Ugao desentierra el Cinturón de Hierro

Fortificación del Cinturón de Hierro, en Ugao./Fernando Gómez
Fortificación del Cinturón de Hierro, en Ugao. / Fernando Gómez

Medio centenar de personas recorre el sistema defensivo frente a las tropas de Franco, que ha sido recuperado y puede recorrerse

ASIER ANDUEZA

Un sistema defensivo de 80 kilómetros en forma de herradura, con 340 trincheras, alambradas, refugios y fortificaciones de hormigón que recorre 33 municipios de Bizkaia y Llodio, en Álava. Se trata del Cinturón de Hierro que el Gobierno vasco de la República, que presidía el lehendakari José Antonio Aguirre, encargó levantar en 1936, en plena Guerra Civil, para proteger a Bilbao del avance de las tropas de Franco. Más de 14.000 personas, en su mayoría civiles, muchas mujeres y niños, participaron en su construcción.

81 años después, medio centenar de personas recorrieron ayer esta trinchera en una visita guiada organizada por el Ayuntamiento de Ugao, el Centro de Interpretación y la asociación del Cinturón del Hierro de la localidad. El acto se enmarcaba en las Jornadas Europeas de Patrimonio de la Diputación vizcaína que, este año, están dedicadas al paisaje; en este caso al bélico.

La visita arrancó en la plaza del Ayuntamiento para llegar, tras una intensa subida de 200 metros, a la primera de las trincheras. «En este punto se encuentra la curva que dibujaba el cinturón que tenía forma de ‘U’», explicaba Iñaki García Uribe, etnógrafo de la Fundación Aranzadi y encargado de guiar a los visitantes por este pasaje de la historia de Euskadi.

«Este tipo de defensa se construían en solo dos días con agua, arena y hierros que les facilitaba la cercana siderurgia Talleres de Miravalles», detalló. Había que levantarlas en tan poco tiempo porque avanzaba la guerra. Solo consiguieron construir el 10% de lo que estaba previsto en un principio».

Techo de acero

El segundo punto del recorrido se denomina ‘El de la bala’ porque en él se encontró armamento usado en la contienda. El tercero está ubicado en una zona privilegiada de un bosque, en el que se puede observar la alambradas que trataba de frenar el avance de las tropas franquistas y que también fabricó la siderurgia ugaotarra. Este conjunto de defensas estaba cubierto por un techo de acero, perfectamente sujeto al cemento. Prácticamente toda esa techumbre fue aprovechada en la postguerra para su venta.

La caminata histórica finalizó en la única trinchera de carretera que se conserva, en el término de Usila; en concreto debajo del puente de la línea ferroviaria que une Bilbao y Orduña. Fueron familiares de quienes construyeron el Cinturón de Hierro y que combatieron en él quienes limpiaron este espacio para recuperarlo y, al mismo tiempo, llevar a cabo la que fue la primera intervención arqueológica de la Guerra Civil en suelo vasco.

El sistema para defender Bilbao de las tropas de Franco consta de refugios, trincheras y alambradas 80 kilómetros

En el recorrido participaron también vecinos de Larrabetzu, localidad por la que finalmente el ejercito sublevado asaltó Bizkaia y no por la zona de Ugao, como se pensaba en un principio. Entre ellos, Jagoba Zallo y su mujer, Eguzkiñe. «Vamos tarde recuperando esta parte de nuestra historia más cercana. En nuestro pueblo hace poco se ha quitado la cruz que los fascistas construyeron por ser los ganadores y nos parece que no está bien que se haya hecho tan tarde».

Desde Bilbao llegaron Olatz Gorrotxategi y Oscar Aranda, con el fin de conocer este peculiar paisaje de batalla. «Está muy bien recuperar los espacios, pero además, tendrían que desenterrar los 15.000 restos de personas que se llevó por delante la guerra». Los miembros de la asociación local por la memoria histórica pusieron fin a la actividad con un mensaje muy claro. «Visitas como estas pretenden dar a conocer un patrimonio para que el ser humano no vuelva a repetir sus errores del pasado».

Fotos

Vídeos