2.000 profesionales del arte denuncian el acoso sexual en su sector

Jenny Holzer./AFP
Jenny Holzer. / AFP

Galeristas, comisarias y creadoras revelan en un manifiesto los abusos sufridos. Se suman a una campaña mundial «que busca generar debate y destapar más casos»

EL CORREO

El escándalo de abusos deshonestos y violaciones que ha puesto en la picota a Harvey Weinstein no ha hecho más que abrir la veda. Desde hace tres semanas, el todopoderoso productor y distribuidor de Hollywood ha dejado de ser un intocable. Y más de lo mismo sucede ahora con un sinfín de profesionales de ámbitos muy diversos que hasta ahora actuaban -libre e impunemente- como depredadores sexuales de sus empleadas y colaboradoras. Ayer se colgó un manifiesto en internet, firmado por 1.600 profesionales del mundo del arte que se declaran sin tapujos testigos o víctimas de acoso sexual. Entre los signatarios, destacan figuras tan reputadas como Cindy Sherman, Helen Marten, Coco Fusco, Laurie Anderson, Jenny Holzer, Tania Bruguera y Cristina Garrido. Todas ellas han hecho frente común contra los abusos sexuales, coordinándose mediante mensajes de WhatsApp. Las redes sociales han servido de aliadas para la causa, como la mejor forma de tejer alianzas y promover la transparencia. Luchan contra el anonimato y el secretismo que ha permitido prácticas infames y perseguibles por la ley.

«Ahora somos demasiadxs para que se nos ignore -se dice con una fórmula llamativa que se reitera en el texto cada vez que se menciona a las personas que lo rubrican-. Artistxs, administradorxs, asistentxs, becarixs, curadorxs, directorxs, escritorxs, editorxs, educadorxs, estudiantxs, galeristxs, y otrxs trabajadorxs del mundo del arte hemos sido manoseadxs, debilitadxs, acosadxs, infantilizadxs, despreciadxs, amenazadxs e intimidadxs por los que están en posiciones de poder y controlan el acceso a recursos y oportunidades», se denuncia en la proclama. El manifiesto cuenta con el respaldo de cientos de artistas, comisarias y galeristas, que buscan generar debate y destapar más casos.

El pasado miércoles, causó conmoción y espanto en el gremio la dimisión del antaño omnipotente Knight Landesman, exdirector de la revista Artforum, acusado de abusos por nueve mujeres. «No nos sorprende que nos haya manoseado en una feria de arte mientras nos prometía que nos ayudaría en nuestra carrera», se recoge en el documento que puede leerse en internet. Una confesión escalofriante, como la que hizo ayer Maribel Verdú, en pleno rodaje de ‘Ola de crímenes’, de la directora Gracia Querejeta. «El abuso sexual se ha dado toda la vida dentro y fuera de la industria del cine», aseguró la actriz madrileña.

36 diputados tories

En el panorama político internacional, las espadas también están en alto. Un informe interno elaborado por el Partido Conservador implica al menos a 36 diputados tories en episodios de acoso sexual, abuso verbal y tocamientos. La premier Theresa May ha pedido al presidente de la Cámara de los Comunes, John Berkow, que pase a la acción para prevenir la «conducta sexual inapropiada». Al menos tres altos funcionarios del Gobierno están en la picota del escándalo sexual a raíz de la campaña #MeToo, que está removiendo los cimientos de Westminster.

Los portavoces de la Cámara de los Comunes, con John Berkow a la cabeza, han advertido que «la responsabilidad primera y última es de los propios partidos políticos; tiene que haber una tolerancia cero».

Fotos

Vídeos