Los vecinos de Otxarkoaga censuran la falta de control institucional de los acusados del crimen

Imagen de la manifestación tras el crimen en Otxarkoaga. /IGNACIO PÉREZ
Imagen de la manifestación tras el crimen en Otxarkoaga. / IGNACIO PÉREZ

«Alguien ha hecho los deberes muy, muy mal, y al final se ha producido un hecho gravísimo», critica el presidente de la Asociación de Familias

EFE

El barrio bilbaíno de Otxarkoaga vive con alarma y sensación de inseguridad la detención de dos chicos de 14 años en relación con la muerte de un matrimonio octogenario en su domicilio y se pregunta qué ha fallado para que dos menores de esa edad sean capaces de matar.

«Dos chavales de 14 años están el pasado jueves, 18 de enero, a las ocho de la mañana asaltando una vivienda del barrio y matando a sus dos ocupantes. ¿Por qué no estaban en el instituto?, ¿estos centros no buscan explicación a su ausencia?, y ¿dónde estaban los servicios sociales?», cuestiona el presidente de la Asociación de Familias de Otxarkoaga, Pablo Herrán.

Según ha declarado Herrán, en este caso se ha producido «una concatenación de errores; alguien ha hecho los deberes muy, muy mal, y al final se ha producido un hecho gravísimo y hay que ponerle una solución». Esa solución no debe ser solo policial, aunque ha precisado que quien comete un delito debe pagar por ello, sino que también debe venir desde otros ámbitos, como el social y el educativo, que «explican por qué suceden estas cosas, aunque, por supuesto, no las justifican».

Herrán ha afirmado que desconoce si los dos detenidos son del barrio, edificado en los años 60 sobre un antiguo poblado de chabolas en uno de los montes que rodean a la capital vizcaína, y que cuenta con una población de origen humilde y cercana a los 10.000 habitantes. Ha mantenido que pese a que no definiría a Otxarkoaga como una zona conflictiva, ya desde hace un par de años habían trasladado a las autoridades municipales que había menores que asaltaban viviendas, cometían pequeños hurtos, robos en tiendas y a personas mayores.

«En un momento dado, el Ayuntamiento actuó y se puso serio, pero últimamente daba la impresión de que se habían relajado», ha comentado. «Las autoridades tienen que asumir que Otxarkoaga necesita un empujón en todos los ámbitos: educativo, asistencial, económico, de empleo, de ocio y de vivienda».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos