Aire para otros once meses en la Azoka

La feria de la cultura vasca ha estado marcada por el éxito de público y de ventas./Maika Salguero
La feria de la cultura vasca ha estado marcada por el éxito de público y de ventas. / Maika Salguero

La feria de Durango supera las expectativas de editoriales y discográficas con más de 110.000 visitantes y un impacto económico de 7,2 millones de euros

VIRGINIA ENEBRAL

La Azoka presentaba ayer una imagen inusual de pasillos semivacíos y mostradores sin colas, con la eterna excepción de Toti Martínez de Lezea. La última jornada, sin embargo, no refleja en absoluto el éxito de la 52 edición, que ha cifrado su impacto económico en 7,2 millones de euros teniendo en cuenta el número de visitantes a lo largo de los cinco días, más de 110.000, y el gasto medio de cada uno de ellos. «Estos guarismos demuestran que merece la pena invertir en este encuentro de la cultura vasca», subrayan la organización del evento.

La feria ha estado marcada por arrancar en festivo, lo que ha significado que el alumnado no protagonizó la apertura de puertas. Precisamente el miércoles fue la jornada con mayor afluencia de público, una asistencia que ha ido decreciendo con el paso de los días. Esta concurrencia se ha dejado notar en las ventas, que tanto editoriales como discográficas califican de «positivas». «Nuestro objetivo era vender 1.200 libros y el sábado ya estábamos en 1.749. ¡Con eso te digo todo!», evidenciaba Gorka Arrese, editor de Susa, quien reconocía que la casa tiene un mínimo asegurado por los primeras espadas con los que cuentan. «En 2016 fue Kirmen Uribe, el anterior Harkaitz Cano, y en esta ocasión, nombres como Uxue Alberdi o Eider Rodriguez». Además, de los números, Arrese destaca la calidad de la producción euskaldun. «Mejora año tras año. No nos damos cuenta del gran momento cultural que estamos viviendo».

«Días beneficiosos»

Pello Elzaburu también se muestra contento con las cuentas. «Con lo que sacamos aquí cogemos aire para los otros once meses». El editor de Pamiela subraya el despunte que han tenido los álbumes ilustrados. «Hace tiempo vimos una carencia, sobre todo para menores de seis años, y decidimos apostar por este género. De ser minoritario ha pasado a ser un boom». Ellos cuentan con la reciente ganadora del Premio Euskadi de literatura infantil y juvenil, Leire Bilbao. Detrás de Txalaparta está Mikel Soto. «Ha sido una buena edición, mejor que la anterior». El responsable de la casa navarra señala el auge de los ensayos políticos entre la juventud. Su homologo en Erein, Inazio Mujika, coincide con él. «Antes de que arranque la Azoka siempre tienes miedo, pero han sido días beneficiosos». De la misma opinión es Juanmari Larrarte, responsable de comunicación de Elkar. «Las ventas dependen de tus novedades. Si traes una estrella, se nota, pero en general ha venido mucha gente».

Las novedades musicales no han sido ajenas a esta realidad y tanto discográficas como grupos aseguran que la feria ha estado «abarrotada», agotándose muchos discos. Los actos programados en cada uno de los ocho planetas de este universo de la creatividad también han sido multitudinarios. Plateruena se quedó sin entradas para el concierto de Glaucoma, Ahotsenea vivió grandes colas con Berri Txarrak y los pases de ‘Handia’ y ‘Errementari’ han sido lo más destacado de Irudienea.

LOS MÁS VENDIDOS Libros

Jenisjoplin, de Uxue Alberdi

Mokotxiki, de Leire Bilbao

Bihotz handiegia, de Eider Rodríguez

Ittun, de Toti Martínez de Lezea

Horma, de Anjel Lertxundi

Maren y Libe, de Alaine Agirre

Gu orduko hauek, de Garazi Arrula

Arrutiren banda, de Jon Arretxe

Txoriak dira bederatzi, de Tere Irastorza

Gelditu zaitezte gurekin, de Ana Malagon

Discos

Ongi etorri Basakabira, de Go!azen

Infrasoinuak, de Berri Txarrak

Kalima, de Glaukoma

Z.E.R.O., de Governors

20 urte, de Zea Mays

Om, de Izaro

Leiho bat zabalik, de Jabier Muguruza

Amari, de Yogurinha Borova

Mikel Laboa, de Delorean

Aske maitte, aske bizi, de Gatibu

Temas

Durango

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos