Toros y comida japonesa

Antonio Fernández Casado, Alfonso Gil, Andoni Rekagorri y Marcelino Gorbeña. / Fernando Gómez

Debate en el Club Cocherito sobre los carteles taurinos de la próxima feria de Bilbao. Reinauguración del restaurante japonés Nikkou de Algorta

TXEMA SORIA

Apenas falta mes y medio para que comience la feria taurina de Bilbao y ya se conocen los carteles, que suele ser sinónimo de debate entusiasta -a veces controversia- entre los aficionados a los toros de la villa. Ayer, en el Club Cocherito, se analizaron pormenorizadamente los carteles de 2017, feria que comenzará el 19 de agosto y concluirá el 27 del mismo mes. Los festejos de este año tienen como principales atractivos a los toreros Enrique Ponce, Julián López ‘El Juli’, Diego Urdiales y Andrés Roca Rey. Quien tristemente no estará haciendo el paseíllo -falleció el 17 de junio en la plaza francesa de Aire Sur l’Adour- es el vizcaíno Iván Fandiño.

En el debate participaron Antonio Fernández Casado, presidente del Club Cocherito; Andoni Rekagorri, miembro de la junta administrativa de la plaza; y Alfonso Gil, concejal del ayuntamiento de la villa. Al acto asistieron José Luis Sádaba, Rafael Ferrer, Felix Urquijo, integrante del Club Taurino Mazzantini de Llodio, Javier Galán, Fidel Orcajo, Begoña Melero, el fotógrafo Manu de Alba, José María San Vicente -aficionado de Sopuerta-, el banderillero Guillermo Sanz ‘Caracolillo’, Josune Carranza, Ángel Santamaría, Justino Martín, Felipe Mintegui, Francisco de Urigüen, Aureliano Sánchez, Luis Campo, Jesús Martín, el joven bilbaíno Sergio Gómez -quiere ser figura del toreo-, Santiago Belver, Benedicto Rodríguez, Javier Carrasco, Francisca Nieto, Txema Muguruza, Marcelino Gorbeña, Luis Ausín, Lorenzo Delgado, Aitor Leizea, César del Hoyo, Carlos del Val, Leopoldo Sánchez Gil, Andrés Duque y el pintor Iñaki García Ergüín.

A la misma hora, en la plaza San Nicolás de Algorta, se reinauguraba el restaurante japonés Nikkou. Un local que abrió sus puertas en junio del 2015 de la mano del cocinero Tomás Gardeazabal -nacido en Chile aunque de origen vasco-, que inmediatamente se quedó pequeño. El local, tras una reforma de varios meses, ha sido ampliado. Ahora cuenta con un comedor para cuarenta comensales, donde el personal puede disfrutar de cualquier tipo de sushi o sashimi.

En la reinauguración, en la que cantaron el tenor Martín Barcelona y la soprano Patrica Sésar, estuvieron Andrea Salvini -excelente jefe de sala. Prepara unos combinados, gin tonic o vermú, de lujo-, Mónica Sésar, Fernando Morales, Sonia Elorriaga, Patxi Murillo, de la bodega Murillo Viteri, que puso el vino en la fiesta, Olga Bilbao, Kike Arroyabe, Javi Ibarra, Pilar Alaiz, Itziar Olabarria y Begoña Larrínaga. Acudieron los integrantes del coro del Club Deportivo, Rosa Pérez Sarasola, Josean Ortiz, Mónica Urbano, Eva Ojanguren, Pedro Emparanza, Teresa Martínez, Isidro Lacarra, Ángel Bartolomé, María Fernández y María José Estabilia. Se acercaron José Ángel, Pedro y Ángel Aparicio, Miguel Dominguez, José Pascual, María García, Rafa González, Juan Sustacha, Jesús Luengo, Susana Cejudo, Virginia Mata, Mikel Zabal, Nuria López, Zenaida Zaballa, Alberto Herrera, Irune Etxebarria y Josu Anuzita.

Fotos

Vídeos