La variante de Ermua se abre hoy a todos los vehículos

El túnel de Uretamendi. /Manu Cecilio
El túnel de Uretamendi. / Manu Cecilio

El actual peaje de acceso al municipio se mantendrá activo hasta el domingo para facilitar la transición de los usuarios

MARTÍN IBARROLA

A las seis de la madrugada de hoy, miércoles 10 de enero, los conductores madrugadores ya han podido atravesar el túnel de Uretamendi. Así lo anunció ayer el diputado general de Bizkaia, Unai Rementeria, durante una visita a la variante de Ermua. Con esta inauguración se da por terminada la primera fase de la obra, que arrastraba año y medio de retraso y un sobrecoste de casi el 9%. Junto a la apertura de los 600 metros de túnel se pondrán en servicio también las nuevas cabinas de peajes que recibirán miles de conductores a través del nuevo acceso directo de la AP-8 y la N-634. Con el fin de facilitar la transición a los usuarios de la autopista, se ha previsto que el nuevo peaje y el existente a la entrada de Ermua convivan hasta este domingo.

Rementeria recordó que esta variante sacará 9.000 vehículos diarios del centro del municipio y puso en valor que «la inversión en infraestructuras sirve para mejorar la calidad de vida y la conectividad de las personas». El diputado destacó el esfuerzo realizado por la Diputación para priorizar este proyecto a pesar de la dureza de la crisis. «Decidimos priorizar y destinar el poco dinero que teníamos a acabar esta obra. Y terminar también la Gerediaga-Elorrio. Ambas han mejorado Durangaldea». La variante de Ermua, en concreto, ha supuesto una inversión de 74 millones de euros y un retraso muy por encima de los 24 meses del plazo inicial. Los motivos de la demora y el sobrecoste se han debido principalmente a los problemas geotécnicos que detectaron a medida que avanzaba el proyecto, como el traslado del peaje por la afección a un río, la automatización de un paso a nivel del Eusko Trenbide Sarea y el desprendimiento de un talud sobre la vía férrea Bilbao-Donostia.

La conexión con Eibar, en verano

Durante la visita, las autoridades forales presentaron ayer el nuevo vial que transcurre paralelo a la autopista y parte desde la rotonda de San Lorenzo hasta el peaje sin estrenar, en terrenos de Eizaga. También explicaron que la iluminación del túnel está compuesta por LEDs y cuenta con los refuerzos lumínicos de vapor de sodio. El viaducto dispone también de un sistema contra incendios cada 50 metros y un sensor que detecta cualquier tipo de incidencia en el interior.

El alcalde de Ermua, Carlos Totorika, aseguró que «ni sabe desde hace cuánto llevan esperando esta noticia». «Quizá seamos una población pequeña, pero el impacto de esta variante va a ser grande. Hasta ahora teníamos una carretera nacional que atravesaba el municipio y era muy negativa para todos sus vecinos. Los niños no podían jugar cerca de la carretera y los bares y las casas estaban tremendamente afectados por el ruido del tráfico. En estas condiciones era imposible que una ciudad como Ermua creciese». No obstante, todavía queda pendiente la segunda fase del proyecto, que supone la conexión con la variante de Eibar y aliviará el tráfico que llegue desde Bilbao. «Nuestra previsión es que esté terminada para finales de verano», aseguró Rementeria, en compañía del diputado foral de desarrollo económico y territorial, Imanol Pradales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos