¡...Y por fin un verdadero día de playa!

Playa de Ereaga este mediodía.
Playa de Ereaga este mediodía. / PEDRO URRESTI

Tras una tanda de jornadas muy frescas, miles de personas han abarrotado hoy los arenales vizcaínos animados por un tiempo inequívocamente veraniego

SOLANGE VÁZQUEZ

Cuando en pleno mes de julio se encadenan varios días fresquitos, con temperaturas más propias de una primavera amable o de un otoño cordial, la inquietud empieza a arraigar entre los vizcaínos y los turistas que se encuentran en el territorio por estas fechas. Está muy bien 'librarse' de la mayoría de las olas de calor que azotan el país en esta época del año, sí, pero... ¿y si se pasa el verano y resulta que apenas hemos sacado el bañador del cajón? Este domingo, después de una racha de jornadas de tiempo indeciso, por fin, ha amanecido un día de playa de verdad. Con sol, calor... y sin amenazas de cambios repentinos de tiempo.

Con temperaturas en ascenso, pero agradables -las máximas rondarán los 27 grados-, muchos han decido pasar este domingo en los principales arenales del territorio, donde la afluencia de visitantes ha sido patente desde primeras horas de la mañana, lo mismo que el tráfico denso y los problemas de aparcamiento en las zonas playeras. Es decir, una estampa que debería ser normal a estas alturas de año y que, sin embargo, se hace de rogar.

¿Hasta cuándo durará esta situación? Aunque para esta tarde Euskalmet ha anunciado «nubes de evolución en las zonas de montaña», que no cunda el pánico. El buen tiempo no será un visto y no visto, ya que la semana arrancará soleada y con altas temperaturas. De hecho, este lunes será «bochornoso debido al viento del sureste», según la agencia vasca de meteorología, con máximas de 30 en las zonas más cercanas a la costa -donde disfrutarán de algo de brisa por la tarde- y de 35 en el interior. Así, el Departamento vasco de Seguridad activará mañana el aviso amarillo por temperaturas altas extremas en las zonas costera y cantábrico interior. La alerta permanecerá vigente entre el mediodía y las seis de la tarde. .

El martes seguirá el calor y el ambiente cargado, lo que puede producir epidosios tormentosos que podrían prolongarse hasta el miércoles. Y, tras cuatro días de sol, el jueves, según avanza Euskalmet, regresarían las lluvias... y de nuevo el temor a que el bañador regrese al cajón.

Temas

Turista

Fotos

Vídeos