Los vigilantes de la OTA ponen en duda una inminente resolución de la huelga

Los vigilantes de la OTA ponen en duda una inminente resolución de la huelga
Borja Agudo

El concejal de Movilidad, Alfonso Gil, esperaba que el conflicto acabase esta semana, pero los trabajadores aseguran «no tener noticias» de la empresa

MARTÍN IBARROLA

El pasado viernes, el concejal de Movilidad, Alfonso Gil, aseguró ver muy cerca el acuerdo entre la UTE Eysa-Cycasa y los vigilantes de la OTA, lo cual supondría el punto y final a una huelga que estalló el pasado 2 de enero. El político socialista adelantó que esperaba una resolución para esta semana. Los representantes de los cinco sindicatos de oteros se han reunido este miércoles en una rueda de prensa para denunciar su situación y cuestionan que el final del conflicto se desarrolle en los próximos días. «No descartamos nada, pero todavía no hemos tenido ninguna noticia de la empresa, no han presentado ninguna propuesta y nosotros seguimos en la calle».

El comité de trabajadores ha recordado en un comunicado que la empresa despidió a 7 trabajadores durante el proceso de negociación del convenio. «El objetivo de estos despidos es que los trabajadores aceptemos rebajar las condiciones que tenemos actualmente. Es un chantaje en la negociación»». Los sindicatos denuncian que la empresa licitó de manera temeraria para poder quedarse con el servicio y, ahora, «ante las dificultades que tienen para cumplir los términos del contrato con el Ayuntamiento, nos utilizan para conseguir una mejora en el pliego de condiciones o una rescisión del contrato con indemnizaciones millonarias».

Reunión con el alcalde

La UTE ha emitido un comunicado donde indica que «descarta abrir nuevos expedientes a los controladores de la OTA de Bilbao a medida que se restablezca el servicio en la concesionaria». La empresa pretende hacer así «un llamamiento a todos los empleados para que se reincorporen a sus puestos de trabajo con normalidad, sin miedo a medidas disciplinarias». Una medida que los trabajadores han tildado de «nuevo chantaje» durante la rueda de prensa. Portavoces de Eysa-Cycasa indican que se referían a los más de 40 informes que, «según decían los propios trabajadores», la empresa tenía guardados para usar como posibles sanciones.

Los vigilantes defienden que la plantilla ha mostrado su deseo de solucionar el conflicto y que, en las reuniones mantenidas en la Delegación de Trabajo, la UTE se ha negado a cualquier preacuerdo, «vinculándolo la readmisión de los siete despedidos a la firma de un convenio con contenidos regresivos». Portavoces de la concesionaria critican, en cambio, «la falta de voluntad de acuerdo mostrada insistentemente por el Comité de Empresa».

De momento, los sindicatos han solicitado formalmente una reunión con el aldalde para solicitarle «su intervención para poner fin a este conflicto que tantos perjuicios está causando a los trabajadores y a los bilbaínos». También han hecho un llamamiento a la ciudadanía para sumarse a la manifestación que organizarán el próximo 13 de febrero, que partirá desde la plaza Zabalburu a las 17.30 horas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos