La actividad cultural y los eventos en el Palacio Euskalduna crecen un 12%

Dirty Dancing fue uno de los grandes atractivos del Euskalduna en 2017./Yvonne Fernández
Dirty Dancing fue uno de los grandes atractivos del Euskalduna en 2017. / Yvonne Fernández

Albergó 823 eventos y tuvo un beneficio de explotación de 301.691 euros, algo inferior al año anterior. Su impacto en el PIB vasco es de casi 90 millones de euros

JESÚS J. HERNÁNDEZ

«Ha sido un año que veíamos complicado y, al cerrarlo, tenemos que decir que ha sido muy bueno». Andoni Aldekoa, director del Palacio Euskalduna, está satisfecho con el repunte de eventos logrado por el icónico barco varado a la orilla de la ría. 823 eventos han pasado por allí en 2017 (455 eventos y congresos y 368 representaciones culturales). En términos generales, la actividad ha crecido un 12% respecto a 2016.

La diputada foral de Euskera y Cultura, Lorea Bilbao, subrayó que «las cifras del año pasado indican que el Palacio Euskalduna goza de buena salud, que sigue vivo, activo. Euskalduna se consolida como un referente en oferta cultural, además de un lugar de meetings, de congresos, espacio para negocios». La facturación de espectáculos ha crecido un 4% gracias a conciertos de música clásica, pop-rock, recitales, ballet, zarzuela, ópera, teatro, jazz, musicales y otros espectáculos musicales. El beneficio de explotación ha sido de 301.691 euros. Es quizá la nota agridulce ya que en 2016 fueron 400.000 euros. Aldecoa lo atribuyó «a un segundo semestre con menos espectáculos grandes y a las reformas acometidas en las rampas que nos obligaron a cerrar una parte desde junio». El impacto económico del palacio sobre el PIB vasco es de 88,45 millones de euros.

La diputada foral abogó por que «el Euskalduna se identifique con proyectos de referencia como la BOS, la ABAO, y también con otros no tan grandes, en definitiva con el tejido cultural vizcaíno, tiene que servir como plataforma para impulsar la internacionalización, debe ser una una ventana al mundo del talento 'made in' Bizkaia». «Cuando un niño quiere ser futbolista quiere jugar en San Mamés, si es pelotari quiere estar en el Bizkaia Frontoia, y si es artista debe querer estrenar en el Euskaduna», concluyó en Bilbao.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos