«El acceso hasta el tren para sacar a los 51 pasajeros ha sido infernal»

El Alvia que va a Barcelona salió este viernes a las 6.30 horas de Abando. / DYA BIZKAIA

Efectivos de la DYA de Bizkaia, en colaboración con Bomberos y Cruz Roja, evacuaron a los viajeros del Alvia Bilbao-Barcelona, atascado durante toda la mañana de este viernes en la nieve entre Orduña y Miranda

Solange Vázquez
SOLANGE VÁZQUEZ

51 pasajeros que este viernes por la mañana viajaban en el tren que une Bilbao y Barcelona, que sale a diario a las 6.30 horas desde la estación de Abando, tuvieron que abandonar el convoy después de permanecer toda la mañana atrapados en medio de la vía, entre Orduña y Miranda, a causa de una avería provocada por las fuertes nevadas , según han informado fuentes de Renfe. El Alvia tuvo que detenerse cerca de la estación de la localidad alavesa de Inoso después de que la caída de un árbol en el trazado ferroviario, causada por el mal tiempo, produjese una pérdida de tensión que dejó al tren sin energía sobre las 7.40 horas.

Más información

Tal y como han explicado fuentes la compañía, una máquina se trasladó al lugar para remolcar el tren hasta Miranda, aunque resultó imposible moverlo. Tampoco se logró arreglar la avería. Las horas pasaban y, ante la imposibilidad de continuar la marcha, sobre las 11.00 horas Renfe decidió sacar del tren a los 51 pasajeros, entre los que había niños, gente mayor, una mujer recién operada de la cadera y una embarazada. Tras dar la voz de alarma, la DYA de Bizkaia acudió con tres todoterrenos al lugar. A estos efectivos se sumaron los Bomberos y dos vehículos más de Cruz Roja. «Teníamos desplegado un operativo en toda la zona afectada por las nevadas. Así que estábamos cerca cuando hemos recibido el aviso. El problema es que nos ha costado muchísimo llegar hasta el tren: la capa de nieve era espectacular, encontrábamos árboles caídos...», explica Javier Ardanaz, Responsable del Grupo de Rescate de la DYA de Bizkaia.

«Había mucho riesgo, hemos trabajado al límite, porque la carretera estaba muy mal. El acceso hasta el tren para sacar a los pasajeros ha sido infernal», detalló Ardanaz, quien añadió que la evacuación se prolongó durante horas -hasta las 13.15, aproximadamente- debido a «las muchas medidas de seguridad» que requería el operativo. Fue un proceso lento y laborioso, según describe. Los pasajeros del tren, que para cuando llegaron los servicios de emergencia ya llevaban más de tres horas parados, «estaban relativamente tranquilos, pero tapados con mantas porque no tenían calefacción». «Se han quedado muy aliviados al vernos», apuntó. Poco a poco, fueron sacándoles del convoy y metiéndoles, de cuatro en cuatro, en los vehículos disponibles para acercarles a una zona donde les esperaba el autobús en el que continuaron su viaje. Un trayecto que «en condiciones normales se realiza en cinco minutos, pero que ha llevado más de 15», subrayó Ardanaz. Así, todos los viajeros siguieron hacia su destino , menos tres -entre ellos, la mujer embarazada y su acompañante- que optaron por volver a Bilbao en los todoterrenos de la DYA.

Trasbordos en Miranda

La avería no sólo afectó a este servicio. Al quedar cortada la vía, los trenes procedentes de Barcelona y Madrid que pasan por este punto para llegar a Bilbao tampoco pudieron circular. Así, al llegar a Miranda, los pasajeros de ambos convoyes tuvieron que hacer trasbordos en autobús durante la mañana para poder llegar a la capital vizcaína. Otros servicios, como el del Intercity Bilbao-Vigo también sufrieron las consecuencias del corte del tráfico ferroviario.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos