Zorrozaurre será una isla en el verano del próximo año

Zorrozaurre será una isla en el verano del próximo añoGráfico

El Ayuntamiento de Bilbao encarga por 9,53 millones el remate de una obra que no concluyó la anterior empresa adjudicataria

Josu García
JOSU GARCÍA

El Ayuntamiento de Bilbao confía en que la excavación del canal de Deusto se reanude en agosto. El Consistorio adjudicó ayer el contrato que sacó a concurso en octubre del año pasado para relanzar un proyecto que se había enquistado por la petición de la anterior empresa concesionaria de ampliar el presupuesto. La obra, que acumula ahora mismo más de 18 meses de retraso, está calificada de estratégica: es una de las grandes apuestas del actual equipo de gobierno y permitirá convertir la península de Zorrozaurre en una isla, mejorando la inundabilidad y la capacidad de desagüe de la ría, en caso de inundaciones.

En realidad, eliminar el istmo de Botica Vieja se hace imprescindible para garantizar el futuro desarrollo urbano del último suelo que le queda a la villa para su expansión y crecimiento. Y en esta pelea, el Ayuntamiento dio ayer un paso importante. La Junta de Gobierno otorgó luz verde a la propuesta planteada por la Unión Temporal de Empresas (UTE) formada por Dragados y Hermanos Elortegi para rematar el tajo. La UTE cobrará 9,53 millones de euros por excavar los 360.000 metros cúbicos de tierra necesarios.

Los obreros y máquinas tendrán un año de plazo. «Esperamos retomar las obras en agosto, por lo que dentro de 14 meses, para el verano de 2018, Zorrozaurre será ya una isla», asegura Ricardo Barkala, concejal de Obras y Servicios, que reconoce que se trata de un proyecto complejo en su ejecución. «Pero esperamos que ahora todo vaya bien y se cumplan los planes. Va a ser una iniciativa que dejará una huella histórica en la ciudad», valora.

Los trabajos para abrir el canal de Deusto comenzaron en mayo de 2014. El concurso inicial se adjudicó en febrero de aquel año, un mes antes de que Iñaki Azkuna falleciera. La encomienda incluía la construcción en seco del puente Frank Gehry y el posterior vaciado del terreno. La adjudicataria cumplió con la primera parte del cometido pero pidió más dinero para continuar al entender que se habían introducido cambios que encarecieron el proyecto. El enfrentamiento acabó en rescisión y en la licitación de un nuevo contrato.

Ahora, Dragados y Hermanos Elortegi excavarán el itsmo, tal y como pedía el Ayuntamiento. Se actuará en tres fases. La lengua de tierra se empezará a atacar desde el punto más cercano al puente Euskalduna. La primera tarea es colocar un frente de tablestacas que impida la entrada de agua. Los operarios tendrán que profundizar 10 metros. Los primeros seis se retirarán con excavadoras y el resto del trabajo se hará desde el mar y lo ejecutarán dragas y ganguiles.

Cargadero y depuradora

De los 360.000 metros cúbicos de acopios, unos 80.000 (los que se supone que están contaminados por la intensa actividad industrial) irán a un vertedero autorizado en camión (se estima que el tránsito total de vehículos pesados rondará los 8.000 convoyes), mientras que el resto partirá aguas abajo a bordo de barcos para servir de relleno en las obras de ampliación del puerto de Bilbao. Habrá tal trasiego de embarcaciones que será necesario habilitar un cargadero en la ribera de Zorrozaurre que mira hacia Deusto. Además, la UTE está obligada a levantar una depuradora provisional que limpiará el agua que pueda penetrar en la excavación para evitar que entre en contacto con materiales contaminados.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos