterana que Rosado, y cree que «en unos diez años» las cosas pueden cambiar mucho. «He jugado desde niña a videojuegos, y antes era impensable hablar de ello con chicos. En el instituto y en la carrera, directamente pasaba de hablar con nadie. Ahora está más normalizado, hay más mujeres en el desarrollo de videojuegos, yo incluida, y creo que irá a más».

Programa para hoy

Fun Zone
250 títulos, entre grandes clásicos de los videojuegos y promesas independientes, están disponibles de 11 a 21 horas.
Gala Golfa
A las 18 horas, el auditorio del Euskalduna abrirá sus puertas para este irreverente show presentado por las youtubers Jen Herranz y Karen Hernández.
Vit Talks
Punto de encuentro donde reflexionar sobre las nuevas tendencias del videojuego.

«Hay un talento brutal», incide ‘MissRayman’, «pero las chicas no tenemos visibilidad». Aún más en el terreno de los eSports. En Corea del Sur o Estados Unidos, donde los virtuosos del teclado y el ratón son superestrellas que nada tienen que envidiar a las de los deportes tradicionales, apenas hay mujeres entre los grandes nombres. «Nos faltan referencias», resume.

Intrusismo gamer

Y las que sí tienen visibilidad, por ejemplo retransmitiendo sus partidas por YouTube, a veces juegan en contra para la entrada definitiva de las mujeres en los eSports. Sin dar nombres concretos, ambas gamers coinciden en denunciar el «intrusismo» en el mundo del deporte electrónico. «Las jugadoras famosas, las que salen en las revistas de videojuegos, son al final las menos profesionales. Se nota a la legua. Solo dan grititos, hacen bromas y enseñan carne. Y luego dicen que son feministas, que es la visualización de su naturaleza. No, no te engañes. Sus seguidores son todos babosos. Es machismo de lo más primario, y están ridiculizando a las que sí se lo toman en serio», sentencia Rosado. «Si sólo me importase tener más seguidores, jugaría con un escotazo o me haría fotos sugerentes con un mando, como hace más de una», bromea cínicamente su nueva amiga.

«Eres una inútil, mejor vete a fregar» y otros insultos machistas son la tónica habitual en los chats

Rosado y Castanedo no se conocían antes de esta edición del Fun & Serious, pero la complicidad se hace patente de inmediato. Ríen al comprobar que ambas criticaron por Twitter el polémico ‘Gaming Ladies’, un encuentro no-mixto para mujeres gamers. El evento, programado para el pasado junio, tuvo que ser cancelado por las presiones de jugadores masculinos. «Pero lo más hipocríta es quién estaba detrás: La Liga de Videojuegos Profesional -la principal competición de eSports de España-, que hasta hace bien poco solo aceptaba a equipos completamente de hombres». Ellas abogan por crear un espacio en el que hombres y mujeres puedan competir y disfrutar juntos del ocio digital. «Si nosotras sufrimos discriminación, precisamente, por eso, tenemos que ser las primeras que no discriminemos».

El Bilbao Basket se prepara para entrar en los eSports

«Esto va de acercar el deporte tradicional y los eSports. Ver qué pueden aportarse el uno al otro». Así resume Xavier Cortés Tuvio su proyecto con el Bilbao Basket, que de momento está dando sus primeros pasos, pero a juzgar por la multitud congregada en su stand del Euskalduna, la idea promete. Los hombres de negro cambiarán la cancha por la pantalla, pero «tras un largo recorrido, al menos falta un año». Para Cortés, la clave está en los «valores». Por ejemplo, rechaza que el equipo participe en competiciones de videojuegos de corte violento o militar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos