Uribarri cambiará por un paseo la vía abandonada del ferrocarril

Parque del barrio Uribarri / EL CORREO

Las obras, que forman parte de la estrategia Corazones de barrio, comenzarán antes de fin de año y durarán ocho meses

Julio Arrieta
JULIO ARRIETA

Uribarri es un barrio «cercano al centro, con múltiples plazas y miradores», pero que cuenta «con algunos problemas de accesibilidad», causados sobre todo por los desniveles, «el vial de Maurice Ravel y la antigua vía del ferrocarril a Lezama», ahora una cicatriz en un tejido urbano muy abigarrado. Así ha resumido esta mañana Ricardo Barkala, concejal de Obras, Servicios, Rehabilitación Urbana y Espacio Público del Ayuntamiento de Bilbao, la situación de una zona que va a empezar a ser transformada «antes de fin de año» como parte del proyecto Corazones de Barrio. El cambio afectará a un área de 13.000 metros cuadrados, la mayor parte ocupados ahora por el trazado abandonado del ferrocarril.

El objetivo del proyecto es «potenciar la vida social, cultural y económica» del barrio, mejorando su comunicación interna pero también sus conexiones con el centro de la ciudad y otros barrios. En esencia, se trata de «unir la red de plazas de Uribarri desde el parque de Etxebarria hasta la Pinza, pasando por Piedritas, Plaza de las Escuelas, Plaza Jesús Intxausti y la futura zona estancial de Damián González y La Pinza». Para ello, el que fue trazado de ferrocarril de la línea Casco Viejo Lezama será convertido en un paseo peatonal, al que se podrá acceder mediante ascensores panorámicos o rampas y escaleras que solucionarán los desniveles que ahora se salvan con túneles y otros accesos poco seguros.

Las zonas que ahora cubre el viaducto de Maurice Ravel acogerán desde un parque de juegos infantiles, «algunos electrónicos e interactivos», hasta un rocódromo e instalaciones para practicar deportes urbanos como el parkour. Barkala ha detallado que las obras se llevarán a cabo en cuatro fases. Las dos primeras «comenzarán antes de fin de año y tendrán una duración prevista de ocho meses, con un presupuesto de 1,2 millones».

Fotos

Vídeos