Los vecinos de Arangoiti protestan al duplicarse el precio del bilbobus

Imagen de las protestas./BORJA AGUDO
Imagen de las protestas. / BORJA AGUDO

El precio del ‘A-6’, que une el barrio alto con Deusto, pasará de 32 céntimos a 64 para homologarse con los demás

Jesús J. Hernández
JESÚS J. HERNÁNDEZ

«No subimos en metro y encima nos suben el bus» y «no seas jeta, déjate de bicicleta» son algunas de las pancartas que pudieron leerse ayer durante una protesta convocada por la asociación de vecinos de Arangoiti. Decenas de personas se sumaron a una protesta desde la calle Egileor, en el centro del barrio que divisa Deusto, hasta la plaza San Pedro.

El origen del malestar popular, según explica Ángel Prieto, se debe «al incremento del precio del bilbobus ‘A-6’». El portavoz de la asociación vecinal ‘Bihotzaran’ recuerda que «ha sido siempre un autobús bonificado. Pagábamos lo mismo que costaba el primer ascensor de Arangoiti: 32 céntimos». Nació como una lanzadera para paliar la falta de ascensor, una vez que la empresa concesionaria le echó el cierre porque aquello no salía rentable. El ‘A-6’ tiene paradas repartidas por diferentes puntos de Arangoiti y, ya en Deusto, se detiene en la plaza de San Pedro y muy cerca del ambulatorio. «Es un servicio que usan personas muy mayores para ir al médico. Tanto al ambulatorio de Arangoiti como al de Deusto», explica Prieto. El desnivel entre los dos barrios no es poca cosa para personas de edad avanzada.

El Pleno del Ayuntamiento aprobó en el último debate de los impuestos y tasas municipales la homologación del ‘A-6’ con las demás unidades de Bilbobus. Es decir, su precio se duplicará. Costará lo mismo que el resto: 64 céntimos con la Barik y 1,25 euros en metálico. ‘Bihotzaran’ presentó una moción ante el pleno para revertir la subida, pero los votos conjuntos de PNV y PSE la hicieron decaer.

El Ayuntamiento argumenta que Arangoiti cuenta ya con un nuevo ascensor. «Está en la zona de los pisos nuevos de Magisterio. Queda muy a desmano para la mayoría de los vecinos del barrio y, además, te deja lejos del centro de Deusto», replica el portavoz de la asociación vecinal. ‘Bihotzaran’ insiste en que este autobús no es como los demás. «Hablamos de que el trayecto para los que van al ambulatorio de Arangoiti es de dos minutos y, los que van a Deusto, pueden ser cuatro minutos. No puede costar lo mismo que un transporte público que te cruza Bilbao entero».

Una de las usuarias diarias del ‘A-6’ es Josefa Herrera, que a sus 80 años se considera «a primera mujer que vino a vivir a Arangoiti». Tal y como relató en marzo a este diario, se instaló con sus padres en 1953, cuando «todo eran campas y solo había carreteras de barro». Ha podido ver desde la irrupción del asfalto hasta la llegada de los últimos parques infantiles. Muchos cambios urbanísticos entre los que sólo parece inalterable la exigencia popular de mejorar sus comunicaciones. El final del precio reducido del ‘A-6’ es el último capítulo de una demanda histórica.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos