No llueve tanto en Bizkaia desde 1950

No llueve tanto en Bizkaia desde 1950

Regresa el agua y la ría podría desbordarse el viernes si se cumplen las previsiones

JOSE DOMÍNGUEZ

El paraguas suele ser compañero inseparable del vizcaíno desde noviembre a finales de enero, el periodo más lluvioso del año. Pero es complicado recordar un trimestre en que su uso se haya hecho tan necesario como éste que hoy termina, uno de los más inestables en el plano atmosférico que se han vivido en la cornisa cantábrica. Salvo sorpresas que no se esperan para las próximas 24 horas, la Agencia Estatal de Meteorología ha contabilizado en la provincia 728 litros por metro cuadrado en los últimos 90 días. El registro roza los 736 que se alcanzaron por las mismas fechas de 1949 y 1950. «Aquella fue la vez que más ha llovido en Bilbao», subraya la responsable del servicio meteorológico en el País Vasco, Margarita Martín.

De hecho, esta noche vuelve el mal tiempo. Podría llover algo. El jueves y el viernes se espera mucha agua. Hará más frío de lo normal incluso para estas fechas, «porque el viento del noroeste traerá una nueva bajada de las temperaturas». De al menos cuatro grados respecto a los 14 registrados ayer en apenas 24 horas, aunque probablemente sean unos cuantos más. «El mal tiempo aumentará: levantará un poco el sábado pero el domingo volverá a estropearse, y es posible que durante toda una semana», asegura. Las pleamares pueden elevar el nivel del agua casi 60 centímetros por encima de lo normal, especialmente en la de la madrugada del viernes sobre las seis de la mañana. No se descarta que la ría pudiera desbordarse, ya que bajará bastante cargada de agua a su paso por Bilbao».

Estamos por tanto ante la época más lluviosa desde 1950. Margarita Martín ha buceado mes a mes todos los años desde que en 1948 Aemet comenzó a recoger datos estadísticos en Bizkaia y ha encontrado algunos curiosos. «Como los 90 litros que cayeron entre noviembre de aquel año y enero de 1949, coincidiendo con la conocida como ‘la pertinaz sequía de Franco’». En aquel trimestre, «sólo llovió nueve días». Una época de preocupantes carencias para la población que culminó abruptamente con tormentas y vendavales como los que asolaron el territorio histórico el invierno siguiente y que mantienen los mencionados números de récord.

Tampoco están demasiado lejos las lluvias de 1971, con 670 litros por metro cuadrado; o los 660 que cayeron en 1960. Hasta la presente, los 90 días más pasados por agua de los últimos tiempos se registraron en 2013 con un total de 605,6 litros.

Margarita Martín no puede precisar con exactitud las condiciones meteorológicas que se produjeron hace casi siete décadas. Pero sí remarca que las características desde el pasado noviembre son prácticamente idénticas» a las que se dieron entre 1978 y 1979. Otro trimestre que anegó la provincia con más de 619 litros por metro cuadrado hasta el 14 de enero. Entonces, como ahora, el principal causante es el propio anticiclón de las Azores. «Se ha quedado parado en las islas que le dan nombre y una borrasca ha hecho lo propio en Gran Bretaña», resume. Este inhabitual fenómeno meteorológico, unido «a la presencia de vientos fuertes y húmedos que pasan justo por encima de la cornisa cantábrica provoca que los frentes se sucedan continuamente, algunos con apenas 24 horas de diferencia».

Una quincena «invernal»

Esta situación se ha producido con especial insistencia en la primera quincena del mes, «en la que ha llovido 13 días acumulando 178 litros por metro cuadrado». Una quincena «realmente invernal», abunda Martín. Por mucho que los registros remarquen que este no es el peor enero del historial meteorológico de Bizkaia. «Con 250 litros en total es el cuarto mes más lluvioso, por detrás de los más de 300 litros que cayeron en 1978, 1995 y 2013».

El panorama, según remarca Margarita Martín, es extensible al conjunto de Euskadi, aunque con variantes «históricas» en cada territorio histórico. Así, Gipuzkoa supera las cifras vizcaínas con una máxima en la estación de Igeldo de 961 litros en 1966 –a mediados de enero contabilizaba ya 681 litros–. En Vitoria, sin embargo, hace 15 días apenas se superaban los 300 y su máxima histórica son 336 en 1978.

En cualquier caso, la experta coincide con el responsable meteorológico de Euskalmet, José Antonio Aranda, en atribuir a este exceso de agua buena parte de las inundaciones que sufrió Muxika el 11 de enero. Porque, al margen de que ninguno de los dos servicios fuese capaz de prevenir la fuerza e intensidad de la tromba –26 litros por metro cuadrado en apenas una hora–, puntualiza que ha habido lluvias torrenciales otras veces. «En Bizkaia han caído más de 70 litros por metro cuadrado en un día en 24 ocasiones, y más de 100 litros en siete. Pero, salvo en 1983, cuando se concentraron 250 litros en Bilbao, no se habían registrado consecuencias dramáticas».

Sin embargo, esta vez las precipitaciones sí han tenido efectos perversos porque el suelo «está saturado y ya no ‘chupa’ el agua tras tantos chaparrones desde el 1 de noviembre». Normalmente, la propia superficie absorbe un tercio de la lluvia.

Martín, en cualquier caso, incluye la «mano del hombre» entre los culpables de este desaguisado. Porque, a su juicio, la construcción de viviendas e infraestructuras ha mermado la capacidad de evacuación natural de los ríos. «Influye si se invade el área inundable de un cauce o se desvía un poco su recorrido; el asfalto y el cemento son impermeables al agua», remarca.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos