La Travesía de La Sardina: de Bilbao a Santurtzi sin miedo al agua

Los nadadores han participado esta mañana en la tradicional prueba entre Bilbao y Santurtzi sin reticencias por la calidad del agua tras los últimos casos de leptospirosis

Solange Vázquez
SOLANGE VÁZQUEZ

Los nadadores han cumplido esta mañana con la tradicional Travesía de La Sardina entre Bilbao y Santurtzi. Más de un centenar de deportistas se lanzaron al agua con confianza, sin ninguna reticencia a causa de los casos de leptospirosis detectados en participantes del triatlón de Bilbao -celebrado en mayo- y que hizo suspender a finales de junio otra prueba a nado que estaba organizando el Club Deportivo «al no poder garantizarse la calidad del agua».

En esta ocasión, sin embargo, el Club Natación de Santurtzi, impulsor de la cita deportiva, ha aclarado que, tras consultar con expertos sanitarios, han decidido celebrar la travesía, que tiene lugar con motivo de las fiestas de la localidad marinera: «La ría nunca ha sido considerada una zona apta para el baño. Pero una cosa es que las aguas no estén para bañarte allí todos los días, como si fuera una playa, y otra que no se pueda organizar una prueba». Eso sí, los participantes han tenido que ducharse de forma obligatoria con un gel biodegradable nada más concluir la prueba y se ha recomendado a los nadadores -que no podían participar con heridas- que usen gorro, neopreno y gafas.

La cita se ha compuesto por tres distancias: travesía infantil y popular (700 metros), que se ha celebrado dentro del recinto del puerto; travesía Sestao-Santurtzi (3.000 metros), que ha salido de la dársena de La Benedicta hasta la rampa del puerto pesquero; y travesía Bilbao-Santurtzi (11.000 metros), que ha partido desde el Museo Marítimo de Bilbao.

Fotos

Vídeos