Zorrozaurre será una isla este verano

Tres excavadoras han iniciado ya las obras para retirar la tierra./JORDI ALEMANY
Tres excavadoras han iniciado ya las obras para retirar la tierra. / JORDI ALEMANY

Las máquinas comenzaron ayer a abrir el canal de Deusto

José Mari Reviriego
JOSÉ MARI REVIRIEGO

Las obras para abrir el canal de Deusto ya han comenzado, pero eso no debería ser noticia. De hecho, la península de Zorrozaurre tendría que haberse convertido hace tiempo en esa isla de oportunidades con la que sueñan los responsables municipales desde el mandato pasado. Pero lo cierto es que las máquinas acaban de iniciar el tajo, y eso constituye toda una novedad y una imagen más que simbólica en una operación que acumula más de dos años de retrasos y contratiempos. Hasta el propio alcalde, Juan Mari Aburto, no pudo evitar un ‘quejío’ en la presentación del proyecto de presupuestos de 2018 al confesar que esperaba que los trabajos arrancasen «de una vez por todas».

Por fin, las máquinas han iniciado la excavación en la lengua que va desde el puente de Gehry a la ribera de la ría. En total, hay 360.000 metros cúbicos de tierras esperando a ser retirados rumbo a vertederos autorizados y el Puerto de Zierbena, donde servirán de rellenos.

Al menos tres excavadoras han comenzado a trabajar en el movimiento de terrenos. En esta primera fase, la constructora retirará la capa más superficial: hasta dos metros de profundidad. Se trata de un material que, sin llegar a estar contaminado con residuos de riesgo, precisa de un tratamiento.

360.000 metros cúbicos de tierras tendrán que ser retiradas para poder abrir el canal de Deusto. De ellos, 270.000 saldrán a bordo de gabarras con destino al Puerto, donde se usarán como rellenos, y el resto, cargados en camiones

Una vez eliminada esa capa, las máquinas se emplearán a fondo, según las previsiones de la concejalía de Obras y Servicios que lidera Ricardo Barkala. La idea es que Zorrozaurre sea una isla a finales del próximo verano. La apertura del canal, concebida para gestionar mejor una eventual crecida de la ría, será entonces una realidad aunque probablemente aún no estén urbanizadas del todo las nuevas riberas.

Obras y Servicios confía en que a partir de ahora las obras adquieran un buen ritmo. En la siguiente fase se moverán 270.000 metros cúbicos de terrenos que saldrán por la ría a bordo de gánguiles. En los momentos de mayor intensidad del tajo funcionarán por el aún canal hasta ocho gabarras con destino al Abra Exterior. El resto de las tierras serán transportadas por una flota de camiones.

Se pasará así página a las penalidades del canal. Primero, el Gobierno de Aburto rescindió el contrato a la adjudicataria original por acumulación de retrasos. Cuando todo parecía encarrilado con un nuevo concurso, la constructora mejor valorada renunció, lo que obligó a seleccionar a la siguiente empresa clasificada, que presentó un presupuesto de 10,2 millones, 700.000 euros más caro que la oferta inicial. Aunque las obras se anunciaron para septiembre, han tenido que pasar dos meses más hasta ver las máquinas dar forma a la isla.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos